Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, hablando en el Bundestag ante los diputados alemanes de cara a la cumbre del Consejo Europeo en Bruselas, el 17 de febrero de 2016

(afp_tickers)

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió este miércoles a los dirigentes europeos que adopten una política "común" frente a la crisis migratoria en la cumbre prevista este jueves y viernes en Bruselas.

"En primer lugar, se trata de tener una posición común" en cuanto a "cómo queremos proteger nuestras fronteras exteriores" ante las llegadas de inmigrantes, entre otros puntos, declaró Merkel en una rueda de prensa en Berlín, junto a la presidenta de Sri Lanka, Maithripala Sirisena.

"Estamos acostumbrados en Europa a que algunas cosas lleven su tiempo" para ser aceptadas y aplicadas "pero vale la pena movilizarse" y "es lo que tengo intención de hacer para llegar a conclusiones comunes" en la cumbre de Bruselas, agregó Merkel.

La jefa del Gobierno alemán está cada vez más aislada dentro de la Unión Europea en el tema de los refugiados. Hasta el momento, los europeos solo han logrado repartir un centenar de refugiados llegados a Italia y Grecia sobre el total de 160.000 fijado en 2015 y la propuesta alemana de un mecanismo permanente de reparto en coordinación con Turquía es abiertamente criticada.

Francia, principal aliado de Alemania en Europa, se distanció el fin de semana pasado a través de una declaración del primer ministro, Manuel Valls, quien dijo que esa política no se podía mantener a largo plazo.

Austria, que actuó en coordinación con Alemania durante la crisis de los refugiados en 2015, también tomó sus distancias y endureció su política migratoria fijando topes de entradas.

La política alemana es también criticada por los países del este reunidos en el grupo de Visegrad -Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa- que amenazan con cerrar las fronteras a lo largo de la ruta de los Balcanes, por donde ingresaron el año pasado más de 800.000 refugiados.

Por otra parte, Merkel juzgó "insoportable" la situación humanitaria en Siria tras los recientes bombardeos e insistió en su propuesta de zona de exclusión aérea en el país para proteger a los civiles.

"La situación actual sigue siendo insoportable", declaró Merkel ante la cámara de diputados alemana. "Esta especie de zona de exclusión aérea", añadió, permitiría "salvar numerosas vidas" y reactivar el proceso de paz.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP