Navigation

Skiplink navigation

Alemania comprará la lista de evasores

Alemania sigue los pasos de Francia en el uso de datos ilegales sobre clientes de bancos suizos. En la foto la canciller germana, Angela Merkel, junto al mandatario francés, Nicolas Sarkozy. Keystone

Alemania va a comprar la lista con datos de las cuentas bancarias en Suiza de defraudadores fiscales germanos que ofreció un informador anónimo.

Este contenido fue publicado el 02 febrero 2010 - 17:20

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, declaró este miércoles al diario Augsburger Allgemeine Zeitung que “en principio, la decisión ha sido adoptada”.

De esta manera Alemania podría recuperar al menos 100 millones de euros. Por su parte, Suiza dijo ayer lunes (01.02) que rechazaría cooperar con Alemania si ésta utilizaba los datos robados.

El caso es jurídicamente similar al de hace dos años cuando Alemania actuó de la misma manera al pagar 5 millones de euros a otro informante por una lista de evasores fiscales en bancos de Liechtenstein. “Así pues, no podíamos tomar otra decisión”, indicó Schäuble. Según el ministro, ningún tribunal cuestionó la legalidad de la operación de 2008.

La polémica lista contiene datos de unos 1.500 evasores fiscales germanos que depositaron fondos en bancos suizos, ofrecida por un informante anónimo a cambio de 2,5 millones de euros.

En 2008, Berlín pagó 5 millones de euros, con lo que pudo recuperar 180 millones.

El lunes, la canciller alemana, Angela Merkel, defendió la compra en cuestión al subrayar que "si sus datos son relevantes" deben "obtenerse" a la vez que rechazó las reservas de algunos de sus correligionarios cristianodemócratas, que habían criticado la posibilidad de que el Estado negocie con "ladrones".

Las autoridades suizas han criticado la compra de los datos al considerar escandaloso que el Gobierno alemán esté dispuesto a hacer tratos con un "ladrón" para hacerse con la lista de defraudadores.

El ministro suizo del Interior, Didier Bukhalter, hizo hoy un llamamiento a la sensatez en la polémica sobre el CD con los datos y rechazó, como solicitan otros miembros del Gobierno suizo, la ruptura de las actuales negociaciones con Alemania para la firma de un acuerdo de doble imposición.

"Es muy importante que las relaciones entre nuestros dos países, Suiza y Alemania, sean buenas", declaró Bukhalter a la televisión.

Llamada telefónica

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, telefoneó a su homólogo suizo, Hans-Rudolf Merz, el lunes (01.02) para informarle oficialmente que las autoridades del estado alemán de Renania del Norte-Westfalia habían ofrecido la oportunidad de adquirir los datos.

Indicó a Merz que el Gobierno decidiría sobre la aceptación de la oferta, según un comunicado de prensa del Ministerio de Finanzas de Suiza.

Ambos ministros señalaron que Alemania y Suiza tenían diferentes posiciones jurídicas en estos casos. Merz precisó que el uso de datos robados “constituye una violación de la privacidad de los clientes concernidos”, y que su compra está prohibida por la legislación suiza.

Agregó que Suiza no prestará ninguna asistencia administrativa sobre la base de datos robados, pero que está dispuesta a aumentar la cooperación fiscal con Alemania con base en un acuerdo revisado de doble imposición.

Persecución de evasores de impuestos

Desde que la noticia fue difundida el pasado viernes (29.01) por el diario 'Frankfurter Allgemeine Zeitung', el tema ha sido objeto de acalorados debates en Alemania y Suiza.

Un portavoz del Ministerio de Finanzas alemán dijo que las autoridades tratan de aclarar los aspectos jurídicos en torno al caso. Dos partidos de la oposición alemana, los socialdemócratas y los Verdes, se han manifestado claramente en favor de la compra en cuestión.

Sigmar Gabriel, presidente de los socialdemócratas, describió como “escandaloso” que la gente sea procesada por violaciones de tránsito, mientras que a aquellos que han ocultado hasta 200 millones de euros en impuestos se les permite salirse con la suya.

El líder del Partido Verde, Renate Künast, dijo que la persecución de evasores de impuestos beneficia a todos.

Ambas partes interpretaron las vacilaciones de los dos partidos de la coalición de Gobierno, la llamada Unión y el Partido Democrático Libre (FDP), como una preocupación vinculada con sus propios votantes, ya que son agrupaciones que tienden a atraer a los ricos.

swissinfo.ch y agencias

Suiza-Alemania: disputa fiscal

Suiza y Alemania han mantenido una disputa fiscal durante años.

2006-2008: Un empleado de la Fundación Mundial de Liechtenstein (LGT) vende a las autoridades alemanas DVD con datos robados sobre más de 1.400 clientes alemanes sospechosos de evadir impuestos.

Febrero de 2008: Las autoridades utilizan la información para investigar a más de 700 ciudadanos alemanes. El más prominente es el ex jefe de Correos, Klaus Zumwinkel.

Marzo de 2008: A raíz del caso de Liechtenstein, las autoridades fiscales alemanas dirigen su atención a Suiza.

Octubre 2008: Los ministros de Finanzas de Alemania y Francia piden incluir a Suiza en la lista negra de los paraísos fiscales que no cooperan.

Enero de 2009: Zumwinkel es multado con más de un millón de euros. Los datos obtenidos por Alemania sobre Liechtenstein representan 177 millones de euros.

Marzo de 2009: Bajo la presión del G-20, Suiza se compromete a aceptar las normas de la OCDE en materia de intercambio de información en casos de evasión fiscal y fraude.

Marzo de 2009: El entonces ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück, irrita a los suizos al compararlos con los indios de Estados Unidos.

Abril 2009: La OCDE incluye a Suiza en la lista gris de los paraísos fiscales.

Septiembre 2009: Suiza es retirada de la lista gris tras la firma de nuevos acuerdos en materia impositiva con 12 países.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo