Navigation

Bancos suizos y la reconstrucción de Irak

Un país devastado: los bancos suizos quieren participar en reconstrucción. Keystone

Las más importantes entidades bancarias helvéticas "analizan en estos momentos su futura participación en la reconstrucción de Irak".

Este contenido fue publicado el 15 abril 2003 - 20:57

Así lo declaró a swissinfo en Berlín Urs Roth, el presidente de la Asociación de Banqueros (ASB).

Los depósitos de Irak en bancos helvéticos, que ascienden a unos 460 millones de francos suizos, fueron congelados la semana pasada por orden del gobierno de Suiza, atendiendo una solicitud de las autoridades de Estados Unidos.

Urs Roth encabezó la delegación de banqueros suizos que visitó Berlín para sostener conversaciones con representantes del gobierno y del sector bancario alemanes sobre las relaciones financieras entre ambos países y la preservación de los intereses de Suiza.

"La evolución de los precios del petróleo, tras el fin de la guerra de Irak, deberá tener un impacto inmediato en las economías", señaló David Frick, miembro del directorio del Credit Suisse Group, al analizar las perspectivas internacionales a corto y mediano plazo.

"Los mercados están actualmente más preocupados por la velocidad y la intensidad que debería tener la recuperación en materia de inversiones", agregó.

"El éxito militar no necesariamente conducirá a un auge. Si bien ni Estados Unidos ni la zona euro recaerán en una recesión, la situación económica continuará siendo frágil por algún tiempo más todavía", vaticinó Frick.

Misión de 'Lobby'

La visita de la delegación de banqueros suizos a Alemania responde a la labor de "lobby" que realiza regularmente la Asociación que los agrupa, en las principales plazas financieras mundiales, entre ellas Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania.

"La realidad es probablemente menos desoladora de lo que se percibe", declaró Hans-Peter Bauer, director de UBS y jefe del área de análisis de riesgo, durante un encuentro con la prensa celebrado en el suntuoso hotel Adlon, de Berlín.

"Una vez que haya sido resuelta la crisis de Irak, las fuerzas de la expansión deberían recobrar terreno gradualmente", agregó. "Sin embargo, hasta 2004 no habrá posibilidades de retomar un crecimiento económico de un dígito", señaló.

Bauer indicó que su banco está transfiriendo a Estados Unidos, por requerimiento del Departamento del Tesoro de ese país y en el marco de la colaboración judicial entre ambos países, fondos hasta ahora bloqueados en Suiza.

Se trata de sumas que ascienden a cerca de 1.300 millones de dólares y cuyos titulares son empresas estadounidenses que habían realizado negocios de suministros a Irak en la década de 1990.

Los bancos suizos participarán en la financiación de los planes de reconstrucción de Irak, "tanto el sector público como el privado están sentados en el mismo bote, y ambos necesitarán coordinarse y respaldarse mutuamente", puntualizó Roth.

"El clima a ambos lados del Atlántico es pesimista, debido a la inseguridad geopolítica que afecta a la economía de forma global", indicó. "Todavía sería prematuro pronosticar cuáles serán los efectos de esta situación", acotó.

Secreto bancario

La delegación de banqueros suizos reafirmó que la Asociación y las instituciones de crédito que la integran defienden a ultranza el secreto bancario. "El respeto a la esfera privada es uno de los pilares del ordenamiento jurídico helvético, expresión de la libertad individual y profundamente arraigado en Suiza", señaló el presidente de la ASB.

Para evitar abusos, ante todo del crimen internacional organizado, Suiza endureció su legislación penal y los bancos adoptaron estándares más rigurosos en sus gestiones. En cuanto al lavado de dinero, los bancos helvéticos han observado que "muchas veces el dinero llega a través de fuentes legales, y después se integra a la delincuencia", explicó Roth.

En lo referente a la conexión entre el narcotráfico y el terrorismo, tanto en América Latina (guerrilla colombiana) como en el Medio y Cercano Oriente, las entidades crediticias helvéticas "no cuentan con información directa sobre la situación de sus actividades y depósitos, sino que dependen de la información que les suministran las autoridades" de Suiza, indicó a swissinfo Jean-Marc Felix, director de comunicación de la ASB.

El secreto bancario no es absoluto, "pero continúa ofreciendo a sus clientes íntegros y probos la discreción deseada, así como la experiencia, el 'know-how' y la fuerza innovadora de sus banqueros", concluyó Urs Roth.

swissinfo, Juan Carlos Tellechea, Berlín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo