Navigation

Caos en Bagdad

Hurtos e inseguridad bloquean la asistencia humanitaria. Keystone

La anarquía reina en la capital iraquí. Incluso los hospitales no escapan a los saqueos.

Este contenido fue publicado el 10 abril 2003 - 21:59

La única estructura humanitaria presente en el terreno, el Comité Internacional de la Cruz Roja, mantiene su labor de forma limitada.

La población civil es la más afectada en Bagdad y en otras ciudades iraquíes debido en gran parte a la suspensión del suministro de agua, esencial para mantener las condiciones sanitarias suficientes. Algunas zonas carecen también de energía eléctrica.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informa desde Ginebra, sede central de la organización, acerca de la situación caótica en la capital y en otras ciudades iraquíes. El CICR está en constante comunicación con sus colaboradores en Irak.

Llamado a las tropas

El caos impide al CICR realizar su trabajo para salvar vidas y mejorar las condiciones sanitarias de la población. Los delegados no pudieron acceder a los hospitales que requieren urgentemente su apoyo, ni distribuir los litros de agua potable destinados a las zonas de la capital que se han visto privadas del liquido.

"Se requiere que las tropas de la coalición hagan todo lo posible para, al menos, proteger las infraestructuras vitales como los hospitales y los sistemas de distribución de agua", indica Florian Westphal, delegado del Comité en Bagdad.

"La situación es totalmente caótica y particularmente peligrosa. Se ven por todas partes hombres armados en las calles y los saqueos se generalizan", precisa el portavoz del CICR.

Incluso en los hospitales. Tal fue el caso del nosocomio de Al-Kindi, saqueado por completo: Allí "fueron robadas las camas y los aparatos eléctricos", explica Westphal.

Bajo control de la coalición

El CICR, en situación de conflicto, trata sobre su desempeño con las partes beligerantes. "Actualmente negociamos con las autoridades que controlan efectivamente las ciudades", es decir, con las fuerzas de la coalición, indica por su parte la portavoz de la organización en Ginebra, Nada Doumani.

En la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), en Berna, aún se desconoce la fecha de retorno a Irak, según indica su portavoz, Johannes Ahrens.

Las cinco personas que trabajaban en ese país se encuentran con base temporal en Jordania e Irán. "La cuestión de la seguridad nos causa gran preocupación", admite Ahrens.

Este año el gobierno suizo ya ha destinado 7'500.000 francos a la ayuda en Irak, de los cuales un millón fue entregado al CICR.

Organizaciones no gubernamentales suizas de ayuda también quieren reforzar sus programas para Irak. En la Confederación, la denominada Cadena de la Solidaridad -la colecta para situaciones de penuria-, ha recibido hasta ahora fondos cercanos a los 800.000 francos para dirigirlos a la población de ese país.

swissinfo, Frédéric Burnand, Isabel Johnson, Rita Emch, Marc-André Miserez (Traducción: Patricia Islas)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo