Destacan impacto de la vida y la muerte del momento del semiconfinamiento

Las unidades de cuidados intensivos estaban en alerta máxima cuando los números de casos se dispararon en Suiza. © Keystone / Gaetan Bally

Investigadores de la Universidad de Berna estiman que unas 6 000 personas más habrían podido morir en Suiza como consecuencia de la COVID-19 si las autoridades hubieran decretado el semiconfinamiento una semana más tarde. Pero si lo hubieran hecho una semana antes, se habrían evitado 1 600 decesos.

Este contenido fue publicado el 27 julio 2020 - 16:31
swissinfo.ch/sm

El 17 de marzo, el Gobierno federal ordenó medidas excepcionales que marcaron el cese de las actividades no esenciales en Suiza, prohibieron las concentraciones y recomendaron a la población mantenerse en casa. Lo anterior, con el fin de contener la pandemia de la COVID-19.

Ya antes, cantones como el Tesino, fronterizo con Italia, severamente golpeada por el coronavirus, habían decretado el cierre de escuelas, restaurantes y otros negocios.

Un equipo de la Universidad de Berna analizó el efecto del momento en que fueron adoptadas esas disposiciones y la manera en que influyó en la cantidad de infecciones y la tensión en los hospitales.

El estudio concluyó que otras 500 personas habrían muerto si las medidas de bloqueo hubieran entrado en vigor solo un día después, el 18 de marzo. Esperar una semana completa habría llevado el número total de muertes a 8 000 (se registran casi 2 000 actualmente).

“La implementación temprana del NPI [intervenciones no farmacéuticas] durante los brotes de SARS-CoV-2 puede reducir considerablemente la cantidad de muertes y la duración necesaria de medidas de control estrictas”, concluyó el estudio.

Sin embargo, de acuerdo con la investigación, 1 600 personas aún estarían vivas si el semiconfinamiento hubiera entrado en vigor una semana antes.

Contenido externo

Los casos aumentan

En Suiza, con 8,5 millones de habitantes, desde que llegó el coronavirus alrededor de 33 500 personas han sido infectadas y han muerto casi 2 000. Desde su pico en marzo, el número de casos nuevos se redujo a alrededor de una docena a principios de junio. Igualmente decrecieron las hospitalizaciones y los decesos.

Pero desde la reducción de las medidas de semiconfinamiento, a partir de mediados de junio, los casos nuevos han comenzado a aumentar lentamente en diferentes partes del país. En las últimas dos semanas, el número promedio fue superior a 100 por día.

Compartir este artículo