Navigation

COVID-19: Prueba rápida suiza detecta gravedad de pacientes

El choque séptico es una de las principales complicaciones de la COVID-19. Keystone / Pablo Gianinazzi

La empresa de tecnología médica con sede en Lausana, Abionic, ha creado el primer análisis de sangre rápido para ayudar a los médicos a decidir si los pacientes con COVID-19 requieren tratamiento en unidades de cuidados intensivos.

Este contenido fue publicado el 27 noviembre 2020 - 14:57
Keystone-SDA/jdp

Según una presentación de Abionic, la prueba COVID-19 Severity Score utiliza una pequeña muestra de sangre de la yema del dedo para determinar cuán grave es la situación del paciente y cuán probable es que empeore. Los médicos reciben los resultados de la prueba en cinco minutos y luego pueden decidir si un paciente debe ser admitido en cuidados intensivos, trasladado a una sala de hospital general o dado de alta.

La prueba está destinada a aliviar la carga de los trabajadores sanitarios y las unidades de cuidados intensivos que alcanzan el máximo de su capacidad en algunos países con un alto número de contagios.

Abionic adaptó el proceso de diagnóstico que desarrolló para la detección de la sepsis, una complicación potencialmente mortal de infecciones bacterianas y virales, para su uso en los caos de COVID-19 con el fin de proporcionar resultados más rápidos.

La prueba de gravedad en casos de COVID-19 se basa en la "puntuación de evaluación secuencial de insuficiencia orgánica" (puntuación SOFA), que los hospitales efectúan para determinar el estado de un paciente en las unidades de cuidados intensivos según el funcionamiento de los órganos.

"Ya en marzo de este año, notamos en muchas publicaciones diferentes que una de las causas más frecuentes de muerte en pacientes con COVID-19 era de hecho la sepsis bacteriana", dijo el director ejecutivo de Abionic, Nicolas Durand, a la agencia de noticias Reuters.

La prueba ha sido validada en estudios clínicos con varios cientos de pacientes en diversos países y hospitales y ha recibido la aprobación para su uso en Europa.

Fundada en 2010 como una empresa derivada de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), Abionic distribuye sus pruebas y dispositivos principalmente en Europa. La compañía ha recibido casi 37 millones de francos (40,7 millones de dólares) de inversores en tres rondas de financiación.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo