Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Crisis del coronavirus Suiza, alentada a aumentar la deuda para apoyar su economía

 Un camarero con mascarilla sirve un café a un cliente

Según las previsiones de la Secretaría de Estado de Economía (SECO), la economía suiza podría contraerse un 6,7% en 2020, es decir, la caída más grave desde 1975.

(Keystone / Pablo Gianinazzi)

La crisis del coronavirus podría ocasionar un déficit de varias decenas de miles de millones de francos a las arcas de la Confederación. Una pérdida colosal. No obstante, Suiza dispone de los medios para compensarla fácilmente gracias a una gestión muy prudente que se ha hecho de los fondos públicos, si la comparamos a otros países.

Aumento del desempleo, disminución de los ingresos fiscales, costoso plan de apoyo a los sectores económicos más afectados: la factura de la crisis del coronavirus se anuncia muy alta para las cuentas públicas, tanto en Suiza como en el extranjero. A finales de abril, el ministro de Finanzas, Ueli Maurer, hizo una primera estimación: las pérdidas podrían ascender este año a cerca de 80 000 millones de francos, es decir, más o menos el presupuesto anual de la Confederación.

Por el momento no se habla de aumentar los impuestos o de disminuir el gasto público, dos medidas que probablemente podrían ahogar la esperada recuperación del crecimiento económico a partir del próximo año. “Un aumento de los impuestos conduciría a empeorar la situación de las empresas y de las personas que se encuentran ya en el límite”, señaló recientemente el ministro de Economía, Guy Parmelin, a preguntas de la televisión pública RTSEnlace externo.

Para compensar el déficit las autoridades apuestan sobre todo por un aumento de la deuda. Mientras muchos países han abordado la crisis del coronavirus estando ya fuertemente endeudados, Suiza se encuentra en una situación bastante más favorable, afirmaba la semana pasada el presidente del Banco Nacional Suizo (BNS) Thomas Jordan. “La deuda pública se ha contraído en los últimos diez años gracias a que se ha frenado el endeudamiento, mientras que en Europa y EE.UU. la deuda ha aumentado mucho debido a la crisis financiera de 2008”, afirmó Jordan en una entrevista a los dominicales Le Matin DimancheEnlace externo y SontagsZeitung.

Deuda pública de los países europeos en 2017, en % del PIB

Desde 2006, la Confederación ha acumulado cada año, con la sola excepción de 2014, excedentes de varios miles de millones de francos, que se asignaron a pagar la deuda. Incluyendo la crisis de 2008-2009, que puso de rodillas a una buena parte de la economía mundial.

Una situación idílica, incluso surrealista vista desde el extranjero, que se debe a la buena salud de la economía suiza, pero también al freno al endeudamientoEnlace externo, un mecanismo implantado en 2003 por la Confederación para evitar desequilibrios estructurales de las finanzas federales e impedir un crecimiento de la deuda como ocurrió en la década de 1990.

Saldo contable de la Confederación desde el 2000, en miles de millones de francos

Sin embargo, en las últimas semanas muchos economistas han pedido públicamente al Gobierno que ponga fin a esa ortodoxia presupuestaria y que invierta masivamente en el rescate de la economía suiza para evitar el fantasma de una crisis más profunda.

Deuda demasiado baja

En particular esos economistas temen que la aversión al endeudamiento de una parte de la clase política suiza impida una rápida reanudación del crecimiento económico. “Cuando se tiene margen de maniobra es muy constructivo emplear el dinero en invertir, tratar de hacer reformas estructurales y tener más crecimiento. Esto hace que el pago de la deuda sea más fácil”, señalaba Maria Owens Thomsen, economista jefa de CA Indosuez Suisse, al canal La PremièreEnlace externo de la radio RTS.

“La deuda no es solo una carga, ni tampoco una culpa. Es una herramienta que permite realizar inversiones importantes para las generaciones futuras.”

Cédric Tille, economista

Fin de la cita

Una opinión compartida por Cédric TilleEnlace externo, profesor de Economía en el Instituto de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo, de Ginebra: “Suiza dispone de un importante margen de maniobra y puede absorber fácilmente el coste de un aumento acentuado de la deuda. Especialmente porque hoy día el préstamo es totalmente indoloro y porque incluso trae dinero al Estado con tasas de interés negativas a 30 años”, comentó a swissinfo.ch.

Desde un punto de vista estrictamente económico, el profesor ginebrino considera que el nivel actual de la deuda en Suiza es demasiado bajo. “La deuda no es solo una carga, ni tampoco una “culpa”, siguiendo la etimología de la lengua alemana (Schuld). Es una herramienta que permite realizar inversiones importantes para las generaciones futuras. Y representa además un activo seguro que los inversores privados aprecian enormemente”, puntualizó.

Uso descomedido de freno al endeudamiento

Otros economistas, especialmente los de la región de lengua alemana, se muestran más prudentes y advierten contra una relajación excesiva del rigor presupuestario. “En la euforia que caracteriza esta fase de salvamento de la economía, muchos políticos no son conscientes seguramente de que el freno a la deuda tiene una especie de memoria”, afirma Christoph Schaltegger, profesor de Economía en la Universidad de Lucerna, en una de las columnas del semanario Die WeltwocheEnlace externo.

Neuer Inhalt

Suscripción a la Newsletter

¿Desea recibir las últimas noticias de Suiza? Suscríbase a nuestra Newsetter

Subraya además que los gastos extraordinarios deben compensarse dentro del presupuesto regular, normalmente en los siguientes seis años. “Por tanto, la desilusión que seguirá al actual frenesí de gasto será considerable, y llegará como muy tarde durante el próximo debate presupuestario, cuando los líderes políticos vean hasta qué punto se ha estrechado el margen de maniobra”, continuó señalando Christoph Schaltegger.

Cédric Tille cree sin embargo que el freno a la deuda se interpreta de manera demasiado restrictiva y que ahora es necesario soltar lastre. “Esta herramienta se introdujo para estabilizar la deuda y no para reducirla masivamente. Por lo tanto, se ha venido violando la Constitución Federal durante más de una década por medio de excedentes presupuestarios que sistemáticamente son superiores a las previsiones”, señaló.

Evolución de la deuda pública en algunos países europeos 2000-2017, en % del PIB

La polémica no data de la crisis actual. Ya el año pasado el Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió a SuizaEnlace externo que aumentara la inversión para apoyar su economía. Y desde hace casi una década, los partidos de la izquierdaEnlace externo exigen, en vano, un cambio de rumbo en la política presupuestaria, acusando a la mayoría conservadora en el Parlamento y al Gobierno de imponer austeridad en periodo de coyuntura favorable, con el único objetivo de debilitar al Estado.

Un debate que, en cualquier caso, marcará profundamente la vida política suiza a la hora de saldar las cuentas de esta crisis sanitaria sin precedentes.


Traducción del francés: José M. Wolff

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Contenido externo

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes