Cumplir la condena en el país de origen

Sólo 2 de cada 10 prisioneros en Suiza son nacionales. swissinfo.ch

Suiza ha firmado este lunes el protocolo adicional de la Convención sobre el traslado de personas condenadas. Con este texto, un mayor número de extranjeros corre el riesgo de purgar sus penas de prisión en sus países respectivos.

Este contenido fue publicado el 09 julio 2001 - 15:49

El embajador Jean-Claude Joseph, representante permanente de Suiza ante el Consejo de Europa, ha rubricado el texto en presencia de Walter Schwimmer, secretario general de la organización, según informa el servicio de prensa del Consejo de Europa en un comunicado.

El Consejo Federal (gobierno suizo) había adoptado, el 15 de junio pasado, dicho protocolo. El texto deberá ser ratificado por el Parlamento de la Confederación.

El protocolo prevé que los condenados que se refugien en su país de origen para evitar la ejecución de una condena puedan ser encarcelados allí. La ejecución de la pena podrá ser confiada al país de origen, cuando el condenado sea de todas formas expulsado del Estado en donde vive.

El traslado del condenado puede realizarse incluso sin su consentimiento. El protocolo llena así el vacío que existía en cuanto a la ejecución de las penas, pero también favorece la "readaptación social" de los delincuentes, según informa el Ministerio suizo de Justicia y Policía.

"La reinserción en el país de origen es más probable ahora, porque el condenado purga su pena en un medioambiente sociocultural que le es familiar", añade el Ministerio.

Pero, sobre todo, la aplicación del protocolo debería saldarse en Suiza por una reducción del número de los detenidos extranjeros encarcelados, que representa hasta el 85% de los ocupantes de algunas cárceles. También debería disuadir del "turismo criminal", acota el Ministerio.

Hasta el momento, una decena de países han ratificado ya el protocolo y unos quince lo han firmado.

Aunque las Cámaras suizas no han dado todavía su aval, el tratado es aplicable a título provisional desde el 14 de julio pasado. Ya en el mes de febrero, un suizo condenado a una reclusión de larga duración en Marruecos pudo ser traslado a su país para purgar el resto de la pena.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo