Navigation

De Andalucía a Delémont, un español en un gobierno municipal suizo

El español José Bernal (tercero de izq. a der.) es uno de los primeros cuatro concejales extranjeros en un municipio suizo. Keystone

A sus 57 años y oriundo de Sevilla, José Bernal acaba de entrar en los anales de la historia helvética al convertirse en uno de los cuatro concejales de origen extranjero que prestan juramento en la región del Jura bernés

Este contenido fue publicado el 17 enero 2001 - 16:41

"Nunca me imaginé que llegaría este día. Nunca me imaginé que, cuando vine a Suiza en 1962, hace ya casi cuarenta años, podría sentarme un día en el gobierno de la ciudad que me acogió", subraya el nuevo funcionario en entrevista con swissinfo.

La historia de José Bernal es parecida a la de millares de otros emigrantes que dejan su tierra a temprana edad. Cuando llegó a Suiza tenía 17 años, "por eso, nadie lo quería emplear. Precisamente porque era menor. Sólo una fábrica de bicicletas le dio algunas cosas para salir adelante", explica su esposa, María Carmen Redomero, con quien contrajo nupcias en 1973.

Fue ahí donde aprendió el oficio de cerrajero, mismo que ejerce hasta hoy, cuatro décadas después.

Merced a su nueva ocupación, Bernal salió adelante. Después vinieron sus hijas, primero nació Katia (1975) y más tarde, Sonia (1979).

A Bernal siempre le gustó convivir con sus vecinos, la mayoría suizos. "Como a él le gustaba el fútbol, comenzó a jugar en el club de Delémont, que forma parte de la segunda división", relata su esposa, María Carmen.

Bernal reconoce que ese medio le permitió "romper el hielo" con los lugareños y que en esos ratos de ocio compartidos, empezó a fabricarse el tejido social entre ellos.

"Creo que este fue el mejor momento. Me invitaron a ser el entrenador del equipo de la ciudad y me pareció bien. Sentía que tenía el don. Entonces fueron ellos los que me empezaron a decir que no era como los demás extranjeros, que era especial. Y así comenzó todo", expresa José Bernal.

Pero el matrimonio Bernal no había dejado el sueño de volver al terruño natal. "Era 1986. Lo intentamos. Bernal pidió un permiso de trabajo y en la fábrica le dieron un año. En la comuna nos dijeron que nos daban también un año para poder ausentarnos. Entonces nos fuimos", explica la esposa del ahora concejal.

En España las cosas no funcionaron bien. "Al cabo de 11 meses regresé a Delémont. Me sentía extranjero en mi país natal", narró Bernal al enviado especial del diario suizo Le Matin. "Por lo tanto regresamos aquí, a nuestra real patria. Volvimos a integrarnos y la vida siguió su curso", confirma a swissinfo.

En noviembre pasado, los partidos políticos en el cantón del Jura bajo administración bernesa, decidieron invitar a Bernal -y a otros tres extranjeros, italianos estos últimos-, a ejercer su derecho político a ser electos.

El Partido Socialista puso en su lista a esos cuatro ciudadanos de origen extranjero y carentes del pasaporte con la cruz blanca, y el pueblo los eligió por abrumadora mayoría.

Así, la región helvética citada adoptó una política de integración completamente inédita en Suiza: desde el pasado lunes 15 de enero, cuatro ciudadanos ciento por ciento foráneos participan en las decisiones de la comuna de Delémont, capital del Jura bernés.

La reciente designación de José Bernal rompió también con el estereotipo de los extranjeros que vienen a Suiza y pasan su vida viviendo entre ellos.

"He hecho un esfuerzo por integrarme y creo que esta nominación como concejal es la coronación de una carrera política y, sobre todo, un deseo de participar en las decisiones colectivas. Por eso sentí y siento una gran responsabilidad hacia mis conciudadanos, desde el momento en que juré mi cargo en la sala municipal", expresa Bernal.

La suya es sin duda una historia ejemplar.

Enrique Dietiker, enviado especial a Delémont.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.