Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

De la diplomacia a la cooperación

Oliver Berthoud, coordinador de COSUDE en La Habana.

(swissinfo.ch)

Restringida durante décadas a la representación de intereses entre Estados Unidos y Cuba, la presencia de Suiza en la isla adquiere otro perfil.

La agencia helvética de cooperación aplica un proyecto piloto en los ámbitos humanitario y agrícola.

Con un presupuesto todavía modesto de casi un millón de francos anual, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) pone a punto en Cuba programas que podrían formar parte estable de la política exterior helvética en la materia.

En las próximas semanas, la visita a la Isla del embajador Walter Fust, director de COSUDE, será la ocasión para evaluar la "etapa de prueba" de una nueva ventana de intercambio bilateral.

A dos años de iniciada la cooperación oficial de Suiza con Cuba, a través de un programa de desarrollo humano, swissinfo conversó con Olivier Berthoud, coordinador de COSUDE en La Habana, sobre las perspectivas del proyecto piloto.

¿ En qué momento se encuentra la cooperación con Cuba?

Es conveniente recordar que se trata de un programa piloto iniciado hace ahora dos años, en septiembre del 2000. Tiene como objetivo valorar las condiciones para establecer un programa a mediano plazo, luego de una evaluación que se realizará a mediados del 2003.

El director de COSUDE, Walter Fust, decía hace dos años que el sentido de esta fase era transitar una etapa de mutuo conocimiento entre Suiza y Cuba. ¿Sigue siendo ése el espíritu principal?

Absolutamente. De eso se trata. Mi trabajo aquí consiste en, sobre la base de lo discutido en conjunto con las contrapartes cubanas, construir relaciones de cooperación donde podamos aprender mutuamente. Eso quiere decir concretamente que nosotros también estamos aprendiendo, y no sólo aportando 'ayuda enlatada'.

¿Cuáles son las principales actividades que se ejecutan hoy?

Se han definido tres ejes principales. Por una parte, la ayuda humanitaria -existente desde antes que empezara esta etapa piloto-, y que se materializa en el apoyo a la acción de 'MediCuba' (una ONG suiza con estructura europea) en sus proyectos, y en el sostén a una iniciativa del Programa Mundial de Alimentos dirigida a los sectores más vulnerables de la población.

El segundo eje se dirige, en el marco del desarrollo económico, al sector agrícola. Nuestro principal proyecto es la construcción de silos de pequeña escala para el almacenamiento de los granos post-cosecha en las provincias de Holguín y Villa Clara. Hasta ahora, en la fase de arranque, se han instalado 150 demostrativos que han tenido muy buena acogida.

Cabe recordar que un programa parecido se ejecuta en Centroamérica en los últimos 20 años . Se construyeron 400 mil silos de este tipo. En Honduras, por ejemplo, el 40 % de la producción campesina se almacena de esta forma. Hablamos entonces de una experiencia de cooperación exitosa sobre la base de una tecnología experimentada, comprobada y que ha tenido impacto masivo en esa región. Para mi sorpresa, identificamos que entre el 15 y el 20 % de la producción de granos en Cuba se pierde por las malas condiciones de almacenamiento.

La tercera área de acción está ligada al desarrollo local. Nos hemos asociado con otras entidades europeas -entre ellas el gobierno italiano- así como las Naciones Unidas, que ya operan en esta línea con resultados interesantes.

¿En qué consiste, en concreto, esta iniciativa?

Busca organizar y canalizar la cooperación a través de los municipios y de las estructuras estatales locales, junto con quienes viven en ese territorio. Definir con la gente cuáles son las necesidades prioritarias y encontrar afuera el apoyo necesario que puede provenir de fuentes múltiples: asociaciones, municipios, gobiernos regionales y Estados. Es una modalidad nueva en la cooperación.

¿Es similar a los hermanamientos entre municipios o entidades afines?

Va más allá de lo que se ha hecho hasta ahora en ese sentido. Si bien permite al municipio local contactarse con otros municipios del exterior, hay contacto entre programas o iniciativas afines. Por ejemplo, la estructura que organiza el sistema de recogida de residuos de una ciudad europea puede coordinarse con su par cubana y así en las más diversas áreas.

Es una visión de gran potencialidad, porque abre la posibilidad de que los individuos o sectores, tal vez desinteresados en un apoyo a la cooperación, se involucren a partir de su coincidencia o cercanía profesional o sectorial. Tal como pasó por ejemplo entre profesionales de geriatría de la región italiana de Emilia-Romagna con sus colegas de la provincia cubana de Granma.

¿Este tipo de apoyo al desarrollo humano a nivel local es una especie de ventana novedosa en lo que se refiere a la cooperación suiza en general?

COSUDE siempre ha tenido la preocupación de ver cuál es la actitud de los beneficiados finales. Es real que a nivel de cooperación en general no se puede impedir, a veces, cierto paternalismo. Si bien en el discurso de la cooperación está muchas veces enunciada la participación de los beneficiarios, en la práctica no siempre se concreta. No sólo se debe pensar en dar apoyo para resolver los problemas de la gente, sino que ésta debe estar organizada para resolverlos. En cuanto al rubro de desarrollo local, tal vez no tiene en sí mismo mucho de novedoso, pero en Cuba se manifiesta de forma diferente y particular...

¿Qué significa esa diferencia?

Mi experiencia en otros países me indica que una de las dinámicas más preocupantes es que cada uno de los actores externos de la cooperación trabajan por su lado y llegan al país del Sur movido por sus propios intereses. Cada uno con su propio proyecto (pienso en la gran cantidad de ONG internacionales que trabajan, por ejemplo, en Nicaragua o Bolivia ) a veces con objetivos incluso contradictorios con respecto a una misma comunidad. Lo que percibo en Cuba son contrapartes locales con gran capacidad de definir sus prioridades, exigiendo coherencia a los aportes externos.

Por otra parte es interesante que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Humano (PNUD) y algunas cooperaciones bilaterales trabajen en conjunto. Se da una mezcla compleja de actores de la cooperación, donde, en lugar de trabajar cada uno por su lado, promueve una especie de plataforma que puede apoyar lo que va en la misma dirección. Por otra parte se define en forma imperativa y consensual las actividades posibles, realizables y de interés en un territorio dado. No se ve la dispersión de iniciativas y proyectos que se da en otros países. Además asegura que la iniciativa quede en el Sur y la definición de prioridades también. Nuestras contrapartes definen un marco. En ese sentido una ONG cuya línea de acción no está en el marco de las prioridades de la población no podría desarrollar un proyecto.

Para terminar, ¿podría adelantarnos algo sobre las perspectivas futuras de COSUDE en Cuba?

En noviembre visitará Cuba el embajador Walter Fust, director de COSUDE. Luego, en el 2003, se realizará una evaluación de esta fase piloto. No quiero adelantarme a este proceso en marcha. Sólo decir que seguimos comprendiendo esta etapa como un ejercicio de aprendizaje mutuo con las contrapartes cubanas. Y que hemos encontrado aquí una gran claridad sobre lo que ellos quieren hacer y lo que esperan de la cooperación.

Entrevista realizada por Sergio Ferrari en La Habana

Datos clave

Cuba y EEUU rompieron relaciones diplomáticas en 1961. Suiza representa sus intereses
Cuba tiene un intercambio comercial incipiente con Suiza: menos del 0.1% de las exportaciones helvéticas
COSUDE concluye la 'fase de prueba' de un proyecto piloto de desarrollo económico y humanitario.
MediCuba es una de las ONG suizas presentes en la isla (110.860 km² y 11,2 millones de habitantes)

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×