Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ebullición en Egipto modifica situación regional

En Egipto, el movimiento de protesta, de una amplitat nunca vista desde la llegada al poder de Hosni Moubarak en 1981.

En Egipto, el movimiento de protesta, de una amplitat nunca vista desde la llegada al poder de Hosni Moubarak en 1981.

(Reuters)

Luego de la tunecina, la población de Egipto hace temblar al régimen en el poder. Los acontecimientos actuales requieren una nueva política de Occidente y abren espacio a la diplomacia turca, considera Yves Besson, especialista en Oriente Medio.

El antiguo diplomático suizo y ex director de la UNRWA (agencia de la ONU para los refugiados palestinos) considera “muy alentadores”, los hechos en Egipto.   

swissinfo.ch: Evolución, ebullición, ¿cómo califica usted lo que está sucediendo en los países árabes?

Yves Besson: Es muy diferente de lo que suele ocurrir. Esta vez parece que no hay un líder que encabece el movimiento o que puede afirmarse como tal.

Por primera vez es el resultado de la exasperación popular. En Egipto ya se habían producido sobresaltos. El año pasado, después de las elecciones, diversos movimientos habrían podido encender la alarma. Pero esta vez, es mucho más masivo y crece.

En todo esto veo el resultado del desempleo, de la preocupación por su futuro de una población mayoritariamente joven. En general, lo que se ha dicho es correcto. Todo es muy espontáneo. Pero el problema con las revoluciones espontáneas es que pueden ser instrumentalizadas. En Túnez no parece que las cosas vayan tan mal. En Egipto no se sabe.

swissinfo.ch: ¿Ve usted indicios de una situación semejante? 

Y.B.: Es demasiado pronto para decirlo. Estamos todavía en las manifestaciones populares. El nombramiento de un vicepresidente muestra que Hosni Mubarak preparó el terreno para una posible salida.

Omar Suleiman, jefe de los servicios de inteligencia y hombre clave en las negociaciones y contactos con Israel y los estadounidenses, es ahora vicepresidente. Podría conducir la transición hacia elecciones que serían mucho más libres que las de todos estos años en Egipto.

Pero hay que ver cómo reaccionará el ejército, que reúne diversas generaciones de oficiales. Cabe recordar el golpe de Estado de los coroneles en 1952, que condujo a la primera revolución egipcia, con la eliminación de la monarquía y Naguib General al frente del país.

Todo eso es historia antigua para la juventud egipcia. Los jóvenes de hoy parecen estar mucho más guiados por ideales democráticos. Eso es alentador, pero aún falta darle sentido a la palabra “democracia”.

swissinfo.ch: La revolución tunecina ha tenido sobre todo un impacto nacional. ¿Lo que sucede en Egipto podría tener un alcance más amplio? ¿Cuáles serían los impactos de esta ebullición?

Y.B.: Hay consecuencias en el propio Egipto. Por el momento es difícil juzgar, ya que los Hermanos Musulmanes todavía no se han manifestado. Probablemente buscan el momento oportuno para hacerlo. Por lo que se sabe, parecen bastante divididos. Entonces, en el plano interno egipcio, todo es posible.

Este tipo de movimientos puede afectar a Jordania, pero creo que llegado el momento, los jordanos tendrán el apoyo necesario de Arabia Saudí, en particular, para mantener el orden monárquico.

A escala regional lo que me interesa es el silencio en Siria. No hay movimiento en las calles sirias, el gobierno no se mueve. Si sumamos a eso el acercamiento, con la reconciliación, entre Siria y Turquía en los últimos años, parece haberse diseñado un eje Damasco-Ankara que podría afectar el futuro de la región y hacer equilibrio al eje Damasco-Teherán, con el Hezbolá y Hamás en medio.

En Siria hay movimientos de tendencia islamista, pero si quiere mi opinión, creo que ese islamismo, que yo llamo 'islamismo de papá' y que data de hace unos veinte años, no está actualizado. La nueva generación, que tiene ahora veinte o treinta años, parece muy tentada por el ejemplo de Turquía.

En cuanto al problema de Yemen, no creo que los acontecimientos que tuvieron lugar en Saná sean representativos de una tendencia. Saná no representa a todo el país, profundamente dividido en términos tribales.

Y luego, por supuesto, el futuro de Irak... todo eso está en el aire. Hasta ahora, en Oriente Medio se hacían malabares con tres pelotas. Una estaba todavía en el aire, pero se trataba de mantener el equilibrio. Ahora vamos a tener que hacer malabares con varias bolas que estarán más en el aire que en la mano. Para los estadounidenses en particular.

swissinfo.ch: Desde un punto de vista más personal, ¿cómo ve esta búsqueda de democratización desde la base en la región?

Y.B.: Es fabuloso. Es extremadamente alentador. El gran abismo que a los occidentales les interesaría que existiera entre las posibilidades de una democracia al estilo occidental y el respeto a una serie de normas sociales propias a las sociedades árabe-musulmanas o musulmanas, ese abismo parece desaparecer con estos eventos. Y la ósmosis podría estar en el ejemplo de Turquía.

Durante diez años, bajo dos administraciones, los estadounidenses, con el apoyo de los europeos y especialmente los británicos, han tratado de imponer la democracia en Oriente Medio por la fuerza de las armas. Esta política ha fracasado por completo.  Naufragó en Irak, naufraga en Afganistán. Hay un arco que va desde Afganistán hasta el Mediterráneo, donde habrá que revisar completamente el enfoque.

Para mí hay un campo de acción abierto a la diplomacia turca. La economía del país está muy bien. La reconciliación con Siria le ofrece palancas en toda la región. Especialmente desde que Israel cometió el enorme error de pelearse con ella.

Suiza en Egipto

Expatriados. El Ministerio suizo de Exteriores (DFAE) “recomienda a los ciudadanos suizos en Egipto salir del país temporalmente por los medios de transporte existentes e informar a la Embajada de Suiza en El Cairo de su salida”.
 
1574 suizos están registrados en la Embajada de Suiza en El Cairo, según el DFAE.
 
Turistas. “Se ruega a los turistas de visita en Egipto ponerse en comunicación con las agencias de viaje o las compañías aéreas que proporcionan información sobre los enlaces aéreos”, solicitó el ministerio.  

Fin del recuadro

RELACIONES ECONÓMICAS

Más de un centenar de empresas suizas se encuentran en Egipto.  Entre ellas, ABB, Clariant, Novartis, Nestlé, Buhler, SGS, Roche, Credit Suisse y UBS.  Muchas de entre  ellas han tomado medidas de carácter temporal, inclusive el paro de la producción, dada la inestabilidad política actual.

El grupo de Mövenpick Hotels y Resorts Group, que emplea a casi 2.800 personas,  anunció que mantendrá abiertos sus hoteles.  

En 2009, Egipto fue el cuarto mayor socio comercial de Suiza en África después de Sudáfrica, Libia y Argelia.

Las exportaciones suizas a Egipto ascendieron a 656,3 millones de francos suizos y las importaciones de los productos egipcios a 109,3 millones de francos.

La EFTA, de la que Suiza es miembro, firmó un acuerdo de libre comercio con Egipto en 2007. Objetivo: fortalecer y desarrollar las relaciones comerciales. El acuerdo entró en vigor en septiembre de 2008.

En febrero de 2009, la entonces ministra suiza de Economía, Doris Leuthard encabezó una delegación empresarial a Egipto. El ministro egipcio de Comercio e Industria, Rachid Mohamed Rachid, visitó Suiza en octubre de 2009 para participar en un taller sobre propiedad intelectual.

Fin del recuadro


Adaptación, P.F Besson. Traducción, M.A. Rubín , swissinfo.ch


Enlaces

×