Navigation

Skiplink navigation

¿Comida o biocombustibles?, el debate apremia

Mercado en Lagos: ¿Escasearán los alimentos básicos en África?

Nestlé afirma que la creciente industria de los biocarburantes agudizará la hambruna en el mundo; una reflexión que comparte la ONU.

Este contenido fue publicado el 27 marzo 2008 - 19:02

El gobierno suizo apoya dichos energéticos en un intento por reducir la emisión de C02, generador del cambio climático, y por frenar la extinción de especies.

"Los biocombustibles cambiarán la historia de la humanidad", ha afirmado contundente desde hace más de un año el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Tiene razón. Lo que no queda claro es si será para bien o para mal.

Si los biocombustibles se convertirán en el 'aliado verde' que busca el hombre para frenar la emisión de gases de efecto invernadero y para reducir su dependencia de energéticos no renovables (petróleo y derivados).

O si será más caro el remedio que la enfermedad, y la industria biocarburante agudizará el problema de hambruna que azota al 15% de la población mundial.

En este debate, acicateado recientemente por el gigante helvético de la alimentación, Nestlé, las posiciones en Suiza se encuentran divididas.

Viejos conocidos

Aunque la palabra 'biocombustible' nos parece familiar de sólo 15 años a la fecha, su historia es mucho más antigua.

Rudolf Diesel diseñó, de hecho, un motor que funcionaba con aceites vegetales y Henry Ford hizo lo propio con un vehículo que rodaba con etanol.

Sin embargo, en los albores del siglo XX eran mucho más abundantes y baratos los derivados del petróleo, así que ambos proyectos fueron guardados en un cajón. Hoy, las reglas del juego cambiaron.

Las reservas de petróleo probaron ser finitas y Europa se comprometió a reducir 5,2% la emisión de gases de efecto invernadero antes de 2012 –con respecto a los niveles de 1990- para amainar el impacto del cambio climático provocado por el hombre.

Suiza fue más lejos incluso y ofreció eliminar 10% de dichas emisiones antes de 2012. Y los biocarburantes se perfilaron desde el principio como una solución viable y pragmática.

Primero, porque son renovables y, en consecuencia, inagotables.
Segundo, porque las plantas son capaces de absorber con relativa facilidad el dióxido de carbono que liberan.
Y actualmente, de acuerdo con datos de Alcosuisse –la principal empresa productora de etanol en Suiza–, los tres biocarburantes que más se consumen en suelo helvético son el biogás, el etanol y el biodiesel.

Voces a favor

El gobierno suizo está a favor de los biocarburantes. La producción de estos combustibles recibe subvenciones públicas para que el precio sea asequible a la mayoría de los bolsillos. La meta es reducir la emisión de gases de efecto invernadero en 250.000 toneladas anuales.

La cruzada de la Confederación Helvética se incentivó en 2004, año en el que el Ministerio de Finanzas apoyó a la Unión de Campesinos Suizos (UCS) para echar a andar el proyecto Alcosuisse y promovió la creación de la cooperativa Eco Energie Etoy, ubicada en el cantón de Vaud, que produce diesel biológico a partir de aceite de colza.

También se han tocado puertas en el extranjero para garantizar un holgado suministro de bioenergéticos durante los próximos 10 años.

El más importante: en febrero de 2007 la ministra de Economía, Doris Leuthard, realizó una gira de trabajo por Brasil en la que sostuvo un encuentro con el presidente Luis Inácio Lula da Silva para cerrar un acuerdo que permita incrementar la importación de bioetanol fabricado con caña de azúcar.

De acuerdo con Leuthard, este biocarburante permitirá a los suizos sustituir hasta un 30% del uso de gasolina tradicional antes de 2012. Una forma de comprometerse con el medio ambiente.

Comida o biocarburantes...

Sin embargo, no todo el mundo coincide con la visión del gobierno suizo. El pasado domingo (23.03), el presidente de Nestlé, Peter Brabeck, afirmó en una entrevista con el dominical 'NZZ am Sonntag', que los "biocarburantes ponen en riesgo el abastecimiento de alimentos para la población del mundo".

Si como se prevé, dijo, se cubre 20% del consumo petrolero actual con biocarburantes, no habrá nada qué comer dentro de algunos años.

"La decisión de algunos gobiernos de subvencionar la producción de dichos energéticos es inaceptable y moralmente irresponsable", añadió.
Y citó como ejemplo: "Un litro de bioetanol exige el consumo de 4.000 litros de agua; y en general, los biocarburantes han disparado los precios de productos como maíz, soja o trigo".

La posición de Nestlé responde a sus intereses, pero no es la única que marcha en este sentido.

Las cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a diciembre del 2007 afirman que el año pasado los precios de alimentos básicos aumentaron 40% en promedio en el mundo. Y las reservas mundiales de cereales están en su nivel más bajo en tres décadas.

El suizo Jean Ziegler, relator de la ONU para la Alimentación, también ha puesto a girar al mundo con sus reflexiones. Según su visión, el frenesí con el que Brasil fabrica etanol pondrá en riesgo el medio ambiente y también la seguridad alimenticia de la población.

"¿Quién debe morir de hambre para que Europa consiga que los biocarburantes representen un 10% del combustible que usará en 2020? Producir un tanque de 50 litros de combustible para un auto exige 352 kilos de maíz, producto base de la alimentación de Zambia o México", afirma Ziegler.

La pregunta aguarda respuesta.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Los tres principales biocarburantes que existen en Suiza son:

Biogás: Producido a partir de la fermentación de vegetales y desechos de madera. Se utiliza como combustible para autos.

Bioetanol: Sacado de la caña de azúcar. Es carburante o aditivo de la gasolina y el diésel.

Biodiesel: Elaborado a partir de aceites vegetales –colza-, sustituye al diésel tradicional.

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) solicitará en abril apoyos por 500 millones de dólares al mundo industrializado para evitar el racionamiento de la ayuda alimenticia que reciben 73 millones de pobres en el mundo.

Esta aportación extraordinaria se debe al incremento de cereales y otros básicos en lo que va de año.

End of insertion

Datos clave

Los principales productores de bioetanol del mundo son Brasil (45%), EEUU (44%), China (6%), Unión Europea (3%), India (1%), otros países (1%).

Los de biodiesel son: Alemania (63%), Francia (17%), EEUU (10%), Italia (7%) y Austria (3%).

End of insertion

EL CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio climático pasó de ser una difusa amenaza a convertirse en una realidad.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el fenómeno implica "un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial".

Dicho con simplicidad: el hombre se apropió de combustibles fósiles como petróleo, gas o carbón y los utilizó con tanta intensidad a partir del siglo XVIII que para el XX, la emisión de C02 había alterado la temperatura y ponía en riesgo de extinción a un sinfín de especies vegetales y animales.

Para atender el problema, en 1997 los principales países industrializados acordaron en Kyoto (Japón) reducir 5,2% la emisión de gases de efecto invernadero antes del 2012 (con respecto a los niveles de 1990).
Suiza ofreció disminuir 10% las emisiones procedentes de carburantes fósiles para el 2010. Y los biocarburantes son el sustituto previsto.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo