Del año sin verano a la tormenta del siglo

El pueblo de Klosters, en los Grisones, tras las inundaciones del verano de 2005. Keystone / Andre Springer

Suiza se ve particularmente afectada por el calentamiento global. A medida que las temperaturas aumentan, se incrementa también el riesgo de catástrofes naturales como los deslizamientos de tierra y las inundaciones. Recordemos algunos de los desastres que han afectado al país.

Este contenido fue publicado el 28 julio 2020 - 10:55

En los últimos 150 años, la temperatura en Suiza ha aumentado alrededor de 2°C, lo que es más del doble del promedio mundial.

El derretimiento de los glaciares y el deshielo del permafrost hacen más inestables las laderas de los Alpes, lo que aumenta el riesgo de deslizamientos de tierra, lodo y barro. Y la intensificación de los eventos climáticos extremos también incrementa la probabilidad de inundaciones sin precedentes.

Según los climatólogos, “los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, como las olas de calor, las sequías o las precipitaciones intensas, así como los otros riesgos naturales que los acompañan, figuran entre los principales desafíos directamente ligados con el cambio climático que Suiza tendrá que enfrentar”.

He aquí una selección de los peores desastres naturales relacionados con el clima que han afectado a Suiza en los dos últimos siglos. Eventos excepcionales que sembraron muerte y destrucción pero que en algunos casos también tuvieron consecuencias positivas.

1806 - El deslizamiento de Goldau

Representación de la montaña de Rossberg y el deslizamiento de Goldau el 2 de septiembre de 1806. Keystone / Str

El 2 de septiembre de 1806, luego de que se produjeran unas lluvias torrenciales, cayeron de 35 a 40 millones de metros cúbicos de roca y escombros desde el monte Rossberg, en la Suiza central, sobre los pueblos de Goldau y Röthen, en el cantón de Schwytz, cubriendo una superficie de 6,5 km2 y destruyendo alrededor de un centenar de casas y 220 establos. Con 437 víctimas fatales, esta es la peor catástrofe natural en la historia de Suiza.

1816 - El año sin verano

La erupción del volcán Tambora en 1815 fue una de las más devastadoras de los últimos siglos. Keystone

Ese año, Suiza, como el resto del mundo, experimentó las consecuencias directas del cambio climático. La nube de ceniza y gas sulfuroso causada por la erupción del volcán Tambora en Indonesia un año antes hizo que la temperatura global bajara 3°C. El descenso de la temperatura y el aumento de las precipitaciones en el verano de 1816 pusieron en peligro las cosechas, causando la última gran hambruna en Suiza y en Europa, en general.

1868 - Inundaciones y cambio en Suiza

Vals, Grisones: daños causados por la inundación de 1868. Gemeindearchiv Vals

Suiza experimentó uno de los otoños más lluviosos de su historia en 1868. Los 1 118 milímetros de agua que cayeron sobre el paso de San Bernardino en ocho días no tienen precedentes en el país. El valle del Rin y la llanura de Magadino en el Tesino, se inundaron y 51 personas perdieron la vida. Los daños ascendieron a 40 millones de francos en ese momento, lo que haría casi mil millones hoy en día.

Esas grandes inundaciones modelaron no solamente el paisaje, sino también la política y la sociedad suizas, explicó a swissinfo.ch Stefan Brönnimann, profesor del Instituto de Geografía de la Universidad de Berna, con motivo de la presentación de una publicación sobre las causas y consecuencias de las inundaciones de 1868.

1999 - El huracán Lothar

Bosque cerca de Uster (Zúrich) tras el paso del Lothar. Keystone / Heinz Leuenberger

El 26 de diciembre de 1999, la tormenta Lothar se abatió sobre Suiza. Solamente las regiones meridional y sudoriental del país quedaron al margen. En el Uetliberg, la colina que domina Zúrich, los vientos alcanzaron velocidades de 241 km/h. El huracán causó la muerte de 14 personas y devastó el 2% de las zonas boscosas del país. De un solo golpe, Lothar derriba 10 millones de árboles; es decir, de cuatro a diez veces la cantidad de madera que normalmente se corta en Suiza en un año.

Se sabe ahora que esta “tormenta del siglo” también tuvo efectos positivos. Los bosques arrasados tienen una mayor biodiversidad. En altitudes más bajas, han crecido nuevos árboles más resistentes a la sequía, como robles y arces. Esto hace que los bosques sean más resistentes al calentamiento global.

2005 - Lluvias diluvianas en Suiza

Agosto de 2005: La parte inferior del centro histórico de Berna, bajo el agua. Keystone / Alessandro Della Valle

En agosto de 2005, lluvias torrenciales se desplomaron durante varios días en grandes zonas de las laderas septentrionales de los Alpes. Valles enteros quedaron aislados del mundo y muchos lagos, incluido el de Lucerna, se desbordaron. Las aguas del río Aare alcanzaron el histórico barrio bernés del Matte. Las inundaciones y los deslizamientos de tierra reclamaron seis vidas y causaron daños por unos 3 000 millones de francos. Se produjo el mayor daño financiero causado por un solo evento natural en Suiza.

Tras las inundaciones, el sistema de alerta fue revisado en todo el país. Los procedimientos administrativos fueron mejorados y aplicadas medidas de prevención de inundaciones.

2017 - Desprendimiento de tierra sobre Bondo

El pueblo de Bondo, parcialmente invadido por un alud de lodo y desechos en agosto de 2017. © Keystone / Gian Ehrenzeller

El 23 de agosto de 2017, un volumen de roca igual al de 3 000 inmuebles familiares (3 millones de m3) se desprendió de la montaña Piz Cengalo en los Grisones. Al deslizamiento de tierra, uno de los más grandes en Suiza desde finales del siglo XIX, sucedió un flujo de escombros y de lodo que sumergió parte del pueblo de Bondo en el Val Bregaglia. Ocho excursionistas perecieron en el desastre. Gracias a un sistema de alerta temprana y a una cuenca de retención de materiales, no hubo bajas en el pueblo.

Compartir este artículo