Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El Olimpo del lujo en Basilea

El estand de Breitling en la feria Baselworld 2009.

(Keystone)

Cada año la ciudad suiza a orillas del Rin se convierte durante una semana en la meca de la relojería y la joyería mundiales. La feria Baselworld reúne a la crema de las empresas del sector.

La gran cita internacional del lujo, que abrió sus puertas el jueves, inicia su andadura marcada por el signo de la crisis, entre incógnitas y grandes esperanzas. Reportaje.

En estas fechas es imposible encontrar una habitación de hotel en Basilea. Ni siquiera en los numerosos barcos-albergue que flotan serenos en el Rin. Las esperas en los restaurantes pueden alcanzar fácilmente una hora y media. Los servicios de taxis están saturados.

Y es que la ciudad vive la feria de todos los superlativos que reúne hasta el próximo jueves a expositores, coleccionistas, hombres de negocios y curiosos llegados de todo el mundo. Una auténtica inmersión en un mundo de ensueño capaz de producir mareos al más pintado.

La plaza de Messe es el epicentro de esta cita de millonarios y mujeres despampanantes que se pasean por el inmenso salón de exposiciones. Un espacio donde las marcas de leyenda presentan estands que compiten entre sí en términos de lujo, diseño y originalidad.

Rolex, Cartier, Blancpain, Swatch o Chopard atraen al visitante con sus últimas creaciones, mientras que a la puerta de las selectas oficinas esperan elegantes hombres de negocios para realizar las listas de pedidos que llevarán los relojes suizos hasta las tiendas de Dubai, Singapur o Río de Janeiro.

Optimismo en medio de la crisis

Pero en medio de tanto 'glamour' la crisis es perceptible. Ciertamente, no es oro todo lo que reluce, y para tomar el pulso a la situación nada mejor que hablar con uno de los hombres clave de este mercado: el empresario Fawaz Gruosi, patrón de De Grisogono y personaje bien conocido de la 'jet set' helvética.

"Estamos en el primer día de la feria y es aún pronto para analizar el estado del negocio. Pero lo cierto es que podemos olvidarnos del nivel de ventas del año pasado o el anterior. La crisis sin duda se hará notar, pero me mantengo optimista", comentaba Gruosi ayer a swissinfo.

La misma canción se repite en las diversas charlas con ejecutivos de la industria relojera. Un empresario español explica, bajo promesa de anonimato, que "desde la dirección de Baselworld se intenta pasar un mensaje de optimismo, pero lo cierto es que hay mucha preocupación en el sector".

Según este ejecutivo catalán, "a pesar de todo, se seguirá vendiendo bien lo más caro y lo más exclusivo. En el fondo, es más fácil vender un reloj de 100.000 euros que uno de 3000".

El gigantesco espacio de exposiciones cuenta con dos plantas donde se presentan los relojes de las grandes y pequeñas firmas, pero atravesando una pasarela el visitante llega a un oasis del lujo más absoluto.

El santo de los santos: el área destinada a las joyas. Un espacio donde el ruso se escucha casi tanto como el árabe y donde los turistas japoneses sacan fotos entre comentarios atónitos. Es allí donde presenta sus propuestas otro español: Bernat Rubí.

Tras varios años sin presentarse en Baselworld el joyero catalán decidió volver esta edición. ¿La razón? "Dada la época tan difícil que se está viviendo en España hemos pensado que era un momento de oportunidades. Hemos venido para asumir riesgos y abrirnos al mercado exterior, sobretodo de los Estados Unidos".

Según Bernat Rubí, no hay motivos de queja. De momento. "El mercado está experimentando cambios y las grandes marcas comienzan a rever sus expectativas a la baja, pero sigue habiendo pedidos", afirma.

Por su parte, Álvaro Blanco-Hotiguera, director de Calvin Klein Relojes, valora positivamente el encuentro de Basilea. "Baselworld sigue siendo, sin duda, la mayor cita mundial de la industria del lujo". Y aunque "será difícil mantener las cifras de negocio de años pasados, las perspectivas son buenas". Destaca igualmente que numerosos clientes que no han podido venir personalmente a Suiza están "saturando las listas de pedidos por Internet".

Termómetro de la industria

Entre 'top-models', canapés de caviar y champán, una conclusión se impone. Es pronto para juzgar el calado de la crisis en el mundo de los relojes y las joyas. Esa opinión es unánime entre todas las personas consultadas. "Es una feria demasiado larga", comenta Mónica Ripoll, "y sólo el jueves podremos hacer una valoración realista de la situación".

Ripoll es directora de 'Cuervo y Sobrinos', una empresa española de joyería y relojería fundada en La Habana en 1962. Según la empresaria, la palabra clave en 2009 es "prudencia". "Creo que se mantendrá el negocio, pues tenemos concertadas muchas citas. Pero sólo se verá una tendencia pasado el fin de semana, que es cuando llegan más visitantes", sostiene Ripoll.

El 'Papa' de la relojería suiza, el legendario Nicolas Hayek, patrón y fundador de Swatch, comentó en rueda de prensa que las previsiones para 2009 son buenas: "Las exportaciones de relojes suizos representan en 2009 16.000 millones de francos, contra 17.000 en 2008".

A su juicio, "sigue siendo un muy buen nivel de ventas". La respuesta a la incógnita sobre el estado del tercer pilar de la economía suiza se tendrá el jueves de la semana próxima, cuando los restaurantes, hoteles, cafés y taxis de Basilea vuelvan a su sereno ritmo habitual.

swissinfo, Rodrigo Carrizo Couto, Basilea

Baselworld

Baselworld presenta el trabajo de 1.952 expositores de 45 países en un colosal espacio de 160.000 m2.

Este año espera recibir 100.000 visitantes llegados de los cinco continentes.

La gran feria del lujo se acerca al siglo de vida. Su primera edición se remonta a 1917. Desde 1931 tiene lugar la primera Feria de Relojería de Suiza.

Hasta 1973 el evento era estrictamente helvético.

Tras unos años de crisis, la feria abrió finalmente sus puertas al planeta en 1986, cuando los primeros expositores extranjeros fueron admitidos.

El nombre de Baselworld fue adoptado en 2003.

La relojería es el tercer sector industrial de Suiza.

Sus exportaciones en 2008 alcanzaron los 18.000 millones de francos suizos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes