Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Juicio en Fráncfort Espía suizo se salva de la cárcel en Alemania

Un ciudadano suizo fue declarado culpable de espiar a las autoridades fiscales del estado alemán de Renania del Norte-Westfalia (NRW). Daniel M. fue juzgado en Fráncfort y condenado a 22 meses de prisión condicional y una multa de 40 000 euros (46 600 francos).

daniel m

Daniel M. (de pie) durante el juicio.

(Keystone)

El veredicto pone término a un caso que tensó las relaciones diplomáticas suizo-alemanas desde la detención del expolicía helvético de 54 años, el pasado mes de abril

Daniel M. fue acusado de infiltrar a un ‘topo’ en las oficinas de la autoridad tributaria del citado estado alemán, con el fin de identificar, para el Servicio Federal de Inteligencia de Suiza (FIS), a los inspectores que rastreaban a clientes alemanes de bancos suizos.  

El exagente de policía, experto en seguridad y detective privado admitió haber realizado operaciones por encargo del FIS -por las que cobró 28 000 euros (32 500 francos)-, pero negó haber introducido algún espía.

Confesó también la contratación de otro detective privado con sede en Frankfurt para que investigara los nombres, direcciones y números de teléfono de los funcionarios fiscales alemanes. Sin embargo, insistió en que no fue posible ubicar a una persona al interior de la oficina tributaria.

“Estoy seguro de que nunca hubo [un topo], dijo en octubre. Estoy avergonzado, este asunto es muy embarazoso”.

Sus motivaciones para asumir la misión, según explicó, fueron “patriotismo, deseo de aventura, búsqueda de ganancias e indignación”, argumentos fuertemente impulsados por sus abogados durante el juicio.

Sin cárcel

La sentencia se encuentra en un punto intermedio entre las demandas de los fiscales, que querían una pena de cárcel de hasta dos años, y las de la defensa, que pidió 18 meses.

Daniel M. evitó la cárcel tras acordar hace unas semanas revelar detalles de las actividades de espionaje que llevó a cabo durante casi cuatro años y que culminaron en febrero de 2015.

Las operaciones se produjeron en un momento de tensión entre Alemania y Suiza en torno a la evasión fiscal. Tras la crisis financiera de 2008, las autoridades alemanas -sobre todo del estado de Renania del Norte-Westfalia- gastaron millones de euros en comprar datos robados a bancos suizos que revelaban los nombres de miles de clientes.

El caso de Daniel M. ha provocado indignación en Alemania, pero las autoridades suizas han defendido sus esfuerzos para combatir el robo de información secreta de negocios.


swissinfo.ch y agencias

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×