Navigation

La UE aprueba medicamento de Novartis para diabetes

Novartis

La multinacional farmeceútica con sede en Basilea, Novartis, anunció que la Comisión Europea ha aprobado el producto Galvus para el tratamiento de pacientes que presentan diabetes tipo 2 con insuficiencia renal moderada o grave.

Este contenido fue publicado el 12 diciembre 2011 - 15:19
swissinfo.ch

Galvus está comercializado actualmente para pacientes sin insuficiencia renal o con insuficiencia renal leve y, con esta aprobación, se amplían las opciones terapéuticas para los pacientes con insuficiencia renal moderada o grave.

La insuficiencia renal afecta aproximadamente a una cuarta parte de los 366 millones de personas con diabetes en todo el mundo y es una causa importante de mortalidad en esta población.

El control de la glucemia en pacientes con diabetes tipo 2 e insuficiencia renal resulta complejo ya que muchos antidiabéticos orales no se recomiendan, están contraindicados o se han de utilizar con precaución. Por lo tanto, los médicos tienen pocas opciones terapéuticas para estos pacientes de alto riesgo, indica Novartis.

“Con esta aprobación, los médicos dispondrán de un nuevo tratamiento muy necesario para el control de la glucemia en una población de pacientes vulnerables cuyo tratamiento constituye un desafío de primer orden,” comentó Timothy Maloney, director internacional del área de atención primaria de Novartis.

Galvus

Galvus (vildagliptina) es un inhibidor de la DPP-4 que actúa bloqueando en el organismo la degradación de las hormonas ‘incretinas’, que estimulan la secreción de insulina por el páncreas.

Su mecanismo de acción se dirige a la disfunción de la células alfa y beta de los islotes pancreáticos que provoca concentraciones de azúcar en sangre elevadas en pacientes con diabetes tipo 2.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo