Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Lo que queda en caso de quiebra bancaria

La gente en Suiza sigue con preocupación la evolución de los mercados financieros.

(Keystone)

En Suiza, la garantía de depósitos bancarios asciende a 30.000 francos por persona, una suma significativamente inferior a la de otros países europeos. El Ministerio de Finanzas evalúa la necesidad de aumentarla. Una solución que no convence a todos.

¿Quién ofrece más? En los últimos días los gobiernos de muchos países occidentales han comenzado, como si fuera una subasta, a ver quién aumenta más la cifra de garantía de los depósitos bancarios en caso de bancarrota.

La legislación europea fija esta suma a 20.000 euros (31.000 francos). Los 27 ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) se comprometieron en reunión de emergencia (07.08) a ampliar la garantía a 50.000 euros.

En un intento por dar confianza a los ahorradores, muchos Estados de la UE han tomado medidas unilaterales. En Irlanda, por ejemplo, las autoridades se han empeñado en garantizar los depósitos en los bancos del país por un total de 400.000 euros.

La canciller alemana, Angela Merkel, por su parte, incluso anunció que el Estado garantizará todas las sumas depositadas en la banca germana, sin precisar dónde encontrará la centena de miles de millones de euros necesaria para afrontar una eventual quiebra (se habla de 1.600 millones de francos en ese panorama catastróficos). La posición germana también hizo eco en Austria y en Portugal, lo que ha provocado el malestar del primer ministro británico, Gordon Brown, quien esperaba una mejor coordinación estratégica entre los países europeos.

En Suiza, garantizados 30.000 francos

Luego de haber dado cuenta de una cierta impasibilidad sobre el tema, el gobierno suizo reaccionó el pasado lunes a la cacofonía de anuncios provenientes de Europa, al anunciar que intervendrá para aumentar el monto de garantía. En una entrevista a la televisión suiza SF, la ministra de Finanzas, Evelyne Wydmer-Schlumpf, declaró que la situación actual "no es óptima" y que la protección de depósitos bancarios "es objeto de verificación".

Con 30.000 francos por persona, la protección de depósitos bancarios en Suiza es inferior a la de otros países. Además, tampoco depende del Estado, sino de los bancos, que se han constituido en asociaciones para asegurar un fondo de 4.000 millones de francos. La protección también es válida para los extranjeros que tienen cuentas en bancos helvéticos.

Si este monto no fuera suficiente, los clientes recibirían un pago proporcional.

El sistema bancario suizo es sólido

En opinión de James Nason, portavoz de la Asociación Suiza de Banqueros (ASB), se está respondiendo a temores, en parte, infundados.

¿Hay señales de una crisis en Suiza? "No, no hay. La banca en Suiza están bien capitalizada, no se pueden hacer comparaciones con los casos de Alemania o Estados Unidos".

En el mismo sentido se expresa Giovanni Barone-Adesi, profesor de teoría financiera de la Universidad de la Suiza Italiana: "El sistema bancario suizo es mucho más sólido con respecto a otros países".

"En Europa y en Estados Unidos, los inversionistas están preocupados porque observan una falta de transparencia y porque no saben bien cómo se encuentra la situación en estos momentos. En Suiza, por el contrario, no se vive una situación de pánico, ya que los bancos han hecho un buen trabajo de limpieza de sus balances y, como en el caso del UBS, se han comunicado con transparencia", considera el especialista.

Sin fugas

No se ha asistido a ninguna fuga de la cartera de clientes. "El UBS habría perdido tal vez a algunos, pero el dinero de cualquier forma se ha quedado en Suiza".

Para Fernando Martins Da Silva, estratega en el Banco Cantonal de Vaud, se debe intervenir sólo en caso de que el aumento de la garantía en los países de la UE conduzca a un aflujo de capitales de Suiza hacia el sector de esos 27 países, un escenario que por ahora no se ha verificado.

De acuerdo a algunos expertos, aumentar la garantía podría resultar contraproducente, porque muchos ahorradores podrían interpretarlo como una señal de peligro. No obstante, Ivan Dusakov, profesor de gestión financiera en la Universidad de Friburgo, considera que una disposición como la alemana sería seguramente positiva para la imagen de la plaza financiera suiza e infundiría confianza a los clientes bancarios.

Sin embargo, declara que "sería técnicamente imposible de aplicar" esa medida, puesto que "Suiza es una de las principales plazas financieras del mundo en la gestión patrimonial. Las autoridades no tienen en absoluto los medios para garantizar todo aquello depositado en las instituciones helvéticas".

Un replanteamiento del sistema es de cualquier modo indispensable, afirma Manuel Amman, profesor de finanzas de la Universidad de San Gall, citado por la Agencia Telegráfica Suiza (ATS). Aquellos días en los que los riesgos de los fondos bancarios se reparten por todo el sector tendrían que terminar.

En el futuro, considera Amman, sería preferible que los costos para la protección de los ahorros fuera subdividida en las instituciones bancarias en función del riesgo. "Con ello, la banca prudente no ser vería ya perjudicada". Y los ahorradores podrían dormir un poco más tranquilos.

swissinfo, Daniel Mariani
(Traducido del italiano por Patricia Islas Züttel)

Recorte de tasas de interés

Bancos centrales de todo el mundo recortaron este miércoles (08.10) al unísono los tipos de interés en una respuesta conjunta a la crisis financiera internacional, dando un empujón a los maltratados mercados de acciones.

El BCE bajó su tipo de interés clave en medio punto al 3,75 por ciento, en el primer recorte de tipos desde 2003. La Reserva Federal bajó el tipo de los fondos federales en la misma proporción al 1,5 por ciento, y China y los bancos centrales de Reino Unido, Suiza, Suecia y Canadá hicieron lo propio en una respuesta coordinada que los analistas habían estado demandando.

Los futuros de acciones de Estados Unidos saltaron con el anuncio, y las bolsas de otras partes del mundo reducían sus pérdidas.

El Ibex-35, que llegó a perder más de un 6,5 por ciento esta mañana, subió casi un 0,5 por ciento antes de volver a caer a las 13:12 horas un 0,75 por ciento.

Antes del recorte de tipos, las bolsas de todo el mundo habían continuado su espiral bajista en medio de la peor crisis financiera en casi 80 años y los temores de una recesión global.

Fin del recuadro

Un fondo de 4.000 millones de francos

En Suiza, la suma garantizada en caso de quiebra de una institución bancaria es de 30.000 francos por persona, sea cual fuere su domicilio. Esto vale también en el caso de que el cliente tiene una deuda bancaria. Por ejemplo, si dispone en su cuenta de un saldo de 30.000 francos, y tiene también una hipoteca de un millón, recibe igualmente el importe de 30.000 francos.

Esta garantía se aplica en cada uno de las instituciones bancarias suizas Por ejemplo, si el cliente X tiene una cuenta de 40.000 francos en un banco, y 50.000 en otro, en caso de bancarrota de sendas instituciones, el ahorrador tiene derecho a 60.000 francos.

El fondo de garantía, dotando con 4.000 millones de francos, fue creado y es gestionado por la banca suiza.

Aquel cliente que tenga títulos comprados a través de un banco suizo no debe inquietarse en caso de colapso. Las acciones y las obligaciones en caso de liquidación de la institución bancaria son consideradas como propiedad del cliente. Lo mismo es válido para los fondos de inversión.

Esta garantía no compete a la banca postal suiza ni a los bancos cantonales. En ambos casos, los haberes son protegidos son protegidos por la Confederación, en el primer caso, y por las autoridades cantonales.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×