Navigation

Megarricos que pueden permitirse un permiso de residencia en Suiza

Los cantones suizos pueden conceder permisos de residencia a extranjeros no europeos si consideran que sus ingresos tributarios son interesantes. © Keystone / Ti-press / Alessandro Crinari

Entre 146 000 y 420 000 francos es lo que los extranjeros ricos no europeos tienen que pagar en concepto de impuestos para obtener un permiso de residencia en Suiza. Según una encuesta de la televisión suiza RTS, 653 personas se han beneficiado de esta dispensa de la Ley de Extranjería desde 2008.

Este contenido fue publicado el 23 noviembre 2020 - 11:00
Jérôme Galichet, RTS

Estas grandes fortunas se instalan en Suiza negociando una suma fija global de impuestos anuales, que varía –y mucho– de un cantón a otro. La mayoría de los beneficiarios son rusos (en torno al 30% de los permisos de residencia concedidos).

Turcos, chinos, ucranianos y ciudadanos de los países del Golfo también son adictos a esta posibilidad que ofrece Suiza.

Aumento de solicitudes desde el confinamiento

Depuis l'arrivée de la Covid-19 et le confinement, des millionnaires du monde entier contactent des cabinets de consultants pour acheter des permis de résidence. Ils cherchent à échapper à l’épidémie ou aux infrastructures de santé défaillantes de leur pays.

«La Suisse est la Rolls-Royce des destinations. Le monde est de moins en moins sûr. Ces riches étrangers recherchent un plan B. Ils veulent également un pays qui dispose de bonnes infrastructures de santé», explique Enzo CaputoEnlace externo, un avocat actif dans le domaine des visas dorés et des forfaits fiscaux à Zurich.

Permisos B “comprados”

Desde la llegada de la COVID-19 y el consiguiente confinamiento, millonarios de todo el mundo se han puesto en contacto con empresas consultoras para adquirir permisos de residencia en Suiza. Buscan escapar de la epidemia o de las deficientes infraestructuras sanitarias en sus países de origen

“Suiza es el Rolls-Royce de los destinos. El mundo cada vez es menos seguro. Estos extranjeros ricos buscan un plan B. También quieren un país con buenas infraestructuras sanitarias”, explica Enzo CaputoEnlace externo, abogado que ejerce en Zúrich en el área de los visados de oro y los paquetes de estímulos fiscales.

De 146 000 a 415 000 francos en impuestos

El Jura es el cantón en el que el impuesto fijo (y por lo tanto el permiso B) resulta más barato, según los importes mínimos de los que los cantones francófonos han informado a la redacción de Mise au Point. Un extranjero no europeo soltero tiene que pagar en el Jura un mínimo de 146 816 francos en concepto de impuestos. Le siguen Neuchâtel (190 000), Friburgo (209 000) y el Valais (287 882). Los cantones que más impuestos exigen para entrar son Ginebra y Vaud, con un pago en concepto de impuestos de 312 522 y 415 000 francos, respectivamente.

Desde 2015, Ginebra es el cantón que más permisos tipo B ha concedido a personas ricas de fuera de Europa (58). El podio lo completan el cantón de Vaud (24) y el del Valais (16).

Si sumamos los beneficiarios de la Unión Europea, a finales de 2018, 4 557 personas estaban sujetas a una tarifa plana de impuestos. Cada año estas personas pagan 821 millones de francos en concepto de impuestos.  

A pesar de que las condiciones para conceder franquicias fiscales se han endurecido en los últimos años, los ingresos han seguido aumentando, con un incremento de 100 millones de francos entre 2014 y 2018.

Traducción del francés: Lupe Calvo

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo