Navigation

¿A dónde van los miles de millones del Banco Nacional Suizo?

El presidente de la BNS, Thomas Jordan, que en la imagen muestra el nuevo billete de 100 francos, ha decidido hacer un regalo posnavideño a la Confederación y a los cantones. © Keystone / Laurent Gillieron

En 2019, el Banco Nacional Suizo logró un beneficio de 49 000 millones de francos, el segundo más alto de su historia. Frente a una montaña de dinero, la institución decidió hacer una contribución más “generosa” a la Confederación y a los cantones.

Este contenido fue publicado el 09 enero 2020 - 15:28

¿De dónde viene esa ganancia millonaria?

End of insertion

Los resultados del Banco Nacional SuizoEnlace externo (BNS) obedecen principalmente al buen desempeño de los mercados de capital, divisas y oro en el 2019. Aprovechando entre otras cosas del fuerte avance del mercado accionario global, el banco central obtuvo un beneficio de 40 000 millones de francos en valores de divisas, mientras que una ganancia de casi 7 000 millones se debió al aumento del precio del metal amarillo. El BNS anunció este jueves (09.01.20) un beneficio total de 49 mil millones de CHF para el año que acaba de terminar. Las cifras definitivas serán anunciadas en marzo.

¿Por qué el BNS ha tenido excedentes tan altos durante algunos años?

End of insertion

En 2008, muchos gobiernos demostraron no estar preparados y carecer de los recursos necesarios para hacer frente a la grave crisis financiera que había estallado a nivel internacional. Desde entonces, diversos bancos centrales, comenzando por los americanos y los europeos, empezaron a intervenir mucho más activamente en los mercados para evitar el colapso del sistema financiero y de las propias economías.

Una política seguida también por el BNS que en 2008 puso sobre la mesa más de 50 000 millones de francos para salvar al UBS, y en los años siguientes intervino continuamente en los mercados de divisas para evitar una apreciación excesiva del franco. Para ello, el BNS tuvo que aumentar masivamente sus reservas de divisas, que pasaron de 80 a 800 000 millones de francos en una década. Una suma que incluso supera el PIB suizo anual.

El fuerte crecimiento de las reservas del BNS en los últimos años ha dado lugar a ganancias mucho más altas, pero también a pérdidas mucho más importantes.

Contenido externo


¿Entre quiénes se reparten los benefician del banco central?

End of insertion

La distribución de los beneficios se rige por un acuerdo entre el Ministerio de Finanzas y el BNS. Para el período 2016-20, este acuerdo prevé atribuir al menos 1 000 millones al año a la Confederación (1/3) y a los cantones (2/3) si la reserva para futura distribución presenta un saldo positivo. Este importe se incrementará a 2 000 millones si la reserva supera los 20 000 millones. Bajo esta regla, la Confederación y los cantones casi siempre reciben dinero, incluso en los años en que el BNS registra pérdidas. Hasta ahora, solamente el ejercicio de 2013 ha sido una excepción.

Contenido externo

Constituido bajo la forma de una sociedad anónima, el BNS destina también parte de sus ganancias a sus accionistas. Dado que el banco central tiene un mandato de derecho público, el dividendo a los accionistas está legalmente limitado al 6% del capital social, dividido en 100 000 acciones. La mitad está en manos de los cantones, bancos cantonales y otros organismos de derecho público.

¿Por qué el BNS ha decidido ahora una contribución más generosa?

End of insertion

El banco central ha indicado que la reserva para futuras distribuciones de beneficios alcanzó un nivel récord de 86 000 millones de francos, lo que permite destinar a la Confederación y a los cantones una contribución adicional, aún no especificada, que se agrega a los 2 000 millones convencionales. Con esta decisión, el BNS tiene en cuenta, en cierta medida, las crecientes críticas formuladas en los últimos años por sectores políticos, sindicatos y cantones. 

De acuerdo con la Constitución suiza, el BNS debe seguir una política monetaria de interés general para el país y no a lograr y distribuir beneficios.  Además, la independencia del banco central es reconocida por todos los principales partidos. Pero en los últimos años, con el espectacular crecimiento de las reservas de divisas y de los beneficios, la presión para una distribución más generosa ha aumentado.

Los sindicatos piden, por ejemplo, que una parte de los beneficios sea utilizada para sanear el Seguro de Vejez y Supervivencia (AVS AHV) o aumentar las rentas de los fondos de pensiones, que son penalizadas por la política de tasas de interés negativo del propio BNS desde hace cinco años. “¿Cómo explicarle a la gente que tiene que apretarse el cinturón cada vez más, con un debilitamiento de las pensiones, cuando el BNS no sabe qué hacer con sus miles de millones de beneficios?”, preguntó recientemente el presidente de la Unión Sindical Suiza, Pierre-Yves Maillard.

Hace apenas unas semanas, el presidente del banco central, Thomas Jordan, había rechazado categóricamente estas peticiones, afirmando entre otras cosas que “sería peligroso mezclar la política monetaria y la política social. Sería perjudicial para el buen funcionamiento del BNS, ya que lo pondría bajo una presión inútil”.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.