La homofobia a través de algunos ejemplos

La lucha contra toda forma de violencia contra las personas LGBTIQ continúa en Suiza como en muchos otros países del mundo. En la gráfica, 'Viet Parade', en Hanoi, Vietnam, el 3 de agosto de 2014. Keystone

El Consejo Nacional (cámara baja) suizo aprobó esta semana una iniciativa para que el Gobierno pueda combatir más eficazmente la homofobia. Aún en 2018 los medios de prensa dan cuenta regularmente de agresiones contra personas LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queer).

Este contenido fue publicado el 26 septiembre 2018 - 15:56

El Consejo Nacional aprobó el martes la complementación del artículo 261bis del Código Penal, conocido como la “norma antirracista”, que en adelante sancionará la discriminación basada en la orientación sexual o la identidad de género. El proyecto aún debe ser respaldado por el Consejo de Estados (cámara alta).

La nueva norma permitirá castigar agresiones o actitudes homofóbicas, como las que se produjeron en estos cinco casos recientes.

PNOS propone un impuesto sobre la homosexualidad

End of insertion

El partido de extrema derecha, de la Suiza de habla alemana, PNOS (‘Partei National Orientierter Schweizer’) propone luchar contra la homosexualidad mediante la introducción de un impuesto, prohibiéndola en el espacio público y alentando a los homosexuales a “curarse”. En una declaración publicada el 28 de agosto, uno de los estrategas del partido, Florian Signer, estima que la homosexualidad “degeneró en una pseudoreligión” que se propaga. Está convencido de que Europa experimenta “un declive demográfico” y que “los homosexuales constituyen un riesgo adicional”.

“La homosexualidad es un síntoma como la fiebre del heno”

End of insertion

En el cantón de Ginebra, una investigación fue abierta en agosto pasado contra un médico general y homeópata que afirmaba poder actuar sobre la homosexualidad. Preguntado por televisión pública RTS, enfatizó: “La homosexualidad es un síntoma como cualquier otro, como podría ser el dolor de cabeza o la fiebre del heno, etc. No entiendo dónde está el problema”.

Contenido externo


Un obispo suizo conecta la homosexualidad y los abusos sexuales en la Iglesia

End of insertion

En una entrevista transmitida el 22 de agosto por el canal católico EWTN, el obispo auxiliar de Coira, Marian Eleganti, afirma que “90%” de los abusos sexuales cometidos en la Iglesia Católica estadounidense “está directamente asociado con tendencias homosexuales”.

Contenido externo


Agresión contra dos jóvenes homosexuales en Neuchâtel

End of insertion

Dos amigos son golpeados a orillas del lago de Neuchâtel la noche del 9 al 10 de junio, porque son homosexuales. “Vamos a hacerte correr, ¡maldito maricón!”, gritaron los atacantes a una de las víctimas. El saldo para los dos jóvenes: traumatismo craneoencefálico, pérdida de la conciencia, rotura de dientes, contusiones y hematomas. Los agredidos deciden denunciar el ataque en las redes sociales.

Contenido externo


Agresión verbal en un tranvía de Ginebra difundida por Facebook

End of insertion

En diciembre de 2017, una agresión homofóbica filmada en un tranvía en Ginebra crea controversia en las redes sociales. Un hombre insulta a un pasajero. “Lárgate de aquí (...) querías ligar conmigo (...) yo no me tiro a maricones”. El aludido, Jordan Davis, periodista de la RTS, filma la escena con su teléfono inteligente. Para ayudar a la víctima, otros pasajeros obligan al atacante a bajarse en la siguiente parada.

Suiza debe dotarse de estadísticas y registrar este tipo de discriminaciones, dicen las organizaciones que defienden los derechos de las personas LGBTIQ. La línea telefónica de ayuda establecida en 2017 registra al menos dos agresiones homofóbicas o transfóbicas por semana. Esto es solo la punta del iceberg, ya que muchos casos no son señalados.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo