Navigation

EFTA-Corea del Sur: entra en vigor acuerdo comercial

Corea del Sur y la EFTA abren rutas comerciales de reciprocidad. Keystone

Este viernes, 1 de septiembre, arranca el acuerdo comercial entre el país asiático y la Asociación Europea de Libre Comercio (Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega).

Este contenido fue publicado el 31 agosto 2006 - 13:14

Suiza tendrá nuevas oportunidades para exportar maquinaria, químicos y relojería. A cambio, importará textiles, zapatos y productos electrónicos.

Asia concentra el futuro del comercio y la economía mundial.
No es extraño.

Se trata de la única región que posee 3.300 millones de habitantes... O clientes potenciales visto desde la perspectiva de los empresarios. Y dentro del citado continente, tres diamantes son codiciados por todas las economías liberales: China, India y Corea del Sur.

Esta última, es la tercera potencia económica de Asia, y es simultáneamente la décima a nivel mundial, siete sitios adelante de Suiza, que ocupa el lugar 17, según datos del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés).

Y justo a partir de este viernes (01.09), la Confederación Helvética y el resto de los países miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) –integra también a Islandia, Liechtenstein y Noruega en un activo bloque comercial fuera de la Unión Europea (UE)- pondrán en marcha un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur que abrirá nuevas oportunidades de negocio para los cinco integrantes del mismo.

El interés sobre Asia

Como citó el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante su reciente asamblea de primavera (abril 2006) en el World Economic Outlook (WEO), documento que elabora dos veces por año para dar nortes sobre la evolución de la economía mundial:

"Sorprende al mundo el crecimiento económico de Asia, que crece a tasas superiores al 8% anual –cuatro veces el ritmo helvético-".
Y Suiza en particular, le vende a Asia mucho más de lo que le compra.

Mientras sus exportaciones suman 26.700 millones de francos suizos para destinos como China, Hong Kong, Japón, Singapur, India, Corea del Sur y Taiwán; importa de esos países bienes por 12.733 millones de francos.

El potencial en ambos sentido es pues, aún muy alto.
Los productos más exportados –y solicitados- de manufactura suiza son los materiales químicos, farmacéuticos, maquinaria, relojería. Y los helvéticos suelen comprar textiles, zapatos, ropa y aparatos electrónicas.

¿Quién es Corea del Sur?

Corea del Sur vivió en letargo económico durante la primera mitad del siglo XX. La segunda mitad, estuvo marcada por una guerra interna, y luego de 1955 por el desarrollo de su industria manufacturera, que fue el eje de su economía hasta finales de los 80´s aproximadamente.

Y a partir de entonces, como en prácticamente el resto de las economías del globo, el sector servicios desplazó a la industria y hoy explica más de la mitad de la actividad productiva del país.

Sin embargo, Corea del Sur tiene un rasgo económico en común con Suiza, uno que por cierto les ha permitido expandir sus economías: un pujante sector exportador.

En Corea, el 70% de la riqueza nacional se explica en las exportaciones, ya que el mercado interno sería incapaz de consumir todo lo que la industria y los servicios son capaces de producir. Exactamente el mismo esquema helvético.

E inmersa en un intenso proceso de transformación, Corea del Sur vive desde el 2005, lo que su gobierno ha llamado el "Nuevo Reto", que consiste en un controvertido paquete fiscal que implicará la inyección de 11.200 millones de francos suizos de las arcas públicas para acicatear el desarrollo de zonas económicas libres, ciudades satelitales y áreas de reposo, que impulsarán la construcción, la tecnología y otros sectores.

Una oportunidad que Suiza pretende aprovechar. Y que Corea del Sur, por su parte, también desea explotar, porque el fracaso de la ronda de Doha en Cancún, México, en septiembre del 2003, dejó claro a todas las economías del mundo que era prioritario revisar su política comercial.

Es bueno recordar que no todo son acuerdos multilaterales. Los convenios con bloques más pequeños o de carácter bilateral son también básicos.

TLC entre Suiza y EFTA

Este viernes (01.09) y luego de meses de negociación, entrará en vigor un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Corea del Sur y los cuatro miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

Es el tercer acuerdo comercial sudcoreano luego de los firmados con Chile y Singapur.

Y esta vez, el objetivo es abrir fronteras a Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein y otorgar privilegios arancelarios a los productos venidos de Corea del Sur.

Dejando de lado los tecnicismos comerciales, el TLC tiene por objeto eliminar el pago de aranceles (impuestos) para todos los productos industriales y marinos que Corea del Sur exporte a la EFTA.

Esto se traducirá en concreto en entrada de productos electrónicos, partes de automóviles y textiles para Suiza y sus otros tres vecinos europeos.

También serán reconocidos como sudcoreanos aquellos productos que se manufacturen en Corea del Norte, pero sólo en la ciudad industrial de Kaesong, debido a que fue construida íntegramente a base de capital sudcoreano.

Con este acuerdo se persigue un doble objetivo:
Por parte de la EFTA, generar un superávit comercial del orden de los 3 millones de francos suizos anuales con respecto a Corea del Sur, según prevé el Instituto Internacional de Política Económica de Seúl, a partir de la venta de productos de relojería, maquinaria y químicos.

Y por parte de Corea, esta nueva etapa comercial representará expandir su mercado, pero, sobre todo, abrir la puerta hacia el Viejo Continente, un destino comercial que le interesa como nunca en el siglo XXI.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

Al terminar la II Guerra Mundial (1945), Corea se dividió en dos. Al Norte, con influencia comunista. Al sur, con tendencia capitalista. En 1950 inició la guerra de Corea, la ONU apoyó al Sur y China al Norte, conflagración que concluyó en 1953.

Actualmente, Corea del Sur posee una economía con un mercado laboral muy flexible y de bajos salarios, tendencia contraria a la que se sigue en Suiza.

El Banco Central de Corea del Sur ha aplicado durante tres años una política monetaria laxa, es decir, de tasas de interés bajas que incentivan el crecimiento económico.

Corea del Sur tiene acuerdos firmados con Suiza en lo siguientes dominios: Acuerdo de Inversión (1971), Transportes Aéreos (1976), y Derechos de Autor (1977).

End of insertion

Datos clave

El crecimiento poblacional fue frenado abruptamente en Corea del Sur hacia 1950. Hoy, la tasa de natalidad es de apenas 0,7% anual.

El ingreso per cápita de cada sudcoreando es de 20.128 francos suizos.

La tasa de desempleo de 3,7%.

Los cuatro países de la EFTA –Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein- están fuera de la Unión Europea (UE).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.