Navigation

El censo 2000 en Suiza empleará Internet

Carlo Malaguerra, director de la Oficina Federal de Estadística, en una foto tomada en octubre de 1999. Keystone

Hasta el 5 de diciembre, todos los residentes suizos deben responder a un cuestionario enviado por la Oficina Federal de Estadística. Por primera vez en Europa, podrán responder por Internet. Se trata del décimo sexto censo desde 1850.

Este contenido fue publicado el 09 noviembre 2000 - 17:29

"El censo federal de la población es una radiografía esencial de la sociedad" señaló este jueves, en Berna, el director de la OFS, Carlo Malaguerra al significar que es el "único instrumento capaz de describir detalladamente el microcosmos complejo de Suiza".

Más del 90 por ciento de la población recibirá por correo, entre el 27 de noviembre y el 1 de diciembre, los cuestionarios preimpresos y podrá reenviarlos gratuitamente por el mismo medio o por Internet. Quienes lo hagan por correo tienen plazo hasta el 12 de diciembre.

Censo electrónico

Por primera vez en Europa, Suiza ofrece la posibilidad de llenar los formularios por Internet. "Señal de que nuestro país pertenece a la sociedad de la información", añadió Malaguerra refiriéndose a este recurso proporcionado por la tecnología moderna.

Junto con el cuestionario en papel, los ciudadanos recibirán el nombre de usuario y el código que les permitirá acceder a la página www.e-census.ch. La condición es disponer de ordenador y entrada a la Red.

Tradición arraigada

El recuento sistemático, realizado cada década, permite acopiar datos sobre la evolución demográfica, económica, social y cultural de Suiza.

El censo de la población constituye una fuente de informaciones fundamentales para la democracia. Los datos recogidos proporcionan la base de la planificación y la decisión indispensables para los medios económicos y políticos, así como para los científicos.

Los primeros recuentos completos de la población suiza se remontan a 1798, 1835 y 1837, pero dejaron lagunas.

Apenas creado el Estado federal moderno, en 1848, surgió la imperiosa necesidad de estadísticas fehacientes; sobre todo para establecer la distribución proporcional de los escaños en el Consejo Nacional (diputados) y los contingentes militares entre los cantones.

El primer empadronamiento federal tuvo lugar en marzo de 1850 y estableció un total de 2.392.740 habitantes. Los formularios incluyeron criterios tales como sexo, estado civil, profesión y confesión. El consejero federal Stefano Franscini, considerado como el "padre de la estadística suiza", participó personalmente en el conteo.

Diez años después, en 1860, los formularios que debían llenar los jefes de familia fueron enviados por primera vez a cada hogar. En el mismo año fue creada la Oficina Federal de Estadística y fue promulgada la ley que dispone la realización de censo cada diez años.

Hasta 1910, los resultados eran calculados a mano. Las primeras máquinas de calcular tomaron el relevo en 1920, antes de ceder el paso al ordenador en 1960.

Las informaciones acopiadas eran ampliadas progresivamente. Al número de personas y hogares se añadieron después los alojamientos y los edificios. Desde 1930 se toman también en cuenta los movimientos pendulares, y a partir de 1970 los medios de transporte.

La creciente avidez de información despertó la desconfianza en una parte de los empadronados. Así surgió, en 1988, la necesidad de completar las disposiciones de la ley con medidas que normen la protección de datos.

swissinfo y agencias




Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.