Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El cerebro funciona a toda edad

El cerebro mantiene hasta la edad avanzada su plasticidad, base del aprendizaje

(Keystone Archive)

La Semana del Cerebro en varias ciudades suizas permite confrontar prejuicios como la imposibilidad de tocar el violín o aprender alemán a los 70 años.

Durante mucho tiempo se creyó que el hombre nacía con cierto capital de neuronas, cuyo quebranto se producía sólo con el correr del tiempo. Hoy sabemos que las últimas investigaciones desmienten completamente esa idea.

"La pérdida neuronal no sólo es mínima y limitada a ciertas zonas, sino que el cerebro tiene la facultad de regenerarse fabricando nuevas neuronas a partir de sus células madre", constata el profesor Pierre Magistretti, neurobiólogo y director del Instituto de Fisiología de la Universidad de Lausana.

Aprendizaje a cualquier edad

Mejor aún. Se ha descubierto que la plasticidad del cerebro - privilegio atribuido durante mucho tiempo a la juventud - se conserva a cualquier edad. "La plasticidad es la base de los procesos de aprendizaje. Es la facultad que tienen las neuronas para establecer nuevas conexiones entre sí", explica Pierre Magistretti.

Eso significa que no hay edad para aprender alemán, tocar el violín o subirse a un escenario, como testimonia el éxito de grupos teatrales de personas de la tercera edad.

"No sólo es posible, sino que muy recomendable", precisa Pierre Magistretti. Según el catedrático de Lausana, lo importante es afrontar los retos, porque las actividades rutinarias no favorecen al mantenimiento ni al desarrollo de las facultades cerebrales.

Lo que hasta hace poco era apenas una intuición, hoy se puede explicar científicamente. En efecto, las actividades nuevas son las únicas que permiten establecer nuevas conexiones entre las neuronas (también denominadas sinapsis) y aprovechar la plasticidad intacta.

"Algunas de estas sinapsis (relación funcional de contacto entre las células nerviosas) son incluso más eficaces que las viejas", anota Pierre Magistretti. El cerebro no tiene una sola configuración para todos, como ocurre en un ordenador. Pero esos lazos internos se hacen y deshacen a medida que la máquina trabaja.

"La memoria flaquea"

El cerebro está de todos modos sujeto al envejecimiento. Y es precisamente en el nivel de las sinapsis que se manifiesta de manera más evidente. Si bien tenemos la facultad de captar novedades a toda edad, la densidad global disminuye con el tiempo.

"Este fenómeno es más marcado en ciertas zonas del cerebro que en otras", explica Pierre Magistretti citando como ejemplo las flaquezas inmediatas de la memoria, aquellas que nos hacen olvidar un número de teléfono tras cerrar el anuario, sin haber podido marcar la cifra en el teclado.

Alzheimer y los otros

Junto a esta "usura normal", los científicos se interesan en las enfermedades neuro-degenerativas que - a cuanta mayor edad -, pueden causar daños en el cerebro: pérdidas de memoria, desorientación y problemas cognitivos.

El primero de esos asesinos de neuronas es el Alzheimer que afecta a más del 10% de la población mayor de 65 años. Esta cifra aumenta a un ritmo de casi 5% por decenio, hasta llegar a 20 o 25% en personas de más de 90 años.

"Aquí se trata únicamente de los síntomas clínicos de la enfermedad de Alzheimer", precisa Pierre Magistretti, ya que, "en realidad, es identificada con certeza sólo en el 5 a 8% de las personas, a partir de los 65 años".

Precisión útil para los médicos, pero que no cambia gran cosa para los pacientes. Que lleve o no el nombre de Alzheimer, la esencia degenerativa del cerebro es siempre una realidad dolorosa.

Lo es más todavía, porque ahora conocemos la sorprendente facultad de "envejecer bien". "Después de todo, concluye Pierre Magistretti, los descubrimientos recientes terminan confirmado la imaginación popular, que veía en la edad avanzada el signo de la sabiduría, la experiencia y cierta vivacidad de espíritu".

swissinfo/Marc-André Miserez


Enlaces

×