Navigation

Skiplink navigation

El encargado de desenmascarar el dopaje en Pekín

Martial Saugy, un cientfico en bata blanca que lucha contra el dopaje. Keystone

Martial Saugy no acaparará reflectores en Pekín. Sin embargo, el antiguo atleta y actual bioquímico tendrá un papel importante como director del Laboratorio suizo de Análisis del Dopaje, de Lausana.

Este contenido fue publicado el 12 agosto 2008 - 13:54

La rebelión de los tibetanos y el asolador terremoto en Sichuan antes de los Juegos Olímpicos hacen que el mundo hable ante todo de respeto a los derechos humanos y de asistencia inmediata. ¡Nadie menciona el dopaje!

No obstante, varios expertos temen que China -empeñada en acrecentar el prestigio de la República Popular- use la porra química para que sus atletas ganen medallas de oro 'en casa'.

No cabe duda, el dopaje ha minado las Olimpiadas. Esa certeza trascendió a la opinión pública en 1988, cuando el velocista canadiense Ben Johnson arrebatara en Seúl la medalla dorada estableciendo una marca sorprendente en 100 metros planos.

Tres días después tuvo que devolverla porque el 'cohete humano' había ingerido esteroides.

Atenas también tuvo su escándalo en 2004. Los velocistas Ekaterini Thanou y Kostas Kenteris huyeron en motocicleta para eludir a los oficiales de control antidopaje, pero la prueba inicialmente evitada dio positivo.

La tarea cotidiana de Martial Saugy es desenmascarar a los transgresores del dopaje, pero el experto no cree que Pekín dé origen a 'atletas fantasmas' chinos. Entrevista.

swissinfo: Usain Bolt superó hace poco la marca mundial en 100 metros y mejoró en 31 centésimas su registro actual. ¿Es posible tal hazaña sin despertar sospechas de dopaje?

Martial Saugy: Semejante mejora en este nivel me deja perplejo; y lo digo como ex atleta. Más aún si consideramos que las condiciones climáticas no eran ideales y la pista de tartán estaba prácticamente anegada.

En la lucha contra el dopaje debemos interesarnos cada vez más en los rendimientos deportivos (regulares) y en aquellos inesperadamente extraordinarios. Un medio para hacerlo es aplicando el 'Target Testing' (controles específicos).

¿Cómo se explica que en los últimos tiempos haya marcas mundiales casi sólo en los 100 metros y apenas en otras disciplinas?

M.S.: Es cierto que en cuanto a marcas mundiales el 'sprint' (la velocidad) ha relegado a las disciplinas de aguante. Durante mucho tiempo no nos percatamos de ello. Ahora advertimos que las drogas destinadas especialmente a incrementar la resistencia, son también ingeridas por los velocistas.

Por ejemplo, jamás buscamos rastros de la eritropoyetina (EPO) en los velocistas. Esta hormona eleva la tolerancia a la lactosa (los músculos contienen luego demasiado ácido) y acrecienta la capacidad de recuperación, de manera que los atletas pueden entrenar más intensamente.

La velocista bicampeona mundial Kelly White, a quien se le descubrió el uso de sustancias indebidas en 2003, confirmó que la EPO era una de las bases de su preparación. Debemos acentuar la búsqueda de medios dopantes donde hasta ahora eran insospechados.

swissinfo: ¿Podría el récord mundial en 100 metros ser el principio de una serie de marcas en las Olimpiadas de Pekín?

M.S.: El récord de Bolt fue, a mi juicio, completamente inesperado. No creo que en Pekín veamos muchas marcas mundiales.

swissinfo: ¿Engendrarán los Juegos de Pekín 'su' medicamento dopante, en analogía con el dicho: Cada guerra tiene su droga?

M.S.: En Atenas 2004 se creyó que serían el dopaje genético y la terapia genética, pero los avances en este terreno me parecen mínimos como para que los atletas corran el riesgo de emplearlos.

Me inclino más a pensar que optarán por un 'cóctel' de sustancias dopantes cuyas propiedades aumentan, por un lado, de manera directa, el rendimiento y, por otro, liberan la producción endógena de hormonas en el cuerpo. Aquí es tal vez donde algunos atletas hallan la solución para elevar su capacidad.

swissinfo: Según la experta en antidopaje Ines Geipel, ex velocista de la antigua Alemania del Este, ya se aplicaría el dopaje genético.

M.S.: El concepto de dopaje genético abarca un campo nuevo. Si hablamos de sustancias que en el cuerpo generen una hormona, la creo poco probable en la actualidad.

El cuadro es diferente en la bioingeniería (bio-engineering). En ella intervienen productos derivados de la biotecnología que nunca llegaron al mercado como medicamentos.

swissinfo: El sector farmacéutico de China está en auge. ¿Qué papel tiene el gigante asiático en la producción de sustancias dopantes?

M.S.: El tema ha sido abordado con autoridades chinas en conversaciones con la participación de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

China está entre los grandes productores de sustancias básicas que son procesadas luego en otros países. Así lo señalan las estadísticas y quienes participan en la lucha contra el dopaje y el comercio ilegal de productos dopantes.

swissinfo: ¿Veremos en Pekín medallistas chinos que surjan de la nada, a semejanza de lo ocurrido en el Mundial de Stuttgart, en 1993, donde las corredoras chinas acapararon las medallas?

M.S.: Hay expertos y representantes de federaciones deportivas que temen tal posibilidad. La federación china de atletismo tampoco contribuye mucho a la confianza programando para fines de julio las pruebas de selección de sus atletas.

Con todo, no creo que se repita aquello. Dada la apertura de China al mercado, sería una mala publicidad que los atletas chinos dominen en ciertas disciplinas.

Claro que quieren conservar su competitividad, también en los deportes; pero la situación es completamente distinta a la de del Campeonato Mundial de 1993.

swissinfo: ¿Cuánto aporta a su afán de combatir el dopaje el pasaporte biológico del atleta, que usted tanto apoya?

M.S.: Los métodos directos para comprobar el uso de sustancias ilegales tienen límites, sobre todo porque los márgenes de tiempo para probar el dopaje son bastante breves. Es difícil acertar el momento preciso.

El pasaporte biológico muestra el perfil del atleta durante un largo periodo. Las variaciones pueden ser detectadas rápidamente, sin influencia del momento de las pruebas. Será difícil que los atletas puedan moverse sistemáticamente en el marco limitado por los parámetros establecidos. Si (alguno) quisiera engañar, tendría que manipular todos esos parámetros.

Hay parámetros sencillos como los hematocritos y la hemoglobina o la cantidad de células sanguíneas, y luego están la testosterona y las hormonas que regulan o aumentan el crecimiento.

La hormona de crecimiento (HGH) influye en varios parámetros propios del cuerpo humano, porque repercute en varios factores del metabolismo. Lo propio ocurre con los esteroides. Los productos metabólicos pueden, del mismo modo, denunciar dopaje o exponer una enfermedad.

swissinfo: Los encargados de perseguir el dopaje se encuentran casi siempre dos o tres pasos detrás del avance de los dopantes. ¿Cuál es la motivación suya en esta lucha desigual?

M.S.: Yo no creo en la medicación a la sociedad. La sociedad no debe creer que los problemas cotidianos y del trabajo – y los del deporte – se resuelven con sustancias médicas.

Soy un aficionado al deporte y disfruto de una copa de vino en ocasiones festivas, pero no consumo anfetaminas para sentirme mejor por la mañana. Tampoco quiero que mis hijos ingieran algo para hacer deporte.

Entrevista swissinfo: Renat Künzi
(Traducción: Juan Espinoza)

Laboratorio de Análisis del Dopaje (LAD), Lausana

El LAD es uno de los 34 laboratorios de referencia de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

El director del LAD, Martial Saugy, examina -junto con unos 20 colaboradores- las dos pruebas relevantes (A y B) para detectar el uso indebido de sustancias y prácticas.

El laboratorio de Lausana está especializado en la comprobación del uso de la EPO, las hormonas de crecimiento, testosterona o dopaje sanguíneo.

El LAD estará representado en Pekín por un especialista en transfusiones de sangre y hormonas de crecimiento, quien actuará además como experto de un laboratorio especializado.

Martial Saugy es asesor científico de varias comisiones antidopaje de federaciones deportivas, entre ellas FIFA y UEFA (fútbol); IAAF (atletismo), y UCI (ciclismo).
Durante la Eurocopa de junio 2008, en Austria y Suiza, dos jugadores por partido se sometieron a pruebas antidopaje. Los resultados de las 124 pruebas fueron obtenidos en Lausana.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo