Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El foro de Davos mide la fragilidad

La bandera suiza ondea en el Waldorf Astoria, sede del WEF.

(Keystone)

Por primera vez el Foro Económico Mundial sale de Suiza. En Nueva York el WEF examina la economía mundial después del 11 de septiembre.

Desde su fundación, en 1971, el Foro Económico Mundial (WEF) nunca se había reunido fuera de Davos, centro de los Alpes orientales de Suiza donde adquirió el prestigio de ser un encuentro en las montañas mágicas que inspiraron la célebre novela de Thomas Mann.

Congregada en Nueva York - en solidaridad por los trágicos atentados del 11 de septiembre- la 32ª edición del foro (31.01 - 04.02.02) propone en su programa un novedoso tema de reflexión: "Liderazgo en tiempos frágiles: visión para un futuro compartido".

Menos altivez

Ante el fantasma de una recesión que también se globaliza - sobre todo en los grandes polos económicos mundiales - y frente a los escombros de las Torres Gemelas de Manhattan, el foro parece más moderado. El clima de fragilidad es menos favorable al tono triunfalista de los años de abierta promoción de la globalización ultraliberal.

José María Figueres, uno de los directores ejecutivos y jefe del centro que en el WEF prepara la llamada agenda global, explica a swissinfo la razón del temario. "En el nuevo mundo, surgido de los hechos del 11 de septiembre, se requieren, sobre todo, liderazgo para señalar derroteros de futuro, y trabajo para reconocer que los retos no pueden ser resueltos sólo por políticos o sólo por empresarios, sino con esfuerzos colectivos para avanzar hacia una mejor convivencia".

Énfasis en las disparidades

Restaurar el crecimiento sostenible, determinar las vulnerabilidades, reducir la pobreza y lograr la equidad son temas más concretos en el programa. Aunque en el pasado estos asuntos han sido tratados, es una de las raras veces en que se pone tanto énfasis en las disparidades que anidan en la comunidad internacional.

"Hacemos hincapié porque creemos que hoy precisamos avanzar de una necesaria coalición contra el terror, hacia una coalición en favor del desarrollo, más necesaria. Si logramos poner más energía y coraje en los esfuerzos del desarrollo, tendremos una mejor convivencia, para unos, que se traducirá en mayores mercados, para otros", añade Figueres.

¿Convergencias con Porto Alegre?

Se diría que el Foro Económico Mundial retoma los lemas críticos de encuentros como el Foro social de Porto Alegre. "En estos tiempos, cuando los retos del desarrollo, las esperanzas y oportunidades no los resuelven ni gobiernos ni agencias gubernamentales, tenemos una responsabilidad colectiva de las empresas para ayudar en esa tarea. Si por ello compartimos más visiones con otros foros, pues bienvenida sea la convergencia", replica el economista.

Probable itinerancia

El foro ha indicado que el año próximo volverá a Davos. Sin embargo, como han señalado algunos diarios suizos, no se descarta su ulterior itinerancia. Por su parte, el gobierno suizo, temeroso de que la partida del encuentro pueda repercutir en otros eventos similares que se llevan a cabo en el país, ha ofrecido entre 3 y 4 millones de francos suizos (unos 2 millones de dólares) para pagar la factura de la seguridad que exige la realización del simposio.

"Podemos reunirnos en distintas ciudades y países interesados, pero nuestro deseo y mejor intención es volver a Davos en el 2003", precisa José Figueres, sin descartar la posibilidad de reuniones posteriores en distintas partes del mundo.

Arafat y Sharon ausentes

El foro informa que el encuentro de Nueva York contará con el mayor número de altos dirigentes hasta ahora registrado: 3.000 participantes. Entre ellos, 1.000 patronos de empresa, 45 líderes sindicales, 100 organizaciones globales sin fines de lucro, 250 catedráticos, 300 directores de medios de comunicación, jefes de Estado y de gobierno. Tres miembros del gobierno federal y numerosos empresarios darán testimonio del interés de Suiza por el encuentro.

Sin embargo, por primera vez en 9 años, y a causa de la tensa situación en Oriente Medio, el foro no contará con la presencia del lider palestino Yasser Arafat ni con el Primer Ministro israelí Ariel Sharon. André Schneider director del WEF confirmó a swissinfo que los dos dirigentes habían sido invitados, antes del 11 de septiembre.

Líderes religiosos

También como signo de estos tiempos, 40 líderes religiosos participan en la reunión de Nueva York.

"Esperamos incorporar en todo lo que tiene que ver con la globalización de la economía el tema de los valores y esperamos comprender mejor cómo las religiones pueden tener un rol activo en el entendimiento entre pueblos y culturas", concluye José Figueres.

Jaime Ortega


Enlaces

×