Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El inglés, imperativo en el sector turismo

Un conductor de tren lleva puesto ese 'acento inglés' en su atuendo.

(swissinfo.ch)

El idioma inglés está de moda y no se puede dejar de lado en los negocios del tercer sector más importante del país.

El conductor de ferrocarriles se ha convertido en el ‘Engine Driver’ y el agente de viajes es el ‘Tour Operator’. swissinfo percibe esta tendencia en Interlaken.

swissinfo realizó un viaje a través de la ‘wonderful’ región alpina bernesa, el conocido ‘Oberland’ bernés, para sentir su ambiente impregnado de turistas y de mensajes en idioma inglés dirigidos a ellos.

El viaje inicia en la estación ferroviaria de Berna hacia uno de los sitios más visitados de la zona: Interlaken. Allí, alrededor del 60% del turismo llega de ultramar.

Rápidamente se observa que el inglés está omnipresente en esa ciudad.

Nada sorprendente si retrocedemos en el tiempo un siglo atrás, cuando esa zona de montaña del cantón de Berna fue prácticamente descubierta por el turismo inglés.

La oferta para el turismo en esa región es enorme, tanto para el viajero con recursos como para el trotamundos con su mochila a cuestas.

‘Fun’ en la montaña

Hay muchas opciones para sugerir al recién llegado: una visita al ‘Mystery-Park’ del escritor de ‘bestsellers’, Erich von Däniken; una excursión al ‘Jungfraujoch’ conocida por la publicidad turística como el ‘Top of Europe’, o al Schilthorn, la ‘Magic Mountain’, situada a 3.000 metros de altitud.

¿Y que tal la proposición de asistir a la ‘Word Barbecue Gold Cup Interlaken’ que se realiza en mayo, o a una semana ‘Wellness’ en algún hotel de lujo?

También para aquellos que gustan de emociones fuertes se puede elegir un ‘canyoning tour’ a través de la caída del Saxetbach en Wilderswil y todo esto en el marco de las nuevas propuestas del programa ‘Soft Adventure’ de la Oficina de Turismo de Interlaken.

Para el esquiador suizo frecuente la opción preferida es el ‘Snow’n’Rail-Pass’.

En cambio, hay pocos afiches publicitarios dirigidos a los adeptos al senderismo, sobre todo provenientes del turismo local.

Y la razón es obvia. Ellos no pertenecen al público de las campañas publicitarias en inglés de la Oficina de Turismo de Interlaken, como explica su director Stefan Otz:

“Los nativos no deben comprender nuestro mensaje. ‘La lombriz debe ser del gusto del pez y no del pescador’, dice el refrán, y esto significa que nuestro idioma publicitario debe dirigirse al mercado al que queremos atraer”.

Turismo global

Para Stefan Otz -quien durante 6 años trabajó en Estados Unidos como representante de la Oficina de Turismo de Suiza- este sector está predestinado al idioma inglés:

“La internacionalidad del turismo es inminente, por lo que no podría funcionar sin el inglés. Seguimos la pauta”.

En la difícil coyuntura económica del año 2003, Interlaken pudo incrementar 4% el número de pernoctaciones en sus hoteles, comparado con las cifras del año precedente.

Sin embargo, no se puede afirmar que este logro se haya obtenido gracias a la publicidad turística.

“Se dice que el 50% de la inversión publicitaria es dinero tirado por la ventana, pero ¿cuál es ese 50%?", se pregunta Otz.

A juicio del director de la Oficina de Turismo de Interlaken, la penetración del inglés en la publicidad turística helvética inició hace unos 10 años y se intensificó en la segunda mitad de esa década.

Ante la frecuente utilización del inglés en los folletos turísticos existen pocas reacciones negativas, a excepción de las emitidas por los puristas del idioma.

Stefan Otz no considera ese desarrollo como algo terrible: “Mientras no se pierdan las raíces locales, se puede tolerar su utilización. Se trata de mantener una relación saludable entre nuestro idioma y esta tendencia”.

Semana suiza en McDonald’s

Interlaken, como lo dice su nombre ‘Entre dos lagos’, está dividido en dos partes ante un majestuoso panorama prealpino.

De Interlaken Oeste se va a pie a Interlaken Este y en el recorrido aparecen las tiendas de recuerdos, alternados con los restaurantes y cafés con terrazas para admirar la vista de los picos nevados.

Los letreros de las tiendas promueven la venta de recuerdos típicos ‘Made in Switzerland’: ‘Cuckoo and Clocks’ (relojes de cucú), ‘Swiss Army Knives’ (navajas suizas)... y en el restaurante de autoservicio ‘McDonald’s’ por fin un anuncio escrito en dialecto suizo.

Se ofrece la semana suiza, la ‘Schwiizer Wuche’ con bocadillos a base de quesos suizos como el 'Raclette'.

En tren me dirijo de Interlaken a Lauterbrunnen. Un anuncio promociona el ‘SnowpenAir’ en el pequeño poblado de Scheidegg.

Participa Bryan Adam y los Lovebugs, pero los boletos para el concierto ya están agotados.

De la estación de Lauterbrunnen tomo el teleférico que me conduce a la punta del ‘Grütschalp’, a 685 metros de altura.

Y allí cambio de transporte. Un tren de un sólo vagón de pasajeros y por delante un furgón para mercancías repleto de bolas de heno me conduce a Mürren.

Este ferrocarril de montaña fue fundado en 1891 y su estilo original se conserva impecable. Al parecer aquí no hay rastros de modernidad... aunque descubro uno al echar un vistazo con cierto detenimiento a la cabina del conductor.

”Hago mi trabajo”

Beat Schneider conduce el tren de Mürren desde hace años por el idílico paisaje invernal y en su uniforme salta a la vista la inscripción ‘Engine Driver’.

“No lo inventé yo”, me comenta con una sonrisa. Aunque no considera el hecho como una idea magnífica, en realidad le resulta igual que deba vestir ese chaleco con letras en inglés. “Hago mi trabajo como siempre”, indica.

Un turista germano entrado en años mueve la cabeza resignado mientras conversamos. “En todas partes es lo mismo. Esto es un tributo a los turistas estadounidenses”.

A juicio de Hans Meier, de la línea férrea del ‘Jungfraubahnen Management AG’, se trata de una nueva preferencia de las acciones publicitarias, aunque también menciona una cualidad especial:

“Los visitantes deben percibir un ambiente de seguridad y nuestro personal es responsable de transmitir ese mensaje”.

Con o sin esa inscripción al dorso, el ‘Engine Driver’ Beat Schneider conduce el tren seguro y con destreza hacia el poblado alpino de Mürren, situado a 1.650 metros de altitud.

Durante el ascenso, la vista se va despejando y dejamos abajo el cielo nublado para disfrutar de la majestuosidad de los tres picos alpinos reconocidos por la UNESCO como patrimonio de la humanidad: el Eiger, el Monje y la ‘Virgin’, disculpen, quise decir, la Virgen, (Jungfrau, en alemán).

swissinfo, Gaby Ochsenbein, Mürren
(Traducido por Patricia Islas)

Contexto

60% de los turistas en la región de Interlaken provienen de ultramar.

Destacan los visitantes de Japón, Estados Unidos, India, Corea y Gran Bretaña.

Interlaken incrementó 4% el no. de pernoctaciones hoteleras en 2003.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×