Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El oro, "brazo derecho" de las finanzas del BNS

El oro mantiene su tendencia al alza.

(Keystone)

El metal registra su precio más elevado en 17 años, lo que permitió que en nueve meses se cuadruplicaran las ganancias del banco central derivadas de su posesión en oro.

Los rendimientos extraordinarios fortalecen las reservas internacionales helvéticas, pero también pueden ser utilizados eventualmente en el futuro.

El oro trazó una ruta hacia el cielo desde que inició el 2005.
Este martes (01.11), por cada onza Troy se pagaba en el mundo 472 dólares, unos 607 francos suizos. Su precio más elevado en 17 años.

De hecho, sólo entre enero y septiembre del 2005, el metal amarillo se ha revaluado 25%, acicateado en gran medida por los desorbitados y volátiles precios del petróleo, que están obligando a muchos inversionistas internacionales a refugiarse en un valor que siempre ha sido seguro y estable, según datos del Banco Internacional de Pagos (BIS por sus siglas en inglés).

Y a Suiza, esta tendencia le ha traído grandes beneficios.

Un tesoro universal

El oro desata interés desde hace más de 25 siglos. Desde los tiempos de Alejandro Magno en los que una "estatera", moneda de oro, llegó a valer el equivalente a 1.000 dracmas, monedas en plata.

Y un dracma resultaba a su vez suficiente para comprar dos vacas, hasta los siglos XV o XVI, en los que las monarquías europeas no escatimaban en mostrar su riqueza en oro a través de joyas y la decoración de sus palacios.

Ya en el siglo XIX, por unos puñados de oro Rusia vendió Alaska a Estados Unidos en 1867. Y ese mismo siglo, el "patrón oro" se instaló en el mundo, lo que implicó que el sistema financiero internacional definiera a todas las divisas del mundo con respecto al valor de una onza Troy.

Por ejemplo, un dólar estadounidense era equivalente a una veinteava parte de una onza de oro; la libra esterlina equivalía a un cuarto de onza.

Y ya en los albores del siglo XX, California vivió esa "fiebre del oro" que atrajo a millares de aventureros de Europa, Centro y Sudamérica que estaban en busca del milagro de enriquecerse en un paraíso que para muchos terminó en pesadilla y desencanto.

Fin del patrón oro

En 1971, el gobierno de Estados Unidos dijo: "Basta a la hegemonía del oro".

Dejó de reconocer a este metal como la clave para referenciar el valor del dólar. Y su decisión fue respaldada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), quien en 1978 enmendó su Convenio Constitutivo de modo que dejó sentado que a partir de entonces concluía el "patrón oro", por lo que éste ya sólo formaría parte de los tesoros de los bancos centrales y de los particulares.

No más transacciones internacionales y pagos comerciales directamente en oro.

Por ello, actualmente en Suiza nadie posee más lingotes y monedas doradas que el Banco Nacional de Suiza (BNS). El 40% de sus reservas internacionales están ligadas a este metal, mientras el resto están constituidas por divisas como las libras esterlinas, euros, dólares o los yenes japoneses, etcétera.

Las reservas internacionales son, cabe recordar, el respaldo de las economías. Su principal patrimonio, sirven como medio de pago para los vencimientos de deuda externa, y son también la herramienta de la que dispone el banco central para garantizar la solidez de su moneda, en este caso, del franco suizo.

El oro del BNS

Poniendo cifras a las afirmaciones.

En las arcas del BNS existen actualmente reservas de oro por 19.690 millones de dólares (26.100 millones de francos suizos), es decir, aproximadamente el 40% de un tesoro total que suma 56.108 millones de dólares (71.080 millones de francos).

Y de tanto en tanto, si el banco central lo considera pertinente, puede vender una parte de ellas y utilizar los rendimientos.

A esto se debió, por ejemplo, que entre el 2002 y el 2005 la Confederación Helvética se enfrascara en un intenso debate político sobre el destino que debía dar el BNS a una venta parcial de oro de las reservas que liberaría 21.000 millones de francos suizos.

Finalmente, los principales beneficiarios fueron los cantones y la Confederación Helvética, quienes recibieron –debido a los intereses acumulados durante el año- un total de 24.000 millones de francos entre mayo y septiembre.

Pero, ahora mismo, en 2005, ¿cuánto ha beneficiado al BNS con el repunte del precio del metal amarillo?

Negocio redondo

Dicho en palabras simples: la mitad de lo que ha ganado el BNS este año es gracias al oro.

El pasado viernes (28.10), el banco central presentó su balance financiero a septiembre del 2005, en el que anuncia que durante los primeros nueve meses del año las fluctuaciones de los mercados operaron a favor de Suiza.

Es decir, los ajustes entre el franco suizo y el dólar, o el franco suizo y el euro, los repuntes en las tasas de interés internacionales y las inversiones que realizó en instrumentos financieros, le permitieron ganar unos 4.400 millones de francos suizos en nueve meses.

Sin embargo, el sólo hecho de poseer oro en las reservas se tradujo durante el mismo periodo en ganancias del orden de los 4.900 millones de francos suizos, más de 400% por encima del año pasado.

Y aunque el objetivo central de las ganancias del BNS es seguir fortaleciendo el "escudo financiero" que constituyen las ya referidas reservas internacionales, es cierto también que ante el volumen de las ganancias, podría plantearse en el 2006 repartir una parte de estas utilidades nuevamente entre los cantones.

Para ello habrá que esperar el cierre del año y que los precios históricos del metal dorado sigan avanzando sin titubeos.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

· La onza Troy de oro vale actualmente 607 francos suizos, su nivel más alto en 17 años.

· El Banco Nacional de Suiza posee oro por un valor de 26.100 millones de francos suizos al cierre de septiembre.

· Dicho oro resguardado en sus reservas internacionales le generó ganancias por 4.900 millones de francos suizos entre enero y septiembre pasados.

Fin del recuadro

Contexto

· El oro fue uno de los motores del comercio entre griegos y romanos; señal de riqueza en las monarquías europeas; y el patrón que rigió al sistema financiero internacional en el siglo XIX.

· A partir de 1978, el oro ya no se utiliza como referencia para medir el valor de las diversas divisas del mundo (patrón oro), pero sigue siendo uno de los principales activos de los bancos centrales.

· Aproximadamente 40% del patrimonio del Banco Nacional de Suiza está ligado a este metal precioso, y el 2005 será especialmente rentable debido a los elevados precios que registra en el mercado el citado metal.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×