Navigation

Skiplink navigation

El trust, exitoso enemigo del secreto bancario

La City de Londres y las antiguas colonias británicas convertidas en paraísos fiscales gestionan más fondos no declarados que Suiza. Keystone

El mercado de la evasión fiscal, estimado en 13,7 billones de dólares, está en el epicentro de una guerra comercial despiadada. Frente a sus competidores anglosajones, Suiza obtendría ventajas de sacar a la luz el fondo económico del debate, sugiere Myret Zaki.

Este contenido fue publicado el 23 febrero 2010 - 17:09

¿A quién beneficia el crimen? Esta es la cuestión que plantea la periodista económica en su nuevo libro ‘Le secret bancaire est mort, vive l’évasion fiscale’. Entrevista.

Anteriormente Zaki, renombrada periodista económica en Suiza, ya había analizado el desastre del banco UBS en los Estados Unidos.

¿Y cuál es su respuesta? Los principales beneficiarios son las jurisdicciones anglosajonas, en las que prosperan los ‘trusts’. Estas estructuras financieras opacas son, según sus propias palabras, los “instrumentos reyes” de la evasión fiscal. Por ‘trust’ se entiende una unión de sociedades o empresas cuyo objeto es dominar el mercado para imponer precios y condiciones de venta.

El mercado de la evasión fiscal fue estimado por la ONG Tax Justice Network en 11,5 billones de dólares en 2005. Según Myret Zaki, hoy representa alrededor de 13,7 billones. O sea, algo menos que el PIB de los Estados Unidos.

En relación a tal suma de dinero, la actividad de la plaza financiera suiza es marginal. En 2008, gestionaba unos 2,2 billones de fondos privados extranjeros, de los cuales aproximadamente la mitad no declarados.

Según la influyente periodista, a los argumentos morales esgrimidos por los países vecinos en el debate en torno al secreto bancario, Suiza debería oponer una cierta resistencia. Berna debería igualmente reivindicar la igualdad de trato y no ceder, ni mucho ni demasiado rápido, a las fuertes presiones internacionales.

swissinfo.ch: Usted propone una lectura de los hechos recientes bajo el prisma de una “guerra económica”.

Myret Zaki: Tome el ejemplo de los Estados Unidos: la administración Obama y demócratas como el senador Levin han constatado que existen abusos notables en las Islas Caimán y otras islas del Caribe. A pesar de ello han elegido concentrarse exclusivamente en atacar a Suiza. Ningún banco americano ha sido acosado como lo fue el UBS, pues quisieron dar un ejemplo con su caso.

Cuando los americanos actúan, lo hacen únicamente en relación a las industrias financieras de otros países y nunca se enfrentan a, pongamos por caso, los banqueros de Florida, que acumulan grandes fondos, en particular mexicanos. El UBS no gestionaba más que el 1% de la evasión fiscal americana. ¿Y qué se hizo respecto al 99% restante? Nada.

swissinfo.ch: ¿Y cuál es el papel de Londres?

M.Z.: Desde siempre, las plazas financieras de Londres y Suiza han sido rivales, pero era una especie de ‘guerra honesta’ en la que cada uno intentaba competir con el otro en buena ley. Ambos países actuaban en un mismo mercado, el de la gestión de fortunas extranjeras, y tenían métodos de trabajo diferentes.

Pero ahora, los británicos han trabajado mucho en el seno de la Unión Europea (UE) y la OCDE para que Suiza armonice su fiscalidad y deje de representar una competencia temible para Londres. Por su parte, han protegido celosamente el mercado de los eurobonos. Aparte, han tenido buen cuidado de mantener la competitividad de las islas anglo-normandas como sede de ‘trusts’ y fundaciones, que permiten prácticas opacas para estas estructuras.
Por ejemplo, la Isla de Jersey nunca ha intercambiado informaciones acerca de un ‘trust’.

swissinfo.ch: ¿Puede decirse entonces que el actual ataque al secreto bancario suizo es fruto de una estrategia concertada por parte de los países anglosajones?

M.Z.: Digamos más bien que el fin del secreto bancario suizo ha sido provocado y acelerado de manera brutal por razones principalmente económicas y comerciales. Se ha dado una conjunción entre los intereses de las principales plazas financieras de Suiza –como pueden ser el Reino Unido y sus jurisdicciones anexas, aparte de Estados Unidos y el Caribe– y los intereses de los países europeos en recuperar los fondos depositados en estas plazas financieras.

swissinfo.ch: El G20, la OCDE o incluso la UE han utilizado argumentos morales para atacar a Suiza. ¿Por qué se callan ante los ‘trusts’?

M.Z.: La única explicación es que la OCDE elabora ella misma las listas grises y negras, decide sola quiénes son los buenos y los malos alumnos y determina quienes son transparentes o no. Y este organismo está mayormente controlado por los británicos y los americanos. Sus decisiones se toman en función del peso político de sus miembros y las grandes plazas financieras son igualmente Estados fuertes, que pueden hacer mucho para protegerse.

swissinfo.ch: De su libro se desprende la impresión de que Suiza es víctima de un tratamiento injusto. ¿Pero tiene los medios para defender su posición?

M.Z.: Ciertamente, le es muy difícil defender sus intereses. Pero Suiza a cedido demasiado rápido en el caso UBS y ha reaccionado de una forma demasiado sumisa ante la OCDE. Las convenciones que ha renegociado van todas en la dirección que conviene a los intereses de la OCDE, mientras que las prácticas de la evasión fiscal son hoy marginales a escala mundial.

swissinfo.ch: Usted escribe también que Suiza ha sido una “presa fácil”. ¿Cuáles fueron los principales errores de la plaza financiera helvética?

M.Z.: El error fue, posiblemente, pensar durante demasiado tiempo que el secreto bancario podía durar mucho más en el contexto actual. Hoy en día, la confidencialidad vale oro. Ya no es posible, en la práctica, obtenerla sin pagar un precio extremadamente alto. Y lo cierto es que el secreto bancario no es más que una ley territorial, y por ello muy vulnerable. Con ataques en la prensa internacional resultó fácil causar daños muy serios.

swissinfo.ch: Los debates sobre el intercambio automático de informaciones bancarias hacen furor. ¿Qué actitud debería adoptar Suiza en este tema?

M.Z.: Lo que hubiera debido hacer es pedir un acceso a los servicios financieros de la Unión Europea a cambio únicamente del intercambio de informaciones a pedido. Y sin embargo, Suiza está a punto de acordar el intercambio automático de informaciones, lo que es un precio demasiado elevado para tener acceso al mercado europeo de servicios financieros.

Carole Wälti, swissinfo.ch
(Traducción: Rodrigo Carrizo Couto)

CONTEXTO

Desde fines de 2008, los ataques al secreto bancario suizo se han multiplicado.

En febrero de 2009, la Confederación autorizó al banco UBS a entregar al fisco americano 255 nombres de clientes con cuentas en Suiza. Hoy, los Estados Unidos reclaman 52.000.

En agosto de 2009, Berna firmó un acuerdo con Washington que preveía la identificación de 4.450 cuentas bancarias.

En enero de 2010, una decisión del Tribunal Administrativo Federal bloqueó la entrega de esos datos como consecuencia del recurso de una cliente americana.

Bajo presión del G-20 y la OCDE, Suiza anunció en la primavera de 2009 su voluntad de suavizar el secreto bancario siguiendo los criterios establecidos por la OCDE.

Desde entonces, Berna se ha puesto por meta renegociar las convenciones que regulan la cooperación administrativa en caso de evasión fiscal con toda una serie de países.

En septiembre de 2009, la OCDE borró a Suiza de la ‘lista gris’ de Estados poco cooperativos tras la firma de 12 de las mencionadas convenciones. Algunas de ellas serán sometidas al Senado durante la sesión del Parlamento en marzo. Tras haber tergiversado, el Gobierno ha decidido someterlas al referéndum facultativo.

Los recientes casos de robo de datos bancarios tuvieron por consecuencia la congelación de negociaciones con Francia. Las conversaciones prosiguen con Alemania.

End of insertion

'Trust '

Derecho anglosajón: Un ‘trust’ es una especie de contrato privado a través del cual el propietario de una fortuna se desliga de ella en beneficio de un mandatario (trustee) encargado de administrarla en el interés de las personas designadas como beneficiarias.

Paraísos fiscales: Numerosas ex colonias británicas y ciertos Estados de los Estados Unidos, como Delaware, gozan de una legislación sobre los ‘trusts’ que les exonera del pago de impuestos.

Family Office. Es costoso en su creación (más de 20.000 dólares), pero el ‘trust’ está pensado sobre todo para las grandes fortunas familiares organizadas bajo una estructura de gestión del patrimonio.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo