Navigation

Skiplink navigation

En busca de los gigantes comerciales

El ministro suizo de Economía, Joseph Deiss, va a EEUU con optimismo moderado. Keystone

Joseph Deiss realiza este miércoles en Washington una visita enfocada a promover un acuerdo de libre comercio con EEUU, país en el que tiene invertidos 80.000 millones de francos.

Este contenido fue publicado el 18 julio 2005 - 15:32

Y la reciente misión del Ministro de Economía de Suiza en China será clave para abrir oportunidades en otro gran mercado.

La ecuación es bastante simple: la mitad de la riqueza de Suiza se explica en las exportaciones que realiza.

Si lo expresamos en cifras, hablaremos entonces de divisas del orden de los 142.000 millones de francos suizos anuales, según los datos más recientes de la Administración Federal de Aduanas (AFA).

Conscientes de que en casa el crecimiento económico es lento y complejo, el Poder Legislativo, el sector privado y el gobierno helvéticos decidieron ir más lejos.

Concretamente, eligieron el mes de julio del 2005 para explorar dos de los mercados más codiciados del mundo: Estados Unidos y China.

Este miércoles (20.07), el ministro de economía Joseph Deiss inicia una gira de exploración en Washington para manifestar el interés de Suiza en un acuerdo de libre comercio con la administración Bush.

Misión de trabajo que enlaza con el recorrido que hizo la semana pasada por las principales ciudades de China en busca de oportunidades de negocios.

Estados Unidos, prioridad

El interés por establecer una acuerdo de libre intercambio comercial con Estados Unidos lucía prioritario para el empresariado suizo desde hace cinco años.

Hay dos razones centrales para ello: la economía doméstica ha enfrentado un periodo recesivo, y 11% de las exportaciones suizas se dirigen a los consumidores norteamericanos (casi 15.000 millones de francos suizos al año).

Sin embargo, fue el legislador de derecha Peter Briner quien puso el dedo en el renglón (07.03) al cuestionar abiertamente al Consejo Federal si "estaba listo en términos de política económica exterior para estrechar los lazos con EEUU a través de un acuerdo de libre comercio".

La respuesta llegó un par de meses más tarde (11.05): "Desde 1990, las relaciones económicas entre Suiza y Estados Unidos se han intensificado. Y actualmente se benefician de acuerdos para evitar la doble imposición, y de la cooperación multilateral que existe vía OMC u OCDE. Pero es necesario reforzar los lazos, por lo que el Consejo Federal explora la conveniencia de negociar un acuerdo de libre intercambio".

E iniciaron las acciones.

Apoyos y acercamientos

En una entrevista concedida a swissinfo el pasado sábado (16.07), el Ministro de Economía dejó claro que el objetivo es discutir el estado que guardan las relaciones económicas Suiza-Estados Unidos, ya que "hacía seis años ya que ningún ministro helvético se reunía con sus contrapartes estadounidenses, a pesar de ser un socio muy importante para nosotros".

Un acuerdo de libre comercio constituye una opción, precisó Deiss, queremos al menos iniciar discusiones que permitan echar a andar la negociación. Suiza es un socio comercial importante para EEUU y los inversionistas helvéticos tienen depósitos en aquel país por alrededor de 80.000 millones de francos.

Las palabras del Ministro de Economía son respaldadas por el empresariado helvético.

Las industrias de la maquinaria, relojera, de productos alimenticios y, por supuesto, la química farmacéutica, son las principales interesadas en reducir barreras arancelarias y aduanales que encarecen la venta de sus productos entre los consumidores de EEUU.

Para la industria relojera suiza, por ejemplo, el importador más rentable en 2004 y 2005 es Estados Unidos.

Por su parte, la Sociedad Suiza de las Industrias Químicas (SSIQ) se manifestó abiertamente (10.06) y expresó que se obtendrían ahorros en materia de derechos de aduana y trámites, en general, que permitirían a su sector "salvar" hasta 60 millones de francos suizos al año.

Ofrecería también el cuadro perfecto para reglamentar ventajosamente para Suiza temas de seguridad ligados a la circulación transfronteriza de mercancías, así como para eliminar la falta de reconocimiento recíproco de los controles de fabricación (que encarece los productos farmacéuticos).

Calmy-Rey de avanzada

De ahí que la jefa de la diplomacia helvética, Micheline Calmy-Rey, haya realizado una primera visita a Washington para entrevistarse con su homóloga estadounidense, Condoleezza Rice (28.06), con quien habló sobre la posibilidad de negociar un acuerdo de libre intercambio.

De acuerdo con Calmy-Rey, su contraparte manifestó apertura al respecto y buena disposición para desarrollar futuras discusiones sobre el tema.

Y este miércoles (20.07), el ministro de Economía, Joseph Deiss, visitará la capital estadounidense para entrevistarse con el equipo del secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, con expertos en cabildeo interesados en promover el tema, y para contactar empresas.

Una negociación comercial difícilmente toma menos de dos años de inicio a fin, por ello, Suiza está interesada en iniciar cuanto antes las discusiones, ya que el gobierno de Bush concluye en el verano de 2007.

El dragón chino

En esta nueva cruzada por expandir su presencia económica en el mundo, Suiza también apuesta por el gigante del dragón: China.

Con tasas de crecimiento económico del 9,5% anual (al menos seis veces mayor que la helvética) ofrece simultáneamente un mercado potencial de 1.200 millones de consumidores.

Curiosamente, aunque apenas en 1970 la economía de mercado no existía en el cuarto país más grande del planeta (y el primero por el tamaño de su población) y en 1990 cerraba la última fábrica de locomotoras de vapór. Hoy, inicia la construcción de líneas de tren de alta velocidad, su mercado está abierto al mundo, y su comercio exterior crece a tasas superiores al 15% anual.

La iniciativa privada suiza lo sabe. De ahí que las primeras empresas interesadas en explorar este mercado ya lo hicieron saber, como Schindler (fabricante de ascensores); Ebikon (escaleras); ABB (tecnológica) y los dos principales grupos bancarios, UBS y Credit Suisse Group.

El año pasado, las exportaciones suizas hacia China sumaron 3.060 millones de francos suizos, 25% superiores a las del año previo. Se trata sobre todo de maquinaria, productos químicos, instrumentos de precisión, relojes y joyería.

Y Suiza le importó a China productos por el equivalente a 2.830 millones de francos suizos en 2004, un 17% más que el año previo, pero sobre todo productos textiles, ropa, zapatos y máquinas sencillas.

Una apretada agenda

El ministro de Economía, Joseph Deiss, aprovechó la realización de una mini-ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) organizada en Dalian, China (11-07 al 13.07), para enlazar una visita oficial posterior (14.07 al 19.07) al gobierno y sector privado de China.

En Pekín, se reunió con el viceprimer ministro Zeng Peiyan; el ministro de comercio, Bo Xilai; el Viceministro de la Comisión Nacional de Desarrollo, Zhu Zhixin, y con el Alcalde de la ciudad, Wang Qishan.

Finalmente, se dirigió a Shanghai para sostener entrevistas con autoridades locales y visitar empresas.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

- Las exportaciones suizas sumaron 141.734 millones de francos suizos en el 2004.
- El 11% de ellas, unos 15.300 millones de francos, se destinan al mercado de Estados Unidos.
- Estados Unidos le vendió productos a Suiza por el equivalente a 6.800 millones de francos en 2004.

End of insertion

Contexto

La mitad de la riqueza suiza se debe a su sector exportador, de ahí su interés en explorar nuevos mercados comerciales y mejorar sus relaciones actuales.

Estados Unidos y China están en la mira del gobierno helvético por la promesa de desarrollo comercial que representan para la Confederación Helvética.

Entre el 11 y el 15 de julio, el ministro de Economía, Joseph Deiss, emprendió un recorrido comercial por China que inició en Dalian para asistir a una conferencia ministerial de la OMC, y se entrevistó con el viceprimer ministro Zeng Peiyan, y el ministro de comercio, Bo Xilail, en Pekín.

Tras una gira de avanzada de la ministro de Relaciones Exteriores, Micheline Calmy-Rey (28.06), este miércoles (20.07), Joseph Deiss visita Washington para reiterar el interés de Suiza por negociar un acuerdo de libre comercio.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo