Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Haití, la respuesta suiza frente al cólera

Centro de tratamiento del cólera de Grand Goave.

Centro de tratamiento del cólera de Grand Goave.

(swissinfo.ch)

Desde hace tres meses, la epidemia de cólera ha agravado la situación humanitaria en Haití, ya de por sí desesperada tras el terremoto del 12 de enero de 2010.

En Grand Goave, las ONG y la cooperación suiza han puesto en marcha un dispositivo modelo para el tratamiento de la enfermedad. Reportaje.

Marie-Claude ya conoce muy bien la tienda de admisión del centro de tratamiento del cólera de Grand Goave, una ciudad costera situada a 50 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe y que resultó fuertemente azotada por el devastador terremoto del año pasado.

Esta es la segunda vez en menos de una semana que lleva a un miembro de su familia. Hoy es su padre, que está acostado en una sencilla cama de madera, solo cubierta con una lámina de plástico con agujeros en el centro. Por debajo de los orificios, un cubo se llena casi continuamente de un líquido espumoso de excrementos que parece agua para cocinar el arroz, sintomático del cólera.

El goteo de solución salina debe compensar la pérdida de agua que puede alcanzar los 15 a 20 litros al día, el padre de Marie-Claude debe poder ponerse en pie en tres o cuatro días. Al igual que la docena de pacientes que acuden a diario a este centro que asiste a una población de 110.000 almas.

Respuesta rápida

Presente desde hace más de 15 años en la región, la sección suiza de Médicos del Mundo es la pieza clave del dispositivo. “Nuestro conocimiento profundo del terreno, la excelente colaboración con otras ONG y los multiples relevos que tenemos nos ha permitido hasta ahora contener la epidemia y evitar los ataques violentos contra nuestros centros de tratamiento como ocurrió en el norte del país”, explica Hervé Manaud, responsable del centro de Grand Goave.

La presencia de muchas entidades humanitarias en la región ha permitido una rápida respuesta a la epidemia. Esto no sucede en Artibonito, departamento poco afectado por el seísmo y abandonado por las ONG de carácter médico. Y donde la acción temprana podría haber permitido el establecimiento de un cordón sanitario y evitar la propagación de la epidemia al resto de la isla.

Un consorcio único

Creada en solo diez días en un terreno baldío de 700 metros cuadrados, el centro de tratamiento de cólera (CTC) de Grand Goave tiene una capacidad para 85 pacientes y cuenta con cerca de 100 trabajadores. Tiendas de campaña separadas alojan a hombres, mujeres y niños, los más vulnerables a la epidemia.

Esta hospital de tela es el resultado de una estrecha colaboración entre Médicos del Mundo, la Cruz Roja Suiza, Terre des Hommes y el cuerpo de la ayuda humanitaria de la Confederación. “Que yo sepa, ésta es la primera vez en la historia humanitaria suiza en la que se cuenta con un consorcio así para responder lo más rápidamente a un problema surgido tan de repente”, comenta Hervé Manaud.

El dispositivo es ahora un modelo y las ONG viajan regularmente a Puerto Príncipe en busca de inspiración. Esto no impide que los problemas aparezcan todos los días. Lo más urgente es el acceso a los lugares recónditos, a esas colinas deforestadas en el interior e inaccesibles en coche. El largo trayecto en mula es a menudo fatal para los enfermos. Con helicópteros proporcionados por la ONU, Médicos del Mundo se encuentran en la fase de implantación de varias unidades de tratamiento para hacer frente en el lugar a la rehidratación de los enfermos.

Cólera en Haití

Casos. Según el último balance del Ministerio de Salud de Haití, el cólera se ha cobrado la vida de más de 3.000 personas y ha afectado a otras 100.000 desde su introducción a mediados de octubre en la región de Artibonito.

La ONU habla de un balance dos veces superior, el doctor Martin Weber, de la Cruz Roja suiza estima que habrá que multiplicar estas cifras por diez.

Cuidados. Debido a una bacteria que se propaga por vía oral o fecal, el cólera puede causar la muerte en un plazo de cuatro a ocho horas, si no se recibe tratamiento. Un simple rehidratación, oral o intravenosa, es suficiente para curar a los enfermos. El agua puede ser descontaminarse con cloro.
 

Seguridad alimentaria. 

Según la FAO, el cólera podría afectar a la cosecha de arroz, ya dañadas por las inundaciones como resultado del huracán 'Tomás' de noviembre. Muchos agricultores temen que los ríos y canales de los arrozales están infectadas y evitan la recolección del arroz.

Fin del recuadro


(Adaptación: Iván Turmo), swissinfo.ch


Enlaces

×