Navigation

Entre 800 y 1.000 despidos adicionales en Swiss

Swiss reacciona ante la presión de líneas baratas como easyJet Keystone

Para ahorrar 300 millones de francos suizos anuales y evitar los “números rojos” en 2005, prescindirá también de 13 aviones y reducirá vuelos desde Basilea.

Este contenido fue publicado el 18 enero 2005 - 16:10

La despiadada batalla de las 'low cost' le sigue cobrando factura en tiempos ya enrarecidos por los elevados precios del petróleo, opinan expertos.

Los temores se confirmaron, Swiss recortará entre 800 y 1.000 empleos durante los próximos 18 meses para sobrevivir en un mercado en el que la competencia es cada vez más encarnizada.

De hecho, irá más lejos, venderá también 13 aeronaves (de menos de 100 plazas) de su actual flotilla, aumentará sus vuelos desde Zúrich y eliminará los vuelos de Basilea y Ginebra que le generan pérdidas económicas.

Su objetivo es claro: conseguir ahorros de 300 millones de francos suizos anuales entre el 2005 y el 2007. Con ello evitará volver a registrar “números rojos” este año.

Así, y tras la especulación que desató el lunes (17.01) una maratónica sesión del Consejo de Administración de Swiss, el citado paquete de medidas fue presentado este martes (18.01) por Christoph Franz, presidente y director general de Swiss, quien plantó la cara y esgrimió sus argumentos:

“Los progresos logrados hasta ahora (desde marzo del 2002 cuando nació Swiss) en lo relativo a la estructura de costos de la empresa son destacables. Sin embargo, son largamente insuficientes dado el desarrollo que ha tenido el mercado de la aviación. La decisión que acabamos de tomar es indispensable para que Swiss sea una empresa capaz de crecer y competir en el largo plazo”.

Golpe a los trabajadores

Swiss tenía 12.100 trabajadores en marzo del 2002, cuando fue creada luego de la extinción de Swissair y de la regional Crossair. Pero arrancó con el pie izquierdo y apenas ocho meses más tarde anunció su primer recorte de 300 empleados.

Un año después de su nacimiento, esto es, hacia febrero del 2003, fue necesario un nuevo ajuste, esta vez 700 trabajadores quedaron sin empleo.

El 2003 no pintó mejor, para el cierre del año habían sido licenciados 3.900 empleados más.

Adicionalmente, Swiss había tenido que deshacerse de la mitad de sus aviones para reducir sus costos, de las 133 aeronaves que tenía en abril del 2002 cerró el 2003 con sólo 74.

El 2004 no fue un año de despidos intensivos, pero sí de reestructuración financiera. Las cuentas de Swiss seguían frágiles y aunque logró utilidades por 17 millones de francos suizos durante el tercer trimestre del año, sus directivos saben bien que el cierre del año (que será presentado en febrero) arrojará pérdidas.

Un crédito sindicado por la banca internacional por 325 millones de francos suizos en noviembre pasado fue incapaz de sacar a Swiss del boquete financiero en el que se halla.

Por todo lo anterior, este inicio del 2005, la empresa helvética decide nuevos ajustes. Actualmente, su planilla de empleados es del orden de los 7.500, de los cuales la mitad son empleados de aire (pilotos y sobrecargos), y el resto de tierra.

A finales de enero iniciará la negociación con los sindicatos para preparar los documentos necesarios para que los despidos de este año se realicen de acuerdo a la ley.

Al respecto, el ministro suizo de Finanzas, Hans-Rudolf Merz, afirmó que lamenta que Swiss haya tomado medidas así de dolorosas, pero entiende también que no tenía alternativas. “La posición de la empresa es justa y seguiremos apoyándole como accionistas”, precisó.

Globalización, la causa

Swiss se enfrenta al rostro oscuro de la globalización. A esa batalla despiadada que existe entre empresas de todo el mundo para ganar la misma clientela.

En materia de aviación, la voz cantante la lleva desde hace tres años el gremio de las llamadas 'low cost', aerolíneas que castigan sus ganancias y los sueldos de sus empleados para ofrecer a cambio vuelos hasta 50 o 70% más baratos que los de sus grandes competidoras.

En Europa, las dos estrellas del mercado son Easyjet y Ryanair.
Cuestionada al respecto por Swissinfo, Improven Consultores -compañía basada en España, experta en reestructuraciones empresariales, asesora de firmas como Zurich Financial Services, Microsoft, Mercedes-Benz o HP-, explica:

Las grandes aerolíneas –entre las que se cuenta Swiss- operan bajo reglas diferentes a las 'low cost'.

Estas últimas logran ofrecer billetes de avión a “mitad de precio” porque todas sus ventas las hacen ellos mismos (por Internet o por teléfono), sin agencias de viajes que intermedien, lo que les ahorra comisiones.

Por otra parte, no ofrecen servicios a bordo como bebidas, alimentos o periódicos. No usan billetes impresos, siempre son electrónicos. No asignan asientos; y maximizan el número de horas de vuelo de sus aviones (12 horas diarias contra las 9 horas máximas de una gran aerolínea).

Y por último, están dispuestas a utilizar aeropuertos alternativos, relativamente alejados de las grandes ciudades, pero menos congestionados y caros. Todas ellas, medidas que las grandes aerolíneas comienzan a analizar.

Futuro sombrío

Si Swiss tuviera claro que los nubarrones quedaron atrás, el escenario quizás sería distinto, pero no es así.

El sector de la aviación internacional vive uno de sus periodos más complejos, con pérdidas del orden de los 5.400 millones de francos suizos (3.610 millones de euros) durante el 2004, según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

Los “números rojos” se deben al impacto de las 'low cost', pero también a la tendencia alcista que ha experimentado el petróleo durante el último año debido a la inestabilidad en Medio Oriente.

De hecho, a juicio de Brian Pearce, economista en Jefe de la IATA –que aglutina a 270 aerolíneas del todo el mundo, incluída Swiss- el 2005 será un año de “equilibrio”, en el que las aerolíneas en general no deben esperar grandes ganancias.

“Tendrán un beneficio modesto, pero sólo si el petróleo se estabiliza alrededor de los 34 dólares por barril, si éste aumenta de precio el escenario se ensombrece”, precisa.

De ahí, que las próximas semanas, en las que tendrá lugar el diálogo entre Swiss y los trabajadores, además de presentarse los resultados financieros de la aerolínea durante el 2004, definirán si la compañía helvética logra al fin la autosuficiencia financiera, si debe seguirse compactando o, si es mejor despedirse definitivamente del cielo.

Swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

·Swiss anunció hoy (18.01) que despedirá entre 800 y 1.000 trabajadores durante los próximos 18 meses.

·Logrará ahorros anuales por 300 millones de francos suizos entre el 2005 y el 2007.

·En dos años ha despedido más de 4.300 empleados.

·Prescindirá también de 13 aeronaves, con lo que menos de 60 de las 133 que tenía en 2002.

End of insertion

Contexto

·Swiss nació el 31 de marzo del 2002 tras la desaparición de la regional Crossair y de Swissair.

·Desde entonces, ha realizado esfuerzos permanentes por sanear sus finanzas, sin lograrlo. Reportó pérdidas en 2002, 2003 y previsiblemente en 2004 (el dato se conocerá en febrero).

·Hoy (18.01) anuncia la intención de recortar personal y prescindir de aeronaves, además de eliminar los vuelos deficitarios que tiene en Ginebra y Basilea.

·Su objetivo es recuperar la rentabilidad y sobrevivir en el mercado europeo, en el que cada vez ejercen más presión las aerolíneas de bajo costo como Easyjet o Ryanair.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.