Navigation

Fútbol: Rusia tomará examen a Suiza

El argentino Enzo Trossero, entrenador del equipo helvético, confía en la clasificación. Keystone

Será este sábado en el estadio Hardturm de Zúrich en un partido para la fase eliminatoria del Mundial 2002. El agónico empate ante Grecia (2-2) en el único ensayo, dejó dudas sobre las posibilidades de clasificación del plantel de Enzo Trossero.

Este contenido fue publicado el 01 septiembre 2000 - 09:41

La afición suiza no pierde la esperanza de que el equipo nacional repita la hazaña de 1994 y llegue a un Mundial por méritos propios, pero es igualmente consciente de que las circunstancias y las personas cambian. Hodgson, Geiger, Breggy, Sutter y muchos artífices del éxito de entonces pasaron a la historia del balompié nacional.

Consiguientemente, hay que dejar de buscar paralelos. Este sábado comienza lo que se ha denominado "la era Trossero" en el fútbol suizo. El entrenador argentino ha aceptado un reto muy difícil, pero no imposible de resolver.

Nadie pone en duda la gran capacidad futbolística de los rivales de Suiza en el grupo, Rusia, Eslovenia y Yugoslavia, sobre todo de los dos últimos, pero sería erróneo pensar que estamos lejos de ellos. Baste señalar que nueve integrantes de la selección nacional helvética son legionarios en diversas ligas europeas.

Sistema táctico ofensivo

El partido amistoso frente a Grecia desveló lagunas en el sistema defensivo, lentitud en la traslación del balón desde medio campo, falta de decisión al pisar el área rival y la ausencia de un caudillo que tranquilice y dirija las acciones en el campo de juego.

Trossero constató que un sistema de 4-2-4 puede aportar mejores posibilidades de triunfo y eso hace presumir que empleará este esquema probado en la segunda parte del partido contra el plantel heleno.

Ante la lesión de Pascal Zuberbühler, el pórtico suizo será ocupado por uno de los pocos que integraron el plantel de 1994, Marco Pascolo, cuya línea defensiva podría ser integrada por Patrick Müller, Murat Yakin, Stephan Henchoz y Ludovic Magnin.

Johan Vogel, Raphael Wicky, y Ciriaco Sforza ocuparían el medio terreno que coordine la labor defensiva y se encargue de alimentar a la línea de ataque compuesta, presumiblemente, por el hispano - suizo, Ricardo Cabañas, Hakan Yakin y Alesandre Commissetti.

Trossero tampoco puede contar con la experiencia goleadora de los lesionados Stephane Chapuissat, Kubilay Turkilmaz y David Sesa, pero tiene en el banquillo a figuras jóvenes que aguardan su oportunidad. Una de ellas es el primer jugador suizo de color, Badile Lumumba.

El fútbol ruso actual no pasa por un gran momento, pero no deja de ser un rival de riesgo, más aún si se trata de una eliminatoria. Su plantilla también está disminuida porque su goleador, Dimitri Luskov está lesionado al igual que Alexandre Panov, del St. Etienne de Francia, y Vladimir Beschastnyk, del Racing de España.

Enzo Trossero confía lograr la clasificación y esa fe no es casual. Conoce el fútbol helvético y sabe que, a pesar del semiprofesionalismo en la Liga, está en condiciones de medirse con los mejores.

Pero es bueno no olvidar que el entrenador argentino tuvo apenas dos meses para estructurar un plantel que, como hemos visto ante Grecia, necesita reajuestes. La gran virtud de Trossero es su capacidad de comunicación, a pesar de no hablar alemán ni dominar el francés.

En todo caso, se abre una nueva etapa en el fútbol suizo. Una victoria ante Rusia fortalecería la confianza del plantel y facilitaría el trabajo del entrenador. Si no es así, no hay que desesperar. Es apenas el comienzo de una nueva aventura deportiva que podría epilogar en Japón y Corea del Sur.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.