¿Qué modelo de cazas de combate elegirá Suiza?

Los 54 cazas Tiger y los 30 FA-18 de la fuerza aérea suiza tienen los días contados. Keystone

El ejército suizo se enfrenta a una delicada misión: renovar su fuerza aérea. Hay cinco modelos de cazas en liza. Lo que no está claro es si el pueblo –que en 2014 votó contra la adquisición de los cazas Gripen– podrá pronunciarse sobre el tema.

swissinfo.ch/sf y agencias

Tras la derrota en las urnas el 18 de mayo de 2014, el ejército suizo vuelve a la carga. Entonces, el 53,4% de los ciudadanos votaron contra la adquisición de 22 cazas Gripen por un valor de 3 100 millones de francos. Los aviones de fabricación sueca –en aquel momento en fase de desarrollo– debían reemplazar los viejos Tiger F-5.

La situación ha cambiado mucho, subrayó la semana pasada el ministro de Defensa, Guy Parmelin, ante la prensa. El Gobierno suizo se ha fijado un tope de 8 000 millones de francos para la compra de nuevos cazas de combate y un nuevo sistema de defensa tierra-aire.

Una necesidad

Parmelin insistió en la necesidad de comprar nuevos cazas para garantizar la neutralidad y proteger a la población. “La situación mundial y europea sigue incierta. No sabemos qué ocurrirá en los próximos diez a veinte años”, declaró.

Según el ministro, Suiza necesita una flota moderna y una defensa tierra-aire digna de ese nombre. De aquí a 2025 o 2030, los aviones y el sistema actual no serán utilizables. Volver a prolongar la vida operativa de los FA/18 no es posible técnicamente, dijo Parmelin. El Gobierno considera, además, que los 8 000 millones –la suma más alta en la historia de la fuerza aérea suiza– es una cifra “razonable”.

El Ejecutivo no ha adoptado una decisión definitiva sobre la nueva escuadrilla que reemplazará a la actual flota de 54 Tiger y 30 FA/18. Estos son los cinco modelos en liza:

​​​​​

¿Habrá votación?

Para asegurar que los nuevos cazas se entreguen en 2025, el Gobierno tiene que tomar una decisión de aquí a 2020. Y no es seguro que los ciudadanos tengan la última palabra sobre el gasto y aún menos sobre el modelo. Esto dependerá del procedimiento que se elija para realizar la adquisición. El Gobierno ha encargado al Ministerio de Defensa que evalúe las diferentes opciones de aquí a fines de febrero. Lo único cierto por el momento es que la batalla será reñida.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo