Navigation

Halifax, cinco años después

Monumento en memoria de las 229 víctimas en Peggy's Cove. Keystone

La noche del 2 al 3 de septiembre de 1998, el vuelo SR 111 de Swissair se precipitó al mar frente a las costas canadienses. 229 personas perdieron la vida.

Este contenido fue publicado el 02 septiembre 2003 - 20:18

Fue el siniestro más grave en la historia de la aviación civil suiza. Y todavía persisten muchos interrogantes.

La noche del 2 de septiembre de 1998, el MD-11 de la hoy extinguida compañía aérea suiza Swissair partió de Nueva York con destino a Ginebra.

Una hora después de despegar del aeropuerto John F. Kennedy, el piloto constató que había humo en la cabina de pilotaje e intentó realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Halifax, Canadá.

Un cuarto de hora después, el aparato que volaba a una velocidad de 500 km/por hora se precipitaba al mar, a apenas unos cincuenta kilómetros de Halifax.

Los 215 pasajeros y los 14 miembros de la tripulación (entre ellos 41 ciudadanos suizos) perdieron la vida en el siniestro, el más grave en la historia de la aviación civil suiza, que causó gran conmoción en todo el país.

Investigación larga y minuciosa

Al parecer el origen del desastre fue un incendio. Pero persisten varios interrogantes. “Las causas de la tragedia no serán jamás esclarecidas”, según Vic Germen, responsable de la investigación en Canadá.

Los expertos canadienses necesitaron varios años para llevar a cabo la investigación. El informe final, publicado en marzo pasado, descarta toda responsabilidad de los pilotos, que no tenían manera de evitar la catástrofe.

Según los investigadores, el accidente fue provocado por un arco eléctrico en la parte superior de la cabina de pilotaje. El fuego se propagó con rapidez a los materiales de aislamiento térmico hasta alcanzar la cabina de pilotaje.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores tuvieron que realizar un trabajo minucioso. Necesitaron más de quince meses para rescatar del fondo del Atlántico más de dos millones de piezas dispersadas a lo largo de la costa de Peggy’s Cove, en Nueva Escocia, y reconstruir el 98% del rompecabezas.

Seguridad en tela de juicio

Pero las autoridades aéreas norteamericanas no esperaron la conclusión de la investigación para publicar sus recomendaciones en materia de seguridad aérea.

En enero de 1999, ordenaron la revisión del sistema de cables en el techo de la cabina de pilotaje de todos los aparatos del tipo MD-11.

Las modificaciones recomendadas– estimadas en “varios millones de francos” por el antiguo SR-Group – se aplicaron a todos los aparatos MD-11 de la compañía Swissair (hoy Swiss).

No obstante, la compañía decidió reemplazar los trece MD-11 en servicio.

Indemnización

En el ámbito financiero el caso todavía no está cerrado. Según Filippo Beck, socio de la sociedad liquidadora de Swissair (desaparecida en el 2001), todas las familias de las víctimas han sido indemnizadas, a excepción de un caso todavía pendiente.

Las sumas pagadas no han sido hechas públicas. Asimismo prosiguen las negociaciones con las aseguradoras.

La célula de asistencia creada por Swissair al día siguiente de producirse la tragedia ha pasado a manos de la sociedad CareLink, de Kloten. Según su responsable, Franz Bucher, sigue a disposición de las familias de las víctimas hasta fines de año. Pero, al parecer, recibe pocas solicitudes.

El trabajo que realizó en su momento esa célula fue objeto de admiración. También impresionó la rapidez con la que la antigua Swissair procedió a la indemnización de los familiares de las víctimas, así como la política de comunicación de la compañía.

En Suiza, no habrá una conmemoración oficial del fatídico 3 de septiembre de 1998, agrega Franz Bucher. En Halifax, por el contrario, la asociación de familiares organiza una ceremonia en memoria de las víctimas de la tragedia.

swissinfo y agencias

Contexto

215 pasajeros y 14 miembros de la tripulación perdieron la vida en el accidente.

Los investigadores canadienses recuperaron dos millones de piezas del fondo del mar y lograron reconstruir el 98% del aparato.

El informe final contiene 338 páginas y fue publicado en marzo del 2003.

La investigación costó 30 millones de dólares.

La suma de las indemnizaciones pagadas a las familias de las víctimas permanece confidencial.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo