Navigation

Skiplink navigation

Hayek previene a la industria relojera

Nicolás Hayek (izq),presidente de Swatch Group. En la foto con François Thiebaud, presidente de Tissot. Keystone

A menos que se desarrolle nuevos productos e invierta en tecnología avanzada, la industria relojera suiza volverá a una crisis como la de hace cinco años.

Este contenido fue publicado el 09 enero 2003 - 15:11

Tal es la previsión de Nicolás Hayek, alto ejecutivo de Swatch Group.

A pesar del éxito obtenido por la industria helvética del reloj en los últimos diez años, los fabricantes no están preparados para recoger los retos del futuro.

Es la opinión expresada por Nicolás Hayek, presidente del Consejo de Administración de Swatch Group, con ocasión del 150 aniversario de Tissot, este miércoles en Le Locle.

El dinero no lo es todo

"En el curso de los tres años recientes, la industria relojera en conjunto ha cometido el grave error de perseguir el dinero, dinero, dinero", declaró Hayek a swissinfo.

"No hubo producción, innovación, ni nuevos adelantos, y cuando incité a que los productores lo hicieran, todos pusieron el grito en el cielo", anota el reciente jubilado, que a pesar de no seguir al frente de Swatch Grop, sigue marcando el tono.

Querellas por los 'mecanismos' de base

Estas declaraciones surgen a propósito de la querella entre ETA, fabricante principal de 'mecanismos' de relojería sueltos que controla Swatch Group, y otros fabricantes de relojes.

ETA fabrica tales mecanismos incompletos.

Hace algunos meses, la firma dio a conocer su intención de dejar de vender dichos elementos a fabricantes terceros. Esa actitud desencadenó airadas protestas de las empresas que no están vinculadas al Swatch Group.

"Dije que dejaríamos de vender esos mecanismos sueltos a quienes al menos no intentaran producir sus propios mecanismos", atemperó Hayek.

"Sin ello, el mundo de la relojería suiza se verá ante los mismos problemas del pasado y se hundirá", precisó.

La Comisión de Control de la Competencia investiga

La Comisión de Control de la Competencia (Comco en su sigla francesa) abordó el asunto en noviembre pasado y ordenó una investigación que permita determinar en qué medida la decisión de ETA viola las leyes sobre la vigencia de cárteles.

En espera de los resultados, la Comco ha instado a ETA a seguir vendiendo sus mecanismos sueltos.

No sorprende

Esa decisión no sorprendió a Nicolás Hayek. "Lo esperaba. En toda mi vida he impulsado a los relojeros y esta es la cuarta vez que me veo ante este tipo de querellas. Pero al final todos reconocen que tengo razón", sostiene.

Hayek fue distinguido el año pasado con el mayor galardón austriaco por haberse constituido en el "salvador de la industria relojera helvética".

La industria relojera suiza sufre a raíz del desaliento en los consumidores.

El franco permanece fuerte

Por la razón señalada, el patrón de Watch Group vuelve a abogar en favor de una fexibilización de la política monetaria.

Reclama particularmente la intervención del Banco Nacional Suizo para bajar el precio del franco. Para tal cometido sugiere esfuerzos suplementarios.

En cambio, Hayek declinó comentar en torno a los resultados financieros de Swatch en el 2002, cifras que serán divulgadas dentro de dos semanas. "Los mercados bursátiles permanecen abiertos y lo que puedo decir es que los resultados corresponden a nuestras expectativas", concluyó Hayek.

swissinfo, Robert Brookes (Traducción: Juan Espinoza)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo