Hermandad comunal suizo-argentina

Hans Boss y Sergio Daniel Favot descubren una placa en el acto de hermanamiento. swissinfo.ch

Villa General Belgrano, Córdoba, y Sigriswil, Berna, viven realidades diferentes en la "aldea global", pero les une varios rasgos afines y una relación de amistad y ayuda mutua.

Este contenido fue publicado el 16 septiembre 2002 - 10:14

Ya han sellado su parentesco en la comuna suiza de Sigriswil.

Hay hechos que sin reclamar titulares trascienden por el propósito que los inspira. El pasado 8 de septiembre tuvo lugar uno de ellos en la plaza municipal de Sigriwsil: el hermanamiento entre el Municipio de Villa General Belgrano y la Comuna de Sigriswil. La primera está situada en el valle cordobés de Calamuchita y la segunda en la parte superior del Lago de Thun.

La ocasión permitió a los burgomaestres Sergio Daniel Favot y Hans Boss, ratificar la Declaración que cierra con broche de oro dos años y medio de acercamiento y abre horizontes de intercambio en los ámbitos económico, cultural, social, institucional y deportivo.

El gorjeo tirolés del 'yodel' y el resonante eco de los cencerros alpinos arroparon a la hermandad, recalcada por una placa conmemorativa e intercambio de obsequios en señal de amistad.

"Me alegra comprobar que los vecinos de Sigriswil respaldan (con su asistencia) este hermanamiento", declaró a swissinfo el alcalde Hans Boss al tiempo de señalar que se trata de una verdadera confraternidad y no de "un grupo para distraerse en reuniones ocasionales".

Los Alpes, tres banderas ondeantes (las de Argentina, Suiza y Sigriswil) y unos 300 asistentes, entre ellos el subsecretario de Coordinación del Departamento Federal de Asuntos Extranjeros, embajador Walter Turnherr, el embajador de Argentina en Suiza, Guillermo E. Gonzales, el Consejero Económico de dicha legación diplomática en Berna, Edgardo Malaroda, y autoridades de ambos municipios resaltaron el acto.

Propósitos

Villa General Belgrano suele ser comparada con una comarca de algún lugar de los Alpes suizos, en pleno Valle de Calamuchita. Gran parte de sus casi 6.000 habitantes tienen raíces alemanas, suizas o italianas.

"En mi casa hablamos alemán" nos dice Rafael Gigena, uno de los cuatro jóvenes argentinos que absuelven una pasantía rentada en Sigriswil. "Hemos venido a convivir y a aprender cómo se vive la diferencia de culturas aquí en Europa, precisa el electricista de profesión y ayudante de cocina de afición.

Similar impresión tiene la universitaria Virginia Ardura, que también aprende los secretos de la hotelería suiza. Sigriswill es una de las regiones más turísticas del cantón de Berna.

Tina Zwalen, Corina Bühler y Matías Boss pasaron a su vez un tiempo en Villa General Belgrano, donde aplicaron sus conocimientos en hotelería y administración y a cambio trajeron experiencias de vida diferentes.

El hermanamiento, nacido en 1999 de la inquietud de algunos vecinos de Villa General Belgrano, pone acento especial en el intercambio de pasantes rentados.

Hechos concretos

"Ya tiene resultados claros, hay cuatro pasantes nuestros y de Suiza han ido tres. A fin de año vamos a llevar tres pasantes más, y luego hay una serie de proyectos que están en carpeta", declaró el intendente argentino, Sergio Daniel Favot.

El acuerdo prevé efectivamente el intercambio de paquetes de ofertas turísticas publicadas en los catálogos oficiales de turismo de ambas localidades. A este propósito se añade la cooperación prometida por Sigriswil para la construcción de algunas obras en la denominada "Región de los Ríos".

La delegación de Villa General Belgrano visitó diversas PYMES en Suiza con el fin de intentar a mediano plazo un inicio de las actividades comerciales de exportación. "Mantas Lanín" da el primer paso con una operación que le permitirá vender sus mantas de lana merino en los escaparates de la conocida cadena suiza "Globus".

Por lo demás, el intendente Favot concretó asimismo la cooperación de la firma Victorinox para un proyecto que, inicialmente, facilitará la apertura de la rama de "Oficios" en la Escuela de Artes de Villa General Belgrano.

En definitiva, el hermanamiento entre Villa General Belgrano y Sigriswil testimonia que a pesar de las distancias es posible consolidar parentescos espirituales y compartir los beneficios del desarrollo económico, cultural y social.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo