Cómo evitar el intenso calor en la ciudad

Barrio residencial de Zúrich. En las ciudades suizas, la temperatura puede superar los 30º C durante varios días seguidos. Keystone / Ennio Leanza

En verano, las altas temperaturas hacen la vida en la ciudad particularmente difícil. ¿Por qué hace más calor en los centros urbanos que en el campo y qué se está haciendo en Suiza contra las islas urbanas de calor?

Este contenido fue publicado el 09 agosto 2020 - 11:00

Una de cada dos personas en el mundo vive en ciudades. En Suiza, el 73% de la población se concentra en aglomeraciones. Centros urbanos, que pueden convertirse en hornos durante el verano.

En la ciudad, la temperatura puede ser varios grados más alta que en las áreas rurales circundantes. En Zúrich, Berna y Ginebra, la diferencia entre el centro y los suburbios durante una noche de verano puede alcanzar los 7° C.

Se trata del efecto “isla urbana de calor”, un fenómeno que se recrudece debido a la crisis climática, especialmente en las ciudades y las aglomeraciones densamente edificadas de la meseta suiza.

¿Por qué hace más calor en la ciudad?

Las numerosas superficies de hormigón y asfalto de la ciudad absorben la radiación solar y calientan el ambiente. La falta de áreas verdes, la circulación limitada del aire debido a la urbanización de alta densidad y el calor generado por los vehículos, la industria y los sistemas de aire acondicionado y calefacción contribuyen a elevar la temperatura.

Los habitantes sufren en primer lugar, y en particular los ancianos, pero también la biodiversidad y la circulación del agua de lluvia, que ya no puede penetrar en el suelo.

¿Cómo bajar la temperatura en la ciudad?

“Pintando” de azul y verde, responde Jean-Michel Fallot del Instituto de Geografía y Sostenibilidad de la Universidad de Lausana. “Cubrir de vegetación y promover la presencia de agua son claramente las medidas más efectivas” para refrescar una ciudad, explica Fallot al periódico 24 heures.

Además de brindar sombra, los árboles y las áreas verdes comportan una mayor evapotranspiración, un proceso físico con efecto refrescante. Según Martine Rebetez, climatóloga de la Universidad de Neuchâtel, colocar vegetación en un suelo asfaltado reduce la temperatura del aire en 5° C.

En la azotea de la Escuela Superior de Artes Aplicadas de Zúrich. © Keystone / Christian Beutler

El uso de determinados materiales de construcción también puede mitigar el gran calor de la ciudad. Los materiales transparentes o reflectantes para edificios y calles aumentan la capacidad de la ciudad para reflejar la radiación solar. Y, por lo tanto, para reducir la absorción de calor.

También es posible favorecer los ‘corredores’ para llevar a la ciudad aire fresco que proviene de las colinas, bosques y campos circundantes. Un desafío que no es nada fácil frente a la creciente densificación.

¿Qué hacen las ciudades en Suiza?

Sion, la capital del cantón del Valais, es la ciudad de Suiza que más se ha calentado. En veinte años, la temperatura media ha subido 1° C. Los días con más de 25° C pasaron de 56 por año en el período 1960-1980 a los 76 actuales.

Entre las primeras ciudades del país en reaccionar al problema de las islas de calor, Sion ha creado nuevos espacios verdes y ha plantado árboles donde antes había automóviles estacionados.

También Lucerna y Ginebra quieren plantar más árboles, con preferencia especies resistentes al calor y la sequía. En la ciudad de Calvino, el objetivo es aumentar la superficie arbolada del 21 al 30% para 2050. Las autoridades de Ginebra también han eliminado 3 000 metros cuadrados de alquitrán de docenas de sitios y están trabajando para que los ríos vuelvan a sus cauces a cielo abierto, afirma Philippe D'Espine, responsable de información del ayuntamiento, a la agencia de noticias Keystone-ATS.

En la capital del país, Berna, se están probando varios tipos de materiales para el revestimiento de las carreteras con el fin de determinar cuáles se calientan menos durante el verano. El proyecto también pretende ampliar los conocimientos sobre cuestiones prácticas como la construcción, el mantenimiento y los costos.

En Zúrich, el centro más poblado de Suiza, se elaboró un mapa detallado de las zonas más afectadas por el calor, para predecir futuras olas de calor en la ciudad.

Contenido externo

En mayo, las autoridades municipales presentaron un plan para reducir el calor en Zúrich y fomentar el flujo de aire fresco. Árboles, nuevos espacios verdes, lonas gigantes para crear sombra, nuevas fuentes y fachadas con plantas ayudarán a mantener las temperaturas en un nivel aceptable, según el responsable de obras públicas, Richard Wolff.

Al planificar la orientación y ubicación de los nuevos edificios, se quiere evitar que los nuevos edificios obstaculicen el flujo de aire de las colinas y bosques circundantes.

Las autoridades de Zúrich quieren utilizar las corrientes de aire de las colinas para enfriar la ciudad. © Keystone / Gaetan Bally
Compartir este artículo