Navigation

La desigualdad en el acceso a las vacunas aviva las tensiones globales

En Nairobi, capital de Kenia, una auxiliar de la salud administra la vacuna contra la COVID-19 a una mujer. Actualmente, son muchos los países pobres que siguen esperando la entrega de vacunas. Keystone / Daniel Irungu

Las autoridades sanitarias mundiales intensifican los exhortos para que exista una distribución más equitativa de las vacunas. Un experto en Ginebra advierte que “el nacionalismo de las vacunas va a exacerbar las tensiones geopolíticas”.

Este contenido fue publicado el 17 abril 2021 - 11:00
RTS/dbu

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprovechó el pasado 7 de abril, Día Mundial de la Salud, para lanzar un llamamiento a la acción contra las crecientes desigualdades -nacionales e internacionales- derivadas de la pandemia de COVID-19. La organización concedió especial atención al tema del acceso a las vacunas y otros suministros médicos a nivel mundial.

Mientras algunos países ricos han vacunado ya a grandes franjas de su población, muchas naciones pobres siguen aguardando las primeras dosis. Una situación que el director general de la OMS, Tedros Adnom Ghebreyesus, ha calificado de "ultraje moral", tanto "económica como epidemiológicamente".

"El nacionalismo de las vacunas va a exacerbar las tensiones geopolíticas", advirtió el experto en salud global del Graduate Institute en Ginebra, Michel Kazatchkine, en una reciente entrevista concedida a la radio pública suiza RTS. Kazatchkine es miembro del Panel Independiente de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), creado para examinar la respuesta sanitaria mundial a la pandemia. El especialista critica que los países ricos se estén quedando con las vacunas mientras otros productores como China, Rusia e India sí están exportando dosis a los países pobres.

La iniciativa global COVAX tenía como misión asegurar un acceso equitativo a las vacunas. Pero este esfuerzo se vio interrumpido, argumenta Kazatchkine, cuando Estados Unidos se negó a unirse y algunos países europeos comenzaron a comprar dosis por su cuenta.

Otro gran problema actual, según Kazatchkine, es que existe un "cuello de botella" en la producción de vacunas. Un contratiempo difícil de salvar rápidamente, ya que la construcción de instalaciones para producir vacunas es un proceso que puede tardar meses.

"Lo que está claro es que no estamos aprendiendo las lecciones del pasado”, sostiene.

Concretamente, Kazatchkine lamenta la falta de estrategia de los países occidentales para hacer frente a la pandemia. La velocidad y la intensidad de las respuestas iniciales fueron clave en el manejo de epidemias anteriores, dice.

“Es evidente que nos enfrentamos a una emergencia y estamos bajo presión. Pero los países están mirando hacia dentro y priorizando el bienestar de sus poblaciones. No están observando el panorama que existe más allá de sus fronteras y a escala global ", recalca.

Es probable que la cuestión del acceso equitativo a las vacunas se debata durante la 74ª Asamblea Mundial de la Salud que tendrá lugar en Ginebra entre el 24 de mayo al 1 de junio.

Traducción del inglés: Andrea Ornelas

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.