Navigation

Skiplink navigation

La globalización no llega a África

Nicolas Imboden se felicita de la iniciativa del G8 a favor de África. Keystone

Nicolas Imboden se felicita de la atención que brinda la cumbre del G8 al continente negro, al que califica como el último mercado virgen del planeta.

Este contenido fue publicado el 07 julio 2005 - 21:04

Según el ex delegado suizo para los acuerdos comerciales, los proyectos de la cooperación helvética en África son pocos, pero exitosos.

Este viernes, durante la última jornada de la cumbre de Gleneagles, en Escocia, los dirigentes del G8 (Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Japón, Alemania, Italia, Canadá y Rusia) se reunieron con los mandatarios de Sudáfrica, Nigeria, Etiopía, Tanzania, Ghana, Senegal y Argelia.

El tema principal de las conversaciones fue la condonación de la deuda a los países africanos y un aumento significativo de la ayuda al desarrollo a esa región.

El antiguo embajador suizo, Nicolas Imboden, se felicita del interés que despiertan los países africanos. Una región que el diplomático conoce bien por las funciones que ejerció en el pasado y a la labor que cumple actualmente a favor de los países africanos productores de algodón.

swissinfo: ¿Qué puede esperar África de esta cumbre?

Nicolas Imboden: Mucha gente habla de promesas sin seguimiento. Pero la voluntad de Tony Blair de inscribir en el orden del día del G8 el problema de la pobreza en África es importante en sí.

Además, los ministros de Finanzas del G8 ya han decidido condonar la deuda a 18 países – en su mayoría africanos, por lo que es previsible que cumplan su promesa.

Por el contrario, falta unanimidad para duplicar la ayuda al desarrollo debido al déficit presupuestario. Muchos mandatarios se preguntan asimismo si esa forma de cooperación ha sido más eficaz que en el pasado.

swissinfo: ¿Cómo explica usted ese interés por África? ¿Es el resultado de una concienciación sobre la miseria u obedece a planteamientos geoestratégicos relacionados con el petróleo, es decir, a que África es el último mercado virgen del planeta?

N.I.: Por una parte, se ha reconocido que África no avanza por el buen camino. No puede ser que en un mundo globalizado haya un continente que quede marginado del desarrollo. John Fitzgerald Kennedy solía decir que una sociedad libre, incapaz de ocuparse de sus pobres, no podrá salvar a sus miembros más ricos.

Por otra parte, África es el último mercado virgen del planeta que dispone de muchos recursos naturales, empezando por el petróleo.

Está a las puertas de Europa. Si siguen multiplicándose las catástrofes en el continente negro, se generará más inmigración.

swissinfo: ¿Qué se necesita para sacar al continente de la miseria? ¿Hay que aumentar la ayuda al desarrollo o favorecer el comercio y aplicar el principio de libre comercio a los productos africanos?

N.I.: Ambas cosas. Para sobrevivir en una economía globalizada, se necesita tener acceso a los mercados mundiales. Los africanos piden que se revisen las normas negociadas en el seno de la OMC en beneficio de sus intereses.

Pero esto no es suficiente. Si los países africanos carecen de una capacidad suficiente de producción e infraestructuras adecuadas, significa que necesitan también ayuda. A corto plazo es imprescindible la cooperación por parte de los países del Norte. África no dispone de medios para desarrollar sus recursos sin ayuda externa.

Pero la ayuda sin comercio será una fracaso. ¿De qué sirve ayudar a los países africanos a producir algodón, si no pueden afrontar la competencia del algodón subvencionado que se produce en el hemisferio norte?

swissinfo: Se habla siempre de un continente devastado por la guerra, la pobreza y las enfermedades. Pero también hay una parte de África que gana.

N.I. No nos engañemos. La mayoría de los países africanos tiene problemas enormes, aunque en algunos observamos señales esperanzadoras. El año pasado África registró un crecimiento de cerca del 5%, la tasa más alta en una década.

Otro avance con respecto al pasado es que dos tercios de los gobiernos africanos han sido elegidos democráticamente. Y en países como Angola, Mozambique, Sierra Leona o Liberia se ha logrado terminar con los conflictos bélicos.

Es verdad que últimamente han estallado nuevos conflictos, como en Costa de Marfil. Pero su impacto es menos devastador que en el pasado. La economía de Costa de Marfil creció un 5% en el 2004.

Varios países tienen un crecimiento similar al de los mercados emergentes de Asia, por ejemplo Mozambique, donde la economía ha crecido en promedio un 10% en los últimos años.

Tras un largo periodo de marasmo total, Nigeria intenta combatir la corrupción y reestructurar su economía. Y no olvidemos que Sudáfrica se está convirtiendo en un foco de crecimiento y estabilidad para toda la región.

swissinfo: ¿La labor de la cooperación suiza en África es ejemplar?

N.I.: Suiza goza de ciertas ventajas en África, al no ser uno de los antiguos países colonizadores. Y esto refuerza su credibilidad en el continente negro. Tampoco es una gran potencia que trate de imponer sus puntos de vista a los gobiernos con los que colabora.

Suiza puede entablar, por consiguiente, un trato de socio a socio con los países africanos.

No dispone de muchos medios, por lo que no ha podido emprender grandes proyectos de cooperación que muy a menudo ya no se corresponden con la realidad africana. Varios dirigentes africanos me han manifestado que Suiza no tiene muchos proyectos de cooperación, pero los que gestiona dan buenos resultados.

Entrevista swissinfo: Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducción del francés: Belén Couceiro)

Contexto

La cumbre del G8 reúne a los dirigentes del Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Japón, Alemania, Italia, Canadá y Rusia.

Se celebra en la localidad escocesa de Gleneagles del 7 al 9 de julio.

En la agenda figuran, entre otros temas, la condenación de la deuda a 18 países pobres, de los cuales 14 son africanos, y el cambio climático.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo