Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La nieve se adapta a las exigencias de los clientes

El turismo invernal es uno de los sectores económicos más importantes en Suiza.

(www.myswitzerland.ch)

Suiza es el país por excelencia para practicar las diferentes modalidades del deporte invernal. Pero el mercado exige cambios y renovaciones continuas.

Los estaciones alpinas helvéticas que no invierten pierden clientes y atractivo.

Las imágenes del turismo de invierno son espectaculares en Suiza. Cuando la nieve cae silenciosamente y cubre el paisaje, vemos a personas de todas las edades que se deslizan por las faldas de las montañas blancas. Es una forma de olvidar el estrés diario de la ciudad y las preocupaciones laborales. Hasta aquí la teoría.

Lo que superficialmente se percibe como la calma y apacibilidad totales, en verdad es una gran industria en Suiza: La nieve es una materia prima que da trabajo, ingresos y fomenta el desarrollo de regiones enteras. La industria de la nieve y del turismo invernal se encuentra en plena transformación.

Más movimiento, menos ingresos

Los teleféricos y los funiculares transportan cada vez más esquiadores y turistas a las estaciones alpinas. Sin embargo, las instalaciones son cada vez menos rentables. Según los datos de la organización de la rama, el 70% de los 600 teleféricos está en crisis y en apuros financieros.

El volumen de ventas de los teleféricos y funiculares relacionado con los deportes de nieve oscilaba entre 690 y 765 millones de francos en las cuatro temporadas pasadas. El crecimiento de los ingresos engaña. Los esfuerzos por mejorar los servicios y renovar los equipos es permanente y varía entre 200 y 300 millones de francos por año.

En la región alpina y en el turismo de invierno hay factores que el hombre no puede controlar. Los cambios climáticos observados representan una permanente preocupación para las regiones situadas entre 1.500 y 1.800 metros sobre el nivel del mar.

Si la nieve no cae en cantidades suficientes, los turistas, tanto nacionales como extranjeros, no las visitan o buscan otras regiones más elevadas.

Los bancos buscan inversiones seguras en la nieve

El riesgo climatológico en los Alpes impone un precio alto al turismo de la nieve. Para los operadores de los teleféricos y funiculares es cada vez más difícil obtener financiamiento por parte de los bancos.

Las compañías se ven obligadas a invertir sumas importantes en el mantenimiento y en la renovación de los teleféricos. Y son cada vez más las operadoras que para garantizar una densa capa de nieve en la temporada alta (diciembre, enero, febrero) instalan un equipo para producir nieve artificial.

Los bancos y los inversionistas recomiendan crear empresas más grandes con capacidades más amplias para amortiguar las fluctuaciones que impone el clima a la industria de la nieve. Las medidas de ajuste ya están en marcha.

Muchas de las más de 200 regiones de deporte de invierno no sobrevivirán individualmente a medio plazo. Regiones enteras buscan nuevas formas de cooperación o de fusionar sus capacidades.

Así es que las empresas de transporte de las estaciones alpinas de Davos y Klosters acaban de aunar fuerzas. La región de Engelberg, Melchsee-Frutt y Meiringen-Hasliberg incluso han presentado un proyecto para una posible fusión.

Las exigencias de los clientes en constante cambio

Las estaciones alpinas de invierno suizas padecen otras dolencias. Su oferta no siempre está en congruencia con las preferencias de los clientes cada vez más exigentes.

Varios estudios comparativos muestran que Suiza debería mejorar su nivel de competencia en términos de tarifas de los teleféricos y funiculares alpinos y de calidad de servicios en las arenas de nieve. Su rival más fuerte es la vecina Austria.

Mucho se ha llorado ya. Casi no hay una estación de tamaño medio en Suiza que no haya invertido en hoteles de bienestar (wellness) y en servicios de esparcimiento en los últimos diez años.

La oferta para después de esquiar es casi tan importante como el mismo deporte blanco. Las operadoras de las estaciones de esquí se dan cuenta de que tienen que cuidar el bienestar de sus clientes no sólo en las pistas de nieve, sino también procurar y organizar la armonía corporal y espiritual de los visitantes durante su estancia.

Y hay más. La clientela busca formas de gastar su dinero en la forma más contemporánea, es decir, en los casinos. Ya existen casinos ‘alpinos’ en Zermatt, Crans-Montana, St. Moritz, Zermatt y Davos.

swissinfo, Erwin Dettling, Zúrich


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×