Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La pobreza aumenta en Suiza

El encontrar un trabajo exige a menudo espíritu combativo.

(Keystone)

De acuerdo a los nuevos cálculos de Caritas, Suiza contaría un millón de pobres. Es decir, 150.000 más que hace dos años.

Con una séptima parte de la población en estado de precariedad, la garantía de seguridad material debe convertirse en una tarea prioritaria del Estado, señala dicha entidad de obra social.

El último análisis numérico de Caritas Suiza, que data de fines de 2003, señalaba la existencia de 850.000 pobres en Suiza, recordó este miércoles (28.12) el portavoz de la ONG, Bertrand Fischer.

Desde entonces la precariedad se ha ido acentuando y el país está aún muy lejos del pleno empleo, constata Caritas Suiza en un comunicado.

La organización confirma los resultados de Encuesta suiza sobre la población activa helvética (ESPA en su sigla francesa); las estadísticas 2004 sobre los "working poor" establecidas por la Oficina Federal de Estadísticas (OFE), así como los datos de la Asociación suiza para la protección del niño. Esta última precisa que entre 200 y 250.000 niños se encontrarían actualmente debajo del nivel de la pobreza.

Las personas de entre 20 a 59 años en esa condición suman 604.400 (o sea 13% de los activos) que no logran sufragar sus necesidades. Esta proporción llega incluso a 17% entre los de mayor edad: 196.600 jubilados suizos no consiguen tener lo necesario, según la OFE.

Tope psicológico

La suma de todas esas cifras determina que el número de personas golpeadas por la pobreza supere por primera vez el tope psicológico de un millón, escribe Caritas en su Almanaque.

Bertrand Fischer precisa que los especialistas suizos no tienen una respuesta clara cuando se trata de establecer a partir de cuánto se considera pobre a una persona en Suiza. De acuerdo a la Conferencia de instituciones de acción social, el límite mínimo de ingreso es 2.480 francos mensual para una persona y 4.600 francos para una pareja con dos hijos.

Excluidos del mercado laboral

A juicio de Carlo Knöpfel, responsable del sector "Estudios" de Caritas Suiza, esta situación refleja la crisis por la que pasa actualmente el mercado del trabajo. A pesar del relanzamiento económico, es cada vez mayor el número de personas excluidas del trabajo.

La cifra oficial de desempleados era de 146.000 en noviembre de 2005. En realidad, es más numeroso el grupo de personas que dejan de ser tomadas en cuenta por los criterios del mercado laboral. Sólo un tercio de los parados que participan de las medidas de reintegración vuelven a encontrar un puesto de trabajo.

Los desempleados a punto de agotar este derecho, las personas obligadas a tomar la jubilación anticipada o a pedir el seguro de invalidez no aparecen las estadísticas, anota el economista.

Lo mismo ocurre con los jóvenes adultos que no logran conseguir su primer empleo. La masa de personas que dependen de la ayuda social crece y esta última red de seguridad está a punto de romperse, explica Carlo Knöpfel.

Seguridad material

Caritas recuerda asimismo que el Estado social ya no protege bastante a todos los desmunidos. Unas 450.000 personas, activas o jubiladas, no reciben ayuda financiera o las prestaciones complementarias que les correspondería. Un 6% de la población, vale decir más de una de cada 20 personas, es indigente y carece de recursos.

"La seguridad material debe ocupar el centro de la concepción de la seguridad social", exige el economista. Él propone simplificar el sistema actual uniendo la seguridad social de base con un seguro de desempleo, que así cubriría el desempleo y la invalidez.

Reacciones diversas

El anuncio de Caritas ha sobresaltado a todos los partidos. La izquierda quiere actuar políticamente para reducir el abismo que divide a ricos y pobres, pero la derecha prefiere apoyarse en el crecimiento económico para mejorar el empleo.

"Sabíamos que la pobreza aumentaba", explica el presidente del Partido Socilista Hans-Jürg Fehr, quien se dice "sorprendido e impactado" por las cifras. "Es el resultado de diez años de desempleo, de invalidación y de exclusión de las personas", opina.

El PS piensa actuar para reducir la brecha entre las clases sociales. Un análisis semejante es el de los Verdes: la política neoliberal del gobierno, los ataques contra el Seguro de invalidez y el Seguro de desempleo han contribuido a reforzar la pobreza en uno de los países más ricos del mundo.

El secretario general del Partido Ecologista suizo, Hubert Zurkinden, critica el hecho de que los beneficios de las empresas y la remuneración de los cuadros ejecutivos aumenten mientras los salarios de los empleados se estancan o bajan. Reprocha a la economía su visión de ganacias a corto plazo.

Llamados a la economía

Una reacción opuesta es la de la derecha populista. La única manera de luchar contra la pauperización creciente y de mejorar las condiciones marco de la economía es aligerando los impuestos, sostiene el portavoz de la Unión Democrática de Centro (UDC/derecha dura), Simon Glauser. Este partido espera asimismo mayor flexibilidad de los trabajadores.

El que haya 850.000 o un millón de pobres en Suiza no cambia las prioridades del Partido Radical (centro derecha), según el diputado Charles Favre.

"Hay que crear empleos. Sólo el crecimiento puede evitar que los más débiles paguen las consecuencias. Las empresas que debieron licenciar durante la prolongada crisis económica temen recontratar (personal). Hará falta cierto tiempo para que los salarios suban", señala.

El Partido Demócrata Cristiano (PDC) juzga a su vez alarmante el avance de la precariedad. Quiere alentar la economía e innovar y favorecer la reinserción en el mundo del trabajo mediante la formación contínua. El bagaje profesional de los jóvenes tiene también que ser consolidado, indica el secretario general del PDC, Reto Nause.

swissinfo y agencias.

Contexto

- La Conferencia suiza de instituciones de acción social de Suiza considera que una persona es pobre si gana menos de 2.480 francos mensual. Ese límite es de 4.600 francos si se trata de una pareja con dos hijos. Son cifras libres de deducciones.

- Según la Oficina Federal de Estadística, 12,5% de la población era pobre en 2004. Es decir una de cada ocho personas, aproximadamente.

- En cuanto a los "working poor" (personas que trabajan pero no cubren sus necesidades), representan el 6,7% de los activos de entre 20 a 59 años de edad.

- En esta categoría entran las personas solas que trabajan al menos una hora por semana o las familias cuyos miembros trabajan por lo menos 36 horas por semana.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×