Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La prensa suiza escéptica ante la victoria de Berlusconi

La prensa suiza comenta con amplitud el triunfo de Silvio Berlusconi en Italia.

(swissinfo.ch)

Noticia principal en los diarios de este martes y centro de las editoriales: el triunfo de Silvio Berlusconi en las elecciones legislativas en Italia. El magnate ha sido electo primer ministro por tercera ocasión.

Los analistas opinan que Berlusconi, de 71 años de edad, si bien ha tomado revancha de su pasada derrota en 2006, su triunfo es resultado de la desilusión del electorado italiano.

Silvio Berlusconi gana las elecciones con un margen que le da la oportunidad de formar un gobierno fuerte para encarar reformas, sin embargo, esta vez Italia tiene problemas económicos profundos.

Berlusconi ha prometido recortar la deuda pública de Italia, bajar los impuestos y liberalizar el fuertemente regulado sector de servicios.

"Hace seis meses, se hubiesen burlado de aquel que hubiera predicho el regreso de Berlusconi hace seis meses", comenta el diario de Basilea, el 'Basler Zeitung'.

"Visto de lejos, parecía desacreditado, usado, pasado de moda. Ese anclaje desmedido de su movimiento, su adecuación a estratos enteros de la sociedad italiana, la seducción de un discurso lo suficientemente demagógico y ambiguo para federar a los clientes más diversos", indica el comentador de '24 heures' de Lausana y del ginebrino, la 'Tribune de Genève'.

"El hombre enfermo de Europa"

Pero los analistas no son ingenuos. Silvio Berlusconi no fue elegido por presentar grandes proyectos. Las causas de su victoria son más bien resultado de la desilusión.

"Los italianos hicieron un voto antipolítico, un voto contra aquellos que han gobernado estos dos últimos años (Romano Prodi) y que no lograron mejorar su vida cotidiana", juzga 'Le Temps'. "Los italianos se limitaron a sancionar el pasado".

El mismo canto se escucha en el 'Corriere del Ticino': "Una gran parte de los italianos no esperaban dar vida a un super gobierno, sino simplemente a uno que actúe y decida".

Lo cierto es que Italia no va bien. En opinión del 'Neue Zürcher Zeitung' (NZZ) de Zúrich, esas elecciones dieron ocasión de abordar el caso de un país que califica como "el hombre enfermo de Europa".

"Italia requiere de una profunda reforma que otorgue fundamentos modernos a sus instituciones, su administración y su economía2.

Nada nuevo

Los comentadores son unánimes al considerar que Silvio Berlusconi no es el hombre providencial que sabrá remediar la situación.

El NZZ opina que esta victoria no aporta nada nuevo. "A lo largo de los seis años que ya pasó en el poder, Berlusconi se dedicó, sobre todo, a tratar de salvarse de las acusaciones del Ministerio Público y a proteger sus intereses; la modernización de Italia, que prometió al asumir el poder, quedó en el abandono".

Para 'La Liberté', "el resultado no provoca entusiasmo. En particular, en el caso de la Unión Europea, inquieta por el debilitamiento de uno de sus pilares históricos".

Por lo pronto, habrá que esperar a que Italia vuelva al buen camino. El adversario de Berlusconi, el líder de la centroizquierda, Walter Veltroni, prometió otro tipo de política, orientada hacia cada tema y con soluciones posibles. "Ahora Italia mantiene la esperanza de que eso sea posible luego de Berlusconi", concluye el rotativo zuriqués 'Tages Anzeiger'.

swissinfo

Elecciones en Italia

El magnate conservador Silvio Berlusconi ganó el lunes (14.04) las elecciones parlamentarias en Italia para convertirse en primer ministro por tercera vez.

Su partido, el Pueblo de la Libertad, y sus aliados, la Liga del Norte y el Movimiento por la Autonomía, obtuvieron una fuerte mayoría en las dos cámaras del Parlamento.

De acuerdo a los resultados provisionales, la coalición de centro-derecha de Silvio Berlusconi obtuvo en la Cámara Baja 46,6% de votos, lo que corresponde a 340 escaños. La coalición de centro-izquierda de su adversario Walter Veltroni obtuvo 37,7% de los sufragios, es decir, 239 sillas en el Legislativo.

En el Senado, Silvio Berlusconi ganó el 47,2% de los escaños y Walter Veltroni, 38,1%.

Fin del recuadro

×