Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las raíces suizas de Juventus y Torino FC

Partido de la “Vecchia Signora”, la Juventus, en los comienzos del club turinés.

(juventus.com)

Se llamaban Edoardo Bosio y Alfred Dick. Estos emprendedores suizos, prácticamente desconocidos para el público, llevaron la pasión por el fútbol al Turín del siglo XIX. A su iniciativa se debe, de hecho, la fundación de la Juventus y del Torino FC.

Que en Italia el fútbol es el deporte nacional por excelencia es algo bien conocido. Lo que pocos saben, en cambio, es que la afición por el fútbol nació gracias a los empresarios extranjeros que a finales del siglo XIX fundaron los primeros equipos de balompié.
 
En el Piamonte, la historia de la Juventus y del Torino FC está profundamente ligada a los nombres de estos dos ciudadanos suizos, Edoardo Bosio y Alfred Dick. El periodista Marco Traverso aporta más detalles acerca de esta aventura. Nos encontramos con él en uno de los edificios históricos del centro de Turín.

El mito del banco

“La leyenda cuenta que la Juventus fue fundada en 1897 por algunos estudiantes de secundaria de la prestigiosa escuela superior Massimo d'Azeglio, en un banco de la calle Corso Re Umberto”, señala Marcos Traverso. “Símbolo de la Turín acomodada, el instituto ha visto pasar por sus pupitres a personalidades como Primo Levi, Cesare Pavese y Giulio Einaudi”.
 
Entre los fundadores también estaban los industriales suizos Alfred Dick y Edoardo Bosio, cuya familia abrió la primera fábrica de cerveza de Turín y una de las factorías de algodón más populares del Piamonte. “Parece que Edoardo Bosio había traído de Inglaterra no solo el amor por el fútbol -nació como una variante del rugby-, sino también algunas pelotas de cuero, un objeto casi desconocido en la Italia de la época”.
 
En cuanto a Alfred Dick, que también participó en la creación de la Juventus, fue presidente de la entidad desde 1905 hasta 1906 y permitió a los blanquinegros –que en ese momento todavía vestían de rosa- jugar en el velódromo Umberto I.

“En ese momento, el club contaba con varios jugadores de origen suizo, empresarios o empleados de las fábricas de algodón u otras. La práctica deportiva estaba todavía limitada a una cierta élite. Aún no existía la figura del profesional como lo conocemos hoy en día, ni la imagen del deportista de élite con grandes capacidades físicas”.

Torino FC, fruto de la disidencia

En 1906, la Juventus llega a la final del campeonato contra el Milan. Los turineses -que juegan de visitantes en la capital lombarda- se niegan a entrar al campo, acusando a sus oponentes de haber manipulado el terreno de juego. En consecuencia, pierden la final y con ello el título.
 
“El episodio originó no pocos resentimientos entre los dirigentes. Dick decide entonces dejar la Juventus y fundar otro club en la ciudad. En la noche del 3 de diciembre de 1906, en los salones de la entonces fábrica de cerveza Vogt, nace el Torino FC. La camiseta elegida será granate, en honor al equipo ginebrino del Servette”. El que resulta elegido presidente es otro hombre de negocios suizo, Hans Schoenbrod, considerado un jugador “modesto, pero un directivo apasionado”, como cuenta la página web del club.
 
“Un buen número de jugadores suizos siguieron en esta nueva aventura a Alfred Dick, desde Friedrick Bollinger hasta Walter J. Streule, considerado por muchos como el prototipo del futbolista moderno por su capacidad atlética y su visión del juego”, apunta Marco Traverso.
 
Incluso en los tiempos modernos, el Torino FC y la Juventus han tenido en sus filas a distintos futbolistas helvéticos. Con los calores granates han jugado Blerim Dzemaili, mientras que en las filas blanquinegras destaca ahora especialmente el lateral Stephan Lichsteiner.

“En el verano de 2011, la Juventus estuvo a un paso de adquirir al centrocampista Gökhan Inler, recuerda el periodista Marco Traverso, pero el acuerdo se difuminó en el último minuto porque el SSC Napoli (Nápoles) tenía la sartén por el mango en las negociaciones”.

No solo fútbol

La relación entre Suiza y el deporte del Piamonte no se limita solo al fútbol. “Ya en 1844, a través de la obra de Rudolph Obermann, de Zúrich, se fundó el club de gimnasia de Turín, la primera de su tipo en Italia”, explica el ingeniero Franco Schellenbaum, ex presidente del Club Suizo de Italia.
 
Obermann había llegado a Turín en la década anterior, por invitación del rey Carlos Alberto como profesor de educación física en la Academia Militar. “El rey admiraba los métodos de entrenamiento de la Guardia Suiza al servicio de los Saboya y los quería implantar en el ejército sardo”.
 
Es gracias a la sociedad de gimnasia, entre otras cosas, que el Parlamento italiano aprobó la obligatoriedad de la gimnasia en las escuelas, con lo que se transformó de una actividad de la élite en una la práctica popular.
 
En la lista de deportes practicados por los suizos en la región del Piamonte no podía faltar el esquí. Así, Adolfo Kind, quien llegó a Turín en 1891, sigue siendo todavía considerado como uno de los pioneros de este deporte en Italia. Amante de las montañas, fundó el primer club de esquí italiano en Turín en 1901, y cinco años más tarde abrió el primer refugio alpino en Sportinia.

Gamper y el FC Barcelona

El fundador del club español, el helvético Hans Gamper, había sido jugador del FC Basilea antes de emigrar a Cataluña.

Este suizo nacido en Winterthur creó el FC Barcelona en 1899 y fue cinco veces presidente del club entre 1908 y 1925.

Asimismo, se piensa que fue el creador del Barça el que importó los colores –rojo o grana y azul- del FC Basilea. Aunque a esta versión le faltan pruebas documentales.

El 1 de junio del año 2006 se inauguró oficialmente la ciudad deportiva del equipo de la ciudad condal que recibió el nombre de Joan Gamper.

Fin del recuadro


(Adaptación: Iván Turmo Ferrer), swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes