Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Listas negras Pobre, en fase terminal y rechazado por su médico

Peronal paramédico saca a un paciente de una ambulancia.

Los pacientes que figuran en una "lista negra" solamente reciben tratamiento médico en caso de urgencia. Pero ¿cuál es un caso de urgencia?

(Keystone)

Diversos cantones ubican a quienes no pueden pagar sus gastos médicos en una lista negra. Esos pacientes son tratados solamente en caso de urgencia con base en polémicos criterios. Conocimos a una persona en esa situación.

Jochen Toller* tiene la “suerte” de ponerse muy rápidamente al borde de la muerte. Ha sobrevivido dos veces al cáncer, pero desde hace tres años sufre de dolores crónicos y asegura que solamente puede dormir dos horas por noche. En noviembre pasado sintió un fuerte dolor abdominal. Acudió al hospital pese sus muchas aprensiones. Al llegar se apresuró a anunciar, disculpándose, que estaba en la lista negra. Estuvo hospitalizado durante 10 días: pancreatitis, cálculos biliares y ablación de la vesícula biliar. Seropositivo, presentaba muy malos valores de VIH. “Mi sistema inmunitario estaba tan débil que yo hubiera contraído neumonía si alguien hubiera tosido a cuatro metros de mí”, afirma.

Este texto forma parte de una serie de artículos sobre problemas detectados en el sistema suizo de salud.

Fin del recuadro

Hoy, este corpulento alemán está sentado en su cocina. Sin los paquetes de medicamentos al lado de su fregadero y las muchas facturas médicas impagas, uno pensaría que tiene una salud perfecta.

“Soy seropositivo desde hace 27 años. Gracias al seguro de salud, pensé que podría vivir otros 27 años sin sentir la urgencia de mandar hacer una lápida”, bromea. Su humor negro es una ventaja importante. Cuando llegó al hospital en noviembre pasado, el establecimiento recurrió directamente a la Ayuda Suiza contra el Sida. Con el apoyo de un abogado que intervino regularmente ante su aseguradora, Toller logró que se hicieran cargo de sus medicamentos contra el VIH por lo menos hasta finales de 2018.

“Soy seropositivo desde hace 27 años. Gracias al seguro de salud, pensé que podría vivir otros 27 años sin sentir la urgencia de mandar hacer una lápida”

Jochen Toller

Fin del recuadro

“Mal pagador”

Como está en la lista negra, Jochen Toller solamente recibe tratamiento en caso de urgencia. Pero la definición de la situación de urgencia varía según las aseguradoras y los cantones. En el cantón de Argovia, en el que vive, es definida como “una enfermedad aguda potencialmente mortal” o “una situación en la que se trata de aliviar un dolor severo”. Una definición tan vaga que a algunos pacientes con cáncer o a algunas mujeres embarazadas se les ha negado el tratamiento.

El seguro de Toller inicialmente se negó a considerar el VIH como una emergencia crónica. Su abogado tuvo que recordar que el año pasado, una víctima de SIDA murió en el cantón de los Grisones a causa de la política de la “lista negra”. Jochen Toller puede recibir nuevamente su medicina gratuita porque la aseguradora teme escándalos. Además, “el precio de mis medicamentos oscila entre 2 500 y 3 000 francos por mes, pero tres días en el hospital cuestan al menos otro tanto”, agrega.

Pero, ¿cómo se encuentra uno en semejante lista negra? En síntesis, Jochen Toller no pagó sus facturas del seguro médico durante dos años. Fue calificado de “mal pagador”: en Suiza, todos los residentes deben asegurarse en una estructura privada. Ese seguro obligatorio cuesta varios cientos de francos por mes, con enormes diferencias de precio según las empresas y los cantones.

Declive social

Pero la respuesta en el caso de Jochen Toller es más compleja. Hace tres años, un ciclista se estrelló contra su auto. “Me lastimé la muñeca al frenar bruscamente”, explica a la manera de aquellos que ya han contado la misma historia varias veces. Ese accidente marcó el comienzo de su declive social frente a todas las instituciones: desde el seguro de accidentes hasta el seguro social, pasando por el servicio de empleo.

Jochen Toller era repartidor de paquetes. Una lesión en la muñeca complicaba mucho su trabajo. Entonces lo perdió y ahora está luchando con el seguro del chico responsable del accidente. Un elemento que complica aún más su situación. La familia del muchacho se mudó sin comunicar su nueva dirección, con lo que se pierde la posibilidad de un arreglo amistoso previsto legalmente.

Las deudas de Jochen Toller ascienden hoy a varias decenas de miles de francos y lo han condenado a la soledad. En un país tan caro como Suiza, gran parte de la vida social se pierde cuando uno no puede permitirse ningún gasto. El alemán ahora está tratando de recuperarse con un nuevo empleo. Cuando habla de su entrenamiento, del contacto con los clientes, Toller parece feliz. El resto del tiempo, solo el humor negro frente a su situación actual lo hace sonreír.

Poder de vida o muerte

Las personas en situación financiera difícil pueden recibir apoyo (subsidios) para pagar sus primas de seguro de salud. Jochen Toller no se benefició de esa ayuda después de su accidente porque, como extranjero, no conocía esa posibilidad. Se apresuró a informar al seguro que no podía pagar sus facturas, pero nunca recibió respuesta.

Santésuisse, la organización paraguas más grande de las aseguradoras suizas de salud, expresó a swissinfo.ch su escepticismo en cuanto a las listas negras. Una opinión que no es unánime “Curafutura aplaude el debate crítico sobre el instrumento de la lista negra”, señala esta otra asociación. Muchos médicos rechazan ciertos tratamientos porque temen que nunca les paguen. Los seguros médicos pueden delegar su responsabilidad en el sector político: la ley cantonal prohíbe tal o cual tratamiento. La política cantonal puede devolver el balón a las comunas. Finalmente, son estas las responsables en última instancia de la gestión de las “listas negras”. Su margen de apreciación es enorme, con un poder de vida y muerte.

Se suponía que la política de la lista negra reduciría los costos de la atención para el sector público. Pero cada vez más cantones notan que la lista negra no conduce necesariamente a cifras negras. Incluso en el cantón de Argovia el Parlamento analizará este otoño la posible abolición de esa práctica. El resultado del debate permanece abierto. Si tiene suerte, Jochen Toller terminará por recuperar su dinero, pagar sus deudas y desaparecer de la lista. Si todavía tiene suerte, la política y su seguro de enfermedad lo dejarán vivir lo suficiente como para que pueda ver ese día.

*Nombre ficticio

La “urgencia” debe definirse en la ley

Además de los problemas éticos que plantean, las “listas negras” de malos pagadores conducen a problemas legales específicos. La ley permite a los cantones conservar una lista de personas que no cumplen con su obligación de pagar pese a los procesos legales. Los seguros médicos suspenden las prestaciones a esos pacientes, con la excepción del tratamiento de urgencia. Pero la ley no define claramente el concepto de tratamiento de urgencia.

Eso crea incertidumbre legal, como lo evidenció un juicio en el Tribunal de Seguros del Cantón de San Gall: los jueces consideraron que un seguro de salud había interpretado la noción de urgencia de manera demasiado restrictiva. Según el Tribunal, una urgencia corresponde a todos los casos “en los que el personal médico enfrenta un deber de asistencia”.

La Comisión de Seguridad Social y Salud Pública del Consejo Nacional (cámara baja) presentó una moción después de esa sentencia. El texto exige que los cantones que tengan listas negras apliquen esa definición de urgencia. Se espera que el Consejo Nacional analice el texto en septiembre.

Otra moción, presentada por el diputado socialista Angelo Barrile, va más allá: exige la eliminación de las listas negras.

Fin del recuadro


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes