Navigation

Skiplink navigation

Los héroes de Nigeria ya están en casa

La euforia de los aficionados se derbordó ante la llegada de la selección de Suiza. Keystone

Más de 300 aficionados y familiares dieron la bienvenida a los 21 integrantes de la selección suiza Sub-17 a su llegada esta mañana al aeropuerto de Zúrich-Kloten. Los campeones del Mundial juvenil aterrizaron a las 8.30 procedentes de Frankfurt.

Este contenido fue publicado el 17 noviembre 2009 - 16:48

El bravo defensa Ricardo Rodríguez de origen español fue uno de los jugadores fundamentales de Suiza. Disputó todos los minutos y consiguió tres goles.

Los futbolistas mostraron la copa ganada entre el fervor de los aficionados presentes y comenzaron las entrevistas con la prensa, antes de celebrar una concurrida rueda de prensa en un hotel próximo al aeropuerto.

"Estoy muy contento de que todo el grupo haya regresado con buena salud, lo que no era nada fácil allí", comentó el entrenador Dany Ryser. "Lo que hemos vivido quedará grabado en nosotros de por vida. Es algo histórico."

Con 13 jugadores binacionales entre los 21 de la plantilla, Suiza ha vuelto a dar un ejemplo de integración social a través del deporte y de multiculturalidad. Los futbolistas son hijos de emigrantes procedentes de un total de 12 países y de tres continentes.

"Este equipo es un modelo de integración, es extraordinario", dijo con pasión el director técnico Hansruedi Hasler y el artífice de las nuevas estructuras de formación de la Federación Suiza de Fútbol.

El lateral zurdo de Suiza, Ricardo Rodríguez, ha sido uno de los pilares del equipo en el Mundial de Nigeria y además consiguió tres goles. El chaval, cuya madre es chilena, tiene sus raíces paternas en España, concretamente en Pontevedra. Su padre José emigró a Suiza hace 20 años y es empleado de una empresa de transporte en Zúrich.

El chico, que admira a las estrellas españolas Puyol y a Iniesta, milita en las categorías inferiores del Zúrich, aunque ya entra en los planes del primer equipo y llegó a estar en la convocatoria en Liga Campeones contra el Real Madrid, aunque finalmente quedó descartado.

Precisamente entre los familiares que esperaban a los muchachos esta mañana en Zúrich estaba el propio José Rodriguez. "Le deseo a mi hijo una fenomenal carrera como futbolista. En el fondo me gustaría que Ricardo pudiera jugar en un club español potente como el FC Barcelona", dijo el emigrante gallego en la edición digital del diario Tages Anzeiger.

De fiesta con Blatter

En la madrugada del domingo al lunes, la expedición helvética celebró por todo lo alto el título de campeones del mundo logrado ante Nigeria, sólo unas horas antes. Hasta las cuatro de la madrugada duró la fiesta en el hotel de concentración de Nigeria.

Un festejo en el que participó el presidente la FIFA, el suizo Joseph Blatter. El mandatario de la FIFA llegó a la fiesta envuelto en una gran bandera de Suiza mientras la banda del hotel entonaba la mítica canción 'We are the Champions'.

Blatter señaló que en sus 35 años en la FIFA nunca un equipo suizo había ganado un campeonato mundial. "Los muchachos se entregaron de un manera excelente", comentó.

El citado Ricardo Rodríguez agitaba el típico cencerro que acompaña a los aficionados de Suiza en los eventos deportivos internacionales.

"Lo más duro comienza ahora"

Los próximos meses se antojan decisivos para el futuro de los jóvenes talentos suizos. El director técnico Hansruedi Hasler, que se retira este año, frenó un poco la euforia y explicó en rueda de prensa que hay que mantener los pies en el suelo. "Este título será realmente válido si tres o cuatro jugadores de la selección llegan a ser titulares en el equipo absoluto en los próximos años. Si no habrá sido inútil", destacó.

Para poder llegar a ese punto y conseguir el objetivo, será antes necesario que una docena de los jugadores puedan vivir del fútbol como profesionales, según el técnico. Algo que todavía se antoja complicado.

"Los próximos meses serán muy importantes", advirtió Hasler. Para abrirse camino los jugadores deben seguir perfeccionando sus cualidades, elegir un buen club y resistir a las frustraciones. Les es necesario optar por un club que cuente con una filosofía favorable a la integración de los jóvenes en la plantilla del primer equipo", subrayó.

"En el extranjero diríamos sí a un fichaje por el Arsenal pero no al Manchester City o el Nápoles que no ofrecen perspectivas a este nivel", según Hasler.

El grado de madurez será decisivo para afrontar posibles lesiones o cuando queden fuera de las convocatorias, o sufran la presión de los clubes para conseguir buenos resultados.

El seleccionador Sub-20 Gérard Castella fue más duro y dijo que "lo más duro comienza ahora para los jóvenes". Castella estuvo en Nigeria como observador de los rivales de Suiza. Además señaló la debilidad de los clubes de la Suiza de lengua francesa a la hora de formar a jugadores, debido a los pocos medios y recursos de los que disponen.

Iván Turmo, swissinfo.ch

Selección multicultural

13 de los 21 jugadores de la plantilla actual son de origen extranjero y tienen doble nacionalidad:

Ricardo Rodríguez, Chile y España

Haris Seferovic y Sead Hajrovic tienen -además del suizo- pasaporte bosnio,

Igor Mijatovic el serbio,

el capitán Veseli, Kosovo,

André Gonçalves, Portugal,

Maik Nakic de Croacia,

Kofi Nimeley de Ghana,

Robin Wecchi de Italia,

Joel Kiassumbua de Congo,

Pajtim Kasami y Granit Xhaka, Albania

Ben Khalifa, Túnez

End of insertion

Proyección internacional

Ben Khalifa milita en el Grasshoppers de Zúrich de la Primera División de Suiza.

Tres jugadores juegan en las divisiones inferiores de Inglaterra: el capitán Veseli en el Manchester City, el portero Benjamin Siegrist está en el Aston Villa y el defensa Hajrovic lo hace en el Arsenal de Londres.

Además, el medio Patjim Kasami juega en el filial Lazio de Roma italiano y estuvo en el Liverpool británico.

Los demás militan en los equipos filiales del FC Basilea (5 jugadores), en el Grasshoppers (4), AC Bellinzona (3), FC Zúrich (3) y en el Lucerna.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo