Navigation

Los mitos de la problemática mexicana

Pierre Froidevaux, director general de Apasco (Holcim). swissinfo.ch

La corrupción no es un mal necesario en México. La mano de obra es profesional y no barata. En el país se trabaja con empeño y una gran disposición.

Este contenido fue publicado el 19 diciembre 2002 - 22:45

El director general de Apasco habla a swissinfo de la realidad mexicana.

Pierre Froidevaux llegó por primera vez a México hace tres décadas y se quedó siete años. Desde entonces, entre idas y venidas a Suiza y una estancia de 9 años en Chile, mantuvo el contacto con México, al que volvió hace 11 años.

En este país nacieron sus dos hijos pero él forma parte de esas muchas parejas de suizos casados con colombianas, ya que, como dice, "el café colombiano hace buena mezcla con la leche suiza".

A este ingeniero de la Universidad de Lausana, originario del cantón de Vaud y amante de las ciudades y los países grandes, le van bien el Distrito Federal y la República Mexicana, pero lo que mejor le va son los mexicanos.

"Personalmente, es lo que me fascina. Contra ideas (preconcebidas), aquí se trabaja más, sin problemas. Hay progreso, avance, voluntad y disposición de la gente si se dan las condiciones adecuadas".

Al timón de una empresa que da empleo directo a unas tres mil personas e indirecto a otras tantas, Froidevauv vive cotidianamente ese potencial de desarrollo de la gente en México.

La experiencia le ha demostrado que un vínculo apropiado con los trabajadores puede generar resultados espectaculares, al margen de las condiciones económicas y políticas. "Quiero mucho a Suiza, asienta, pero no hay la misma disposición ni receptividad al cambio".

Redefinir las reglas del juego

Sus muchos años en América Latina y en México le han permitido asistir a cambios fundamentales en el devenir del país en el que, tras casi 70 años de gobierno de un mismo partido, un viento de renovación sopla suave pero en una atmósfera de sosiego.

"El cambio se está dando pero hay que tener paciencia, comprensión. Nos encantaría que fuera mejor y más rápido pero se da en un clima de paz y respeto, sin enfrentamientos. Sólo hay que redefinir las reglas del juego".

Y en ese proceso de transformación será menester un reequilibrio del bien común en el que muchos tienen que ganar, y algunos habrán de perder.

Su lectura económica considera muy positiva la evolución iniciada con Carlos Salinas (1988-1994) que puso coto al cierre de las fronteras que mantuvieron Luis Echeverría (1970-1976) y José López Portillo (1976-1982), con la consecuente generación de monopolios.

"El cambio ha sido radical, la calidad ha cambiado drásticamente". Advierte sin embargo, que se requiere aún el esfuerzo conjunto de los sectores público y privado para robustecer ese esfuerzo.

Grandes expectativas

"México es un gran mercado presente y futuro con grandes expectativas de desarrollo", puntualiza Froidevaux para quien el país ofrece "una realidad en la que es posible hacer negocios en forma competitiva a nivel internacional".

Pero esas ventajas, insiste, obedecen fundamentalmente a la capacidad de trabajo de su gente y no, como suele decirse, a la posibilidad de encontrar mano de obra barata. De hecho, aduce, la creciente brecha entre la inflación y la devaluación ha encarecido al país, incluida su fuerza laboral.

Responden también a ese clima de paz social y a un manejo económico sistemático y profesional, sólo consistente con el de Chile en el contexto latinoamericano.

Pierre Froidevaux rechaza el estribillo aquel según el cual en México la corrupción es un mal necesario.

"En Apasco no hemos tenido que pasar por ningún tipo de corrupción para actuar. Algunos lo hacen pero no es forzoso hacerlo". Y es que, como dice, "hay mucho mito con respecto a las dificultades en México".

Marcela Águila Rubín, México

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.