Navigation

Mali conectada al satélite y la radio rural

En algunas regiones de Mali, la radio es el único medio de información. swissinfo.ch

De los 11,3 millones de habitantes de Malí, un 80% está desconectado del mundo exterior por falta de infraestructuras de comunicación.

Este contenido fue publicado el 03 diciembre 2003 - 08:17

Muchos especialistas en temas del desarrollo creen que la radio y los centros multimedia podrían contribuir a la integración de este país pobre en la Sociedad de la Información.

Hay sólo un cotidiano en Malí y, mientras el diario ha viajado miles de kilómetros – desde la capital Bamako a una ciudad del desierto como Timbuktú – las noticias han quedado, por lo general, desactualizadas.

Según la Asociación suiza para la Cooperación Internacional, Helvetas, sólo algo más de una cuarta parte de la población sabe leer y escribir y menos del 1% posee un teléfono móvil o una línea de teléfono fijo.

“Una comuna rural en Malí puede extenderse a docenas de kilómetros y estar formada por más de 20 aldeas”, explica a swissinfo Melchior Lengsfeld, jefe de la oficina de Helvetas en Malí.

“No hay carreteras, la gente no tiene transporte, nadie tiene acceso a un teléfono y sólo se puede caminar para poder conseguir la información. No es nada fácil”, agrega.

Radio rural

Aunque la gran mayoría de los habitantes de Malí no tiene acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como los ordenadores, la televisión y los teléfonos, el 18% de ellos cuenta con un receptor de radio.

Según Melchior Lengsfeld, la radio comunitaria – que transmite localmente y que se basa en un modelo de servicio público – es un medio muy eficiente para difundir información a grupos numerosos de población en las áreas rurales.

“La radio representa un papel muy importante en nuestros programas de promoción de la descentralización”, subraya Lengsfeld.

“Hay 703 comunas en Malí y sólo tienen 4 años de edad. De modo que la gente tiene que aprender lo que significa ser un ciudadano y elegir los representantes al gobierno en un país que no dispone de una tradición democrática en los niveles locales”, agrega el jefe de la oficina de Helvetas.

Las transmisiones de radio promovidas por Helvetas se concentran también en temas relacionados con la mujer y los jóvenes, considerados como grupos marginados del proceso político.

Ciber-cafés

Como parte de su programa de descentralización Helvetas espera también tener, para enero del 2004, el primero de una serie de ciber-cafés con enlace satélite para funcionar en la ciudad rural de Bougouni, donde son escasas las líneas de demarcación.

“La idea es poder contar con un operador privado que haga funcionar un pequeño centro donde la gente puede tener acceso al correo electrónico, Internet y, quizá a un teléfono, aunque esto no es muy seguro”, explica Lengsfeld.

Redes híbridas

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, se ha adelantado un paso al modelo de Helvetas al combinar radio rural y ciber-cafés en lo que denomina “centros comunitarios multimedia” o CCM.

La agencia de la ONU ha creado dos de estos centros híbridos en las ciudades rurales de Kayes y Koutiala donde los visitantes pueden navegar en Internet, utilizar el correo electrónico y obtener información que luego es transmitida a través de las radios comunitarias, en lengua regional.

“Realmente lo que queremos es habilitar a las radios rurales para obtener información vía Internet y para que luego la transmitan a la población en los niveles de base”, señala a swissinfo Yao Ydo, especialista de la oficina de la UNESCO en Malí.

“Esto les permitirá multiplicar y diversificar sus opciones porque aunque viven en áreas rurales, la población necesita saber lo que sucede en el mundo, porque la información influye en sus vidas, y no podemos ignorarlo”, precisa el funcionario.

Financiamiento

Los dos conjuntos de proyectos reciben actualmente apoyo financiero del gobierno suizo, aunque Helvetas y la UNESCO insisten en que tales proyectos deben ser capaces de autosostenerse, de preferencia, en una forma comercial viable, para tener un trabajo fiable.

Ambas agencias esperan que el sector privado se interese en estas iniciativas.

“Sería estupendo tener una mayor redistribución de la información en línea y estoy seguro que esto lo veremos dentro de 5 o 10 años, pero es una inversión considerable y si nadie paga, no se realizará”, afirma Lengsfeld.

Swissinfo, Anna Nelson. Bamako, Malí.


swissinfo, Anna Nelson, Bamako, Mali
(Traducción: Jaime Ortega)

Datos clave

-18% de la población de Malí posee su propio receptor de radio, pero menos del 2% tiene un televisor.

End of insertion

Contexto

De entre los 11,3 millones de habitantes de Malí, cerca del 80% están desconectados del mundo exterior a causa de la falta de infraestructuras de comunicación.

Tres cuartas partes de la población no sabe leer ni escribir y menos del 1% posee un teléfono móvil o una línea de teléfono fijo.

Un enorme incremento del número de usuarios de Internet en el país –de 2.000 en 1998 a 30.000 en 2001- ha demostrado que sigue aumentando la disponibilidad de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, aunque el acceso a los ordenadores sigue siendo escaso.

Los especialistas en temas del desarrollo consideran que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como la radio comunitaria y los centros multimedia, pueden representar un papel clave en la integración de Malí en la Sociedad de la Información.

La Asociación suiza para la Cooperación Internacional, Helvetas, utiliza la radio rural para transmitir información sobre asuntos políticos, económicos y sociales a los grupos marginados de la población.

Como Helvetas, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, espera llevar Internet y el correo electrónico, a través de una red satélite, a las aldeas más remotas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.