Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Marihuana Apertura para la distribución controlada de cannabis

Suiza prohíbe el cultivo, el consumo y la venta de cannabis.

(Keystone)

El ministro de Salud de Suiza, Alain Berset, se dijo abierto a nuevos modelos de distribución controlada de cannabis, bajo los parámetros de la legislación vigente.

En una entrevista al dominical NZZ am SonntagEnlace externo, Berset indica que su ministerio está abierto a nuevos modelos para la entrega de cannabis en el marco de la ley de estupefacientes, pero advierte que esto no significa un paso a la legalización de esta droga

Cabe recordar que el consumo de cannabis en Suiza es un delito que puede ser castigado con una multa de cien francos (103 dólares). Según la nueva legislación, cualquier persona mayor de 18 años que la policía descubra en posesión de hasta 10 gramos de cannabis deberá pagar la multa, sin quedar inscrita esta infracción en el registro de  antecedentes penales del afectado. Pero el camino del uso de la hierba para fines terapeúticos se abre, lentamente. swissinfo.ch dedica un amplísimo reportaje al respecto:

No a la legalización

Cuestionado sobre si este modelo puede ser un primer paso hacia la legalización del cannabis, Berset responde con una clara negativa y recuerda que el pueblo suizo rechazó en 2008 una iniciativa en ese sentido.

No obstante, reitera, la ciudadanía respaldó la nueva Ley de Estupefacientes, que permite otorgar permisos excepcionales de distribución de cannabis en el marco de tratamientos médicos o proyectos de investigación.

¿Qué dice la ley?

La legislación suiza prohíbe el cultivo, consumo y comercio del cannabis que contenga un componente de THC superior al 1%. Por encima de ese porcentaje es considerado un estupefaciente y para su eventual empleo se debe contar con una autorización especial.

En el 2008, el electorado suizo rechazó con un 63 % de los votos la iniciativa que proponía la despenalización del cannabis. Sin embargo, aceptó la nueva Ley federal sobre los estupefacientesEnlace externo, que introduce un empleo controlado y limitado de la mariguana con fines médicos (antes era solo para fines de investigación).

El Gobierno suizo y la mayoría de la Cámara baja del Parlamento consideran que se debe examinar, en el marco de un proyecto piloto, la factibilidad de una autorización de los medicamentos a base de cannabis.

El uso médico de la planta es legal y aceptado en diversos países de Europa (entre los cuales Alemania, Italia, España, Portugal y Gran Bretaña), en América Latina y en 23 estados norteamericanos. En cambio, es ilegal en la mayor parte de las naciones asiáticas y africanas.

Berset indica que su ministerio hasta el momento no ha recibido ninguna solicitud para obtener estos permisos especiales por parte de comunas o cantones.

Recientemente, la ciudad de Berna anunció su intención de solicitar un permiso para la distribución controlada de cannabis a través de farmacias y dirigido exclusivamente a un grupo de personas que participará en un estudio sobre el consumo de la droga.

El dominical ‘Schweiz am Sonntag’ indicó que un grupo de campesinos espera poder cubrir la demanda de la hierba requerida para ese proyecto. Y la Asociación Campesina Suiza indica que sembrar cannabis podría ser especialmente interesante para los agricultores afectados por el descenso del precio de otros cultivos, como el de la remolacha azucarera.

Lejos, toda comercialización

El ministro de Salud reiteró que no se trata, en absoluto, de autorizar la comercialización de esta sustancia.

En la entrevista con el ‘NZZ am Sonntag’, Alain Berset recordó que “más de una de cada cinco personas en Suiza ha consumido alguna vez cannabis”.

El propio Berset admitió haber fumado la hierba. “La probé una vez, cuando tenía unos 23 años. Me sentí muy mal”.

Esta semana Berset participa en una sesión especial de Naciones Unidas en Nueva York sobre estupefacientes. El ministro de Salud subraya que Suiza y su política para combatir el consumo de drogas, basada en cuatro pilares -prevención, terapia, minimización de daños y represión- se mantiene como un modelo para el resto del mundo, como lo ha demostrado el ejemplo del suministro controlado de heroína.


Patricia Islas, swissinfo.ch

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×