Navigation

Mejorar la imagen de los solicitantes de asilo

Los solicitantes de asilo recibirán 400 francos mensuales. Keystone

La municipalidad de Zúrich lanza un proyecto piloto que prevé la asignación de tareas de utilidad pública a los solicitantes de asilo.

Este contenido fue publicado el 10 abril 2003 - 16:52

A cambio, los participantes recibirán una pequeña recompensa, incluso aquellos que por ley no tienen derecho a trabajar.

La legislación suiza establece que los solicitantes de asilo no pueden trabajar durante los primeros tres meses de estancia en el país. En el cantón de Zúrich la moratoria es incluso de medio año.

Este miércoles (09.04.), la municipalidad de la ciudad a orillas del Limmat presentó los pormenores de un proyecto piloto, que prevé emplear a los solicitantes de asilo - independiente del tiempo que lleven viviendo en Suiza - en tareas de utilidad pública en hospitales, escuelas, parques, etc.

Beneficios

El alcalde de Zúrich, Elmar Lederberger, insiste en las ventajas del proyecto no sólo para los solicitantes de asilo, sino también para la ciudad en su conjunto.

La pequeña recompensa mensual que recibirán a cambio ronda los 400 francos. Se trata de una "motivación financiera", según Lederberger.

"Estamos hablando de una paga diaria de 10 a 12 francos", subraya. "Es una suma insignificante y por ello no se puede considerar que viole las normas en vigor o que pueda ser un incentivo para la gente en Africa, Afganistán u otros lugares del mundo para abandonar su país y solicitar asilo en Suiza", explica.

"Los trabajos de limpieza en la ciudad son muy caros y, si podemos hacerlo con los solicitantes de asilo, toda la ciudad se sentirá beneficiada y los habitantes reconocerán el papel que tuvieron los solicitantes de asilo", subraya el alcalde de Zúrich.

Proyecto piloto

El proyecto piloto, que previsiblemente durará hasta fines del 2004, costará 1.436 millones de francos. La municipalidad confía en que el cantón y la Confederación acepten asumir - cada uno - un tercio de los gastos previstos, pero está determinada a sacar adelante el proyecto, en el caso en que no recibiera el apoyo solicitado.

Las autoridades municipales consideran que es imprescindible ofrecer a los solicitantes actividades en las que puedan emplear su tiempo.

Es uno de los diez puntos del manifiesto que publicaron en enero pasado, en respuesta a la iniciativa nacional lanzada por la derechista Unión Democrática del Centro (UDC), que exigía una política de asilo más estricta.

La iniciativa, votada en noviembre pasado, no fue aprobada, aunque sólo por un estrecho margen de menos de 4.000 votos.

Oposición

El diputado nacional de la UDC por el cantón de Zúrich, Hans Fehr, cuestiona la legalidad del proyecto zuriqués, así como los argumentos de las autoridades municipales.

"400 francos mensuales no sólo es una suma suficiente para enviar a sus familiares en Africa u otros lugares, sino también un aliciente más para solicitar asilo en Suiza", insiste.

En su opinión, las recompensas económicas son ilegales y contraproducentes. El índice de desempleo en Zúrich ya supera hoy el 5% (promedio nacional: 3,9%), señala.

"Los empleos que hemos buscado son tareas que, de no ser por los solicitantes de asilo, no se harían o para las que no disponemos de dinero", subraya el director del proyecto Jürg Frey.

Remuneración mínima

El director del centro de asilo de Zúrich, Thomas Kunz, está convencido de que la demanda será fuerte, pese a que las remuneraciones previstas son mínimas.

"En todos los proyectos anteriores que hemos organizado la demanda siempre ha superado los puestos que podíamos ofrecer. Y creo que en esta ocasión ocurrirá lo mismo", afirma.

"Son trabajos voluntarios. Los solicitantes de asilo son libres de aceptarlos o dejarlos cuando quieran. Además, creo que es una fórmula de compromiso que debería tener contentos a todos", concluye.

swissinfo, Mark Ledsom, Zúrich
(Traducción: Belén Couceiro)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo