Navigation

Movilizaciones con fondo de tensión social

Los altermundialistas reunidos en Lausana. Keystone

En Suiza como en Francia, los alter mundialistas se preparan para una "semana de resistencia" al G8.

Este contenido fue publicado el 29 mayo 2003 - 11:34

Pero las huelgas francesas y las tensiones sociales en Suiza amenazan con empañar la importancia de los acontecimientos.

"Llamamos a nuestros militantes a participar en la gran manifestación del 1 de junio en Ginebra, pero no hemos hecho un amplio trabajo de movilización" afirma Jean Philippe Jeannerat, portavoz del Partido Socialista suizo.

Jeannerat precisa que una operación de tal envergadura necesita al menos tres meses de trabajo. "Hemos estado ocupados por las votaciones del pasado 18 de mayo, y en estos momentos acaparan nuestra atención las próximas elecciones federales de otoño", subraya.

Los grandes sindicatos suizos como la Unión Sindical Suiza (USS) o el Sindicato de la Industria y la Construcción (SIB) adoptaron el mismo perfil. Apoyan la causa, pero sin lanzar sus fuerzas a la batalla.

Una agenda completa

Los sindicatos suizos tienen ciertamente otras preocupaciones, comenzando por el aumento del límite de edad para jubilarse, propuesta hecha por Pascal Couchepin, ministro suizo responsable de los asuntos sociales del país.

En Francia, una reforma parecida, patrocinada por el gobierno de Raffarin, provocó ya una serie de huelgas y manifestaciones en todo el país.

"Esos conflictos sociales amenazan con desviar el interés de una parte de los militantes anti-G8" estima la francesa Françoise Vanni que participa en la organización "Cumbre para otro mundo", una especie de contra G8.

Movimiento emergente

Cabe señalar que la izquierda tradicional apenas comienza a interesarse en el movimiento alter mundialista, cuyos orígenes provienen de otras fuentes. Es, en todo caso, la opinión del sociólogo Jean Rossiaud.

"Desde los años 70 asistimos a la emergencia de nuevos movimientos sociales, como los feministas, ecologistas, tercer mundistas, y de organizaciones de defensa de los derechos humanos," sostiene el sociólogo ginebrino.

"Después de la caída del Muro de Berlín y de la imposición de las políticas neo liberales, los movimientos temáticos comenzaron a dialogar entre ellos", agrega Rossiaud. En los años 90, troskistas y anarquistas se unieron a ese movimiento.

"De esas convergencias surge hoy una determinada cantidad de temas y de proposiciones comunes", agrega.

"La semana de resistencia" organizada por los alter mundialistas con ocasión de la cumbre de Evian permitirá en consecuencia, realizar el balance de todas esas propuestas.

Táctica impugnada

Queda la cuestión de los medios utilizados para conseguir que esas reivindicaciones figuren en la agenda de los gobiernos presentes en la reunión cumbre de Evian. Para lograrlo, los alter mundialistas han organizado dos grandes manifestaciones.

La primera tendrá lugar en Lausana el 29 de mayo y la segunda el 1 de junio en Ginebra. Al margen de las marchas, los organizadores efectuarán acciones callejeras de bloqueo.

"Es ilusorio intentar entrabar la celebración de la cumbre de Evian. Esta opción demuestra la inmadurez del movimiento alter mundialista en Suiza", estima Alberto Velasco, miembro de Attac Ginebra.

Efecto desmovilizador

"Considerando los riesgos de estallidos de violencia desmedida, no llamamos a manifestar" precisa por su parte, Bastienne Joerchel, miembro de la Comunidad de Trabajo que agrupa a las organizaciones no gubernamentales de Suiza (ONG).

Jean Rossiaud destaca en ese sentido, el llamado efectuado por la organización Foro Social del Léman, rama local del Foro Mundial de Puerto Alegre, que pidió a los eventuales elementos violentos que renuncien de participar en las manifestaciones contra el G8.

Por otro lado, y es una primicia entre los alter mundialistas suizos, un servicio de orden compuesto por 150 voluntarios se encargará en Suiza de controlar la manifestación del 1 de junio.

Alborotadores marginados

"Durante muchos años, los alter mundialistas pensaron que los alborotadores violentos (que rompen todo en cada manifestación) eran camaradas que sólo estaban equivocados, explica Jean Rossiaud.

"Hoy los alter mundialistas son bien conocidos por los medios de comunicación y ya no necesaria esta alianza entre los violentos y los otros grupos que componen este movimiento", señala el sociólogo.

Su colega Uli Windisch advierte por su parte que: "Si las acciones violentas continúan empañando las manifestaciones, terminarán, a largo plazo, empujando más hacia la derecha a ciertos sectores de la población suiza".

Swissinfo, Frédéric Burnand
(Traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

Los alter mundialistas divididos en torno a las estrategias a adoptar contra el G8.
Manifestaciones programadas en Ginebra y Lausana.
Sindicatos y ONG se distancian de los elementos violentos.

End of insertion

Contexto

Grandes sindicatos como la Unión Sindical Suiza y el Sindicato de la Industria y la Construcción respaldan la causa alter mundialista, pero sin lanzar sus fuerzas a la batalla.

Idéntica postura fue adoptada por el Partido Socialista suizo, que apoya pero no convoca la movilización de sus militantes.

Las ONG suizas han pedido a los elementos violentos que no participen en las manifestaciones previstas contra el G8.

Los mismos alter mundialistas han organizado un servicio de orden interno para evitar desbordes de violencia.

Los sociólogos piensan que el uso de la violencia terminará empujando más hacia la derecha a ciertos sectores de la población suiza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.